• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

Empresarios no ven salida sin cambios laborales y divisas

Roig advirtió que la implantación del Sicad no puede hacerse aisladamente | Foto Alexandra Blanco / Archivo

Jorge Roig | Foto Alexandra Blanco / Archivo

El 27 de febrero fue instalada la Comisión por la Verdad en Economía para buscar salidas conjuntas de la crisis mediante mesas de diálogo, en las que han participado todos los sectores. Coinciden en que es fundamental agilizar la entrega de divisas para reactivar la producción y que es prioritario que se discutan normativas laborales que favorezcan la productividad y no que propicien el ausentismo. Después de 18 días, el presidente de Fedecámaras, Jorge Roig, considera positiva la iniciativa: “El diálogo va por el camino correcto, pero las medidas no son suficientes”. El gremio presentó propuestas para sustituir las importaciones, elevar la producción, mejorar el abastecimiento, garantizar el acceso a las divisas y desmontar los controles cambiarios y de precios. “Debemos discutir los controles de precios y de divisas que tienen ahogada la economía”, señaló Roig. “Reconocemos que se han eliminado algunas trabas como las fianzas, pero no se han tomado las medidas de fondo. Esperamos que en las próximas semanas veamos más medidas concretas”

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Salud pide claridad en las medidas para importar

El jueves pasado los empresarios de los sectores farmacéutico, equipos e insumos médicos asistieron a la quinta mesa de trabajo de la Comisión por la Verdad en Economía, instalada a finales de febrero pasado.

La convocatoria fue hecha por el Ministerio de Industrias, pero también contó con la presencia de representantes del Centro Nacional de Comercio Exterior y el despacho del Trabajo. Lejos de aportar soluciones a las dificultades que afronta la industria, los funcionarios solicitaron información sobre los problemas del sector.

“Desde la primera reunión a la que nos llamaron les dimos los detalles de la gravedad de la situación, y aun así todavía nos siguen pidiendo lo mismo. Ya es hora de que nos den respuestas concretas a nuestros planteamientos”, dijo una fuente de la industria que pidió no ser identificada.

El 6 de marzo el vicepresidente Jorge Arreaza informó que de las 59 peticiones de los empresarios, 56 ya habían sido aprobadas por el Ejecutivo. Entre ellas destacan la suspensión de presentación de fianza de fiel cumplimiento para importar y la posible prolongación de la vigencia de los certificados de no producción, de 6 meses a 2 años.

La fuente, sin embargo, pidió más claridad. “¿Qué significa que las aprobaran? Fui al Ministerio de Industria y me dijeron que sobre la medida de los certificados de no producción todavía no han recibido nada por escrito. En lo que se refiere a las fianzas, en el Banco de Venezuela aún las están pidiendo”.

La fuente insistió en que la única forma en que se resuelva el problema del sector es que el gobierno cancele la deuda en divisas a la industria. “De lo contrario, aquí no se importará ni un tornillo y la escasez de acentuará”. Datos del sector indican que con las empresas de insumos y equipos médicos el compromiso es de alrededor 1,2 millardos de dólares; y con las de fármacos es de aproximadamente de 3 millardos de dólares.


Confían en que se pague la deuda

Omar Bautista, presidente ejecutivo de la Cámara de Fabricantes Venezolanos de Productos Automotores, reconoció que las mesas de trabajo de la Comisión por la Verdad en Economía aún no han arrojado respuestas precisas a los problemas del sector. Sin embargo, afirmó que trabajan para obtenerlo.

“Lo que esperamos es resolver los inconvenientes. Creemos que estamos en la vía correcta. Es un espacio donde el Ejecutivo oye nuestros problemas, sugerencias para resolverlos, y lo que le toca es analizar los planteamientos y darnos soluciones”.

Bautista dijo que la cámara ha sido convocada a cinco reuniones y ha señaló la imperiosa necesidad de que el gobierno pague la deuda para poder cancelar a los proveedores internacionales, reanudar las importaciones y reactivar la industria. Indicó que Cadivi tiene pendiente liquidaciones por más de 203 millones de dólares, de este monto 126 millones tienen retrasos de más de 150 días, lo que limita el mantenimiento de un inventario óptimo y, por ende, la producción, agregó.

“Por la reducción de los pedidos de las ensambladoras de vehículos, la poca disponibilidad de materias primas y componentes, muchos de los fabricantes de autopartes han reducido su actividad, disminuyendo los días laborables o enviando total o parcialmente a sus trabajadores a sus casas”.


Exportadores piden ver la cadena

La mesa de diálogo permanente con el sector exportador comenzó a dar resultados. El martes el ministro de Comercio, Dante Rivas, y el presidente de Bancoex, Ramón Gordils, enumeraron los resultados: rebaja de 30% en las tarifas de Bolipuertos y cálculo de estos servicios al tipo de cambio de 6,30 bolívares por dólar, inspecciones desde las plantas procesadoras, exoneración del pago por almacenamiento en los puertos, líneas de financiamiento, que los exportadores retengan para sus gastos 60% de las divisas obtenidas y, además, puedan venderlas a un tipo de cambio Sicad II y mesas técnicas para tratar todos los problemas.

Los empresarios manifestaron que parte de las medidas apuntan a incentivar y reactivar el sector, pero debe verse todo como una cadena. Sostienen que hay insumos y productos que se requieren para manufacturar y procesar los rubros exportables, que no se consiguen en el país y están escasos porque no hay divisas para importarlos o hay retrasos.

Se quejan de los problemas laborales que les impiden operar con eficiencia y piden flexibilizar la aplicación de la Ley Orgánica del Trabajo. También proponen tratar de manera distinta los costos de producción y los cálculos de las ganancias para el sector exportador que actualmente están restringidos por la Ley Orgánica de Precios Justos con un tope de 30%.


Sector agroalimentario espera acciones rápidas para el abastecimiento

 A un mes de haber propuesto la reactivación de la antigua Comisión Presidencial Agrícola, los agricultores vieron cristalizada esa petición.

El presidente de Fedeagro, Antonio Pestana, dijo que la instancia tendrá la autoridad para definir soluciones de los problemas de la cadena agroalimentaria, desde el productor hasta el agroindustrial y el comercio.

Agregó que el gremio le entregó al Ejecutivo un plan para recuperar cada rubro agrícola, mejorar el abastecimiento y resolver los cuellos de botella que lo afectan.

A su juicio, la instancia debe aprobar rápidas acciones para frenar la escasez. “A corto plazo se debe atender el asunto de los insumos y la maquinaria agrícola. Ya conversamos con el presidente de Cencoex, Alejandro Fleming, y el ministro Rafael Ramírez porque desde hace 3 meses están en los puertos 950 tractores debido a que las empresas que los importaron no han recibido la liquidación de las divisas. Luego de la conversación se comunicaron con las empresas y esperamos que se agilice el proceso”, dijo Pestana.

El presidente de Fedeagro añadió que otro punto de honor es la garantía a tiempo de los agroinsumos y equipos para la siembra. “Los inventarios están bajos, pero se destrabará para traer rápidamente esos insumos. Esto permitirá aliviar las tensiones de los productores y comenzar a dar los insumos; hay un compromiso del ministro de Agricultura, Yván Gil, que tiene en estos momentos atribuciones especiales para decidir”, indicó.

En la agroindustria esperan que la mesa de diálogo permita revisar los precios regulados, que se reconozcan las deudas en divisas, se garantice el acceso a materia prima, se fomente la producción nacional y se apliquen cambios en la ley de precios y reformas laborales.

“Se debe revisar la situación laboral, de manera de acabar con el ausentismo (...) Necesitamos un ambiente laboral productivo”, fue una de las propuestas del presidente de Empresas Polar, Lorenzo Mendoza, a la mesa de diálogo por la paz.

En el área comercial los representantes de los supermercados esperan que mejore el suministro y coinciden en la flexibilización laboral y de precios.