• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

Empresas privadas dependerán de las alianzas con el Gobierno

Jorge Botti, presidente de Fedecámaras / Nelson Castro/El Nacional

Jorge Botti, presidente de Fedecámaras / Nelson Castro/El Nacional

Fedecámaras recomienda esperar y dialogar y Fegaven se inclina por acuerdos mixtos con el Ejecutivo

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El establecimiento de empresas mixtas y alianzas con el Gobierno será clave para que muchas compañías privadas puedan seguir operando en el país durante el próximo sexenio, como se evidencia en el Decreto Ley que Regula las Nuevas Formas Asociativas con el Estado, publicado en la Gaceta Oficial 39945 del 15 de junio de 2012. Las que se integren con el Estado tendrán facilidades en el acceso a insumos, compras gubernamentales, exoneración de impuestos y planes de financiamiento preferenciales.

Ante la posibilidad de que se profundice el cerco contra la empresa privada, muchas evalúan planes que minimicen el impacto que pueda tener en las operaciones y en el empleo las medidas gubernamentales. Una de las alternativas es la que ofrece el Ejecutivo con la conformación de empresas mixtas y alianzas.

Gremios afines al oficialismo –como Fedeindustria, Feporcina y Fegaven– trabajan en proyectos de empresas mixtas con el Gobierno para la producción manufacturera, porcina y ganadera, bien sea de forma directa o a través de asesoría. “Se abre una oportunidad de crear empresas mixtas. Hemos propuesto una planta para la producción de leche bufalina desde la producción hasta la comercialización y es necesario que se reimpulsen estos proyectos. Un llamado a los productores y a los empresarios que quieran trabajar para que aprovechen este esquema”, indicó Balsamino Belandria, presidente de Fegaven.

Considera que las empresas privadas y los gremios tradicionales deben proponer soluciones en lugar de enfrentar al Gobierno. “Que presenten propuestas para aumentar la producción de alimentos y que de verdad estén dispuestos al diálogo”, dijo Belandria.
Jorge Botti, presidente de Fedecámaras, llamó a las empresas a esperar y a no tomar medidas apresuradas luego del resultado de las elecciones. Considera que cada empresa evaluará qué hacer, si ir a un mecanismo de alianza con el Gobierno o buscar alternativas que le permitan seguir operando y aprovechando el mercado venezolano.

“Las empresas mixtas con el Gobierno no han sido efectivas y el propio Gobierno lo sabe, han sido poco exitosas, aunque eso no significa que el modelo sea errado, hay posibilidades de que existan algunas exitosas. El secreto está en que la gerencia no tenga influencias políticas y se tomen decisiones de negocio”, expresó Botti.

Señaló que el sector privado emplea más de 4 millones de personas en Venezuela y que seguirán comprometidos con el país y con la creación de 100.000 nuevas empresas.
 
Sin exclusión

Para el presidente del Instituto Nacional de Estadística, Elías Eljuri, el plan Patria 2013-2019 no excluye a los privados. “Por supuesto que hay espacio para el sector privado, que ocupa más de 60% del producto interno bruto. Jamás se ha planteado excluir a los empresarios, pero deben moderar su ganancia, porque quieren ganar entre 25% y 30% cuando en Europa y Estados Unidos no ganan más de 10%”, dijo Eljuri en VTV.

Sostuvo que el esquema que propone el modelo socialista es que exista un equilibrio y equidad en las ganancias. “Estamos conscientes de que nadie va a invertir para perder dinero”, agregó.

En el sector petrolero la Ley Orgánica de Hidrocarburos establece el esquema de empresas mixtas en las que el Estado tiene la mayoría accionaria y actualmente en todos los servicios del área Petróleos de Venezuela ese es el modelo de negocios que prevalece.

El ministro de Petróleo y Minería, Rafael Ramírez, propuso en septiembre a las empresas nacionales de la Cámara Petrolera de Venezuela ir hacia un esquema mixto para prestar todos los servicios en los proyectos de la faja del Orinoco.
 
Dar garantías

Eduardo Porcarelli, director ejecutivo del Consejo Nacional de Promoción de Inversiones –Conapri–, plantea que en cualquier plan gubernamental que se desarrolle es fundamental que esté presente la inversión nacional y extranjera privada. “La economía de Brasil, que es la séptima más grande del mundo, recibió en 2011 inversiones por 55.000 millones de dólares. El modelo brasileño de corte socialista se le da mucha importancia al capital nacional y extranjero como palanca para el desarrollo de cualquier plan productivo del Gobierno”, señaló.

Indicó que en el caso de Venezuela es necesario ofrecer garantías a la inversión nacional y extranjera para que puedan concretarse y consolidarse en el país. Indicó que el plan Patria 2013-2019 refiere que en algunos sectores como el automotriz, transformación de plástico, químico, electrodoméstico, higiene personal, farmacéutico, textil y confección, entre otros, se crearán eslabones productivos en proyectos concretos y, por lo tanto, se atraerá capital y conocimiento en estas áreas. Será, entonces, prioritario que se puedan ofrecer garantías para generar confianza y compromiso con esos planes. “Garantías relacionadas con el respeto a los derechos de propiedad y mayor acceso a divisas”.

Dijo que en Venezuela 95% de las exportaciones son petroleras y, si se quiere desarrollar las no petroleras y alinear un plan de exportaciones con ese modelo de desarrollo productivo, es obligatoria la disminución de las trabas administrativas para la concreción de los procesos tanto de exportación como de importación, en este caso de insumos. Acotó que con mayores inversiones se elevará también la base de contribuyentes lo que generará mayores ingresos al fisco.

Porcarelli considera que si un modelo socioeconómico tiene como objetivo mejorar la distribución de las ganancias en la sociedad, es necesario generarlas. “Para generar más recursos no se puede obviar la importancia de las inversiones, sus garantías, y de las políticas orientadas a mejorar la competitividad del país y de sus empresas públicas y privadas”, expresó.

Al final, considera el director ejecutivo de Conapri, que todo se concentra en un asunto de incentivos para que los inversionistas nacionales y foráneos incrementen su compromiso con el país donde estén.