• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

Empresarios piden reconocer todos los costos antes de fijar márgenes

Temen que obliguen a bajar precios y fijar ganancias sin revisar las estructuras de las compañias / Reuters

Temen que obliguen a bajar precios y fijar ganancias sin revisar las estructuras de las compañias / Reuters

Los comerciantes critican la regulación de ganancias porque afectará la rentabilidad y puede crear más escasez  

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El presidente de Consecomercio, Mauricio Tancredi, dijo que como principio no están de acuerdo con la limitación de las ganancias sino en dejar que sea el mercado el que dicte los precios de los bienes y productos.

Aclaró que debido a que es una decisión oficial, la fijación de los márgenes de ganancia de 30% debe buscar un cálculo adecuado de los costos, reconocer todos los factores que intervienen y así  evitar que se fije por debajo y se generen distorsiones en los distintos eslabones de la cadena.

“Hay que incluir los tributos, los diferentes impuestos y compromisos como Seguro Social, y obligaciones tributarias y parafiscales como el tributo por ley de ciencia y tecnología; los aportes por prevención de accidentes laborales que deben pagar las empresas, además de los costos de transporte, traslado, repuestos, nómina, nacionalización, entre otros”, enumeró Tancredi.

Dijo que cualquier ley que se aplique no debe perder de vista que es fundamental garantizar la productividad y el empleo. “La idea es que haya empresas sanas, fuertes y prósperas  con trabajadores productivos”, agregó.

Más escasez

Víctor Maldonado, director ejecutivo de la Cámara de Comercio de Caracas, declaró que  la decisión se inscribe en los parámetros de la mal llamada "guerra económica". A su juicio, la aplicación de la nueva ley de costos y precios justos será discrecional y arbitraria como se demostró en las inspecciones de noviembre de 2013, cuando obligaron a las empresas a bajar los precios sin el previo análisis de las estructuras y costos.

“Llega un militar al frente de una comisión, pide las facturas de compras de los productos y exige que sea vendido con un margen no superior a 30%. O simplemente impone un precio a veces por debajo del costo. Esta modalidad de remate de inventarios deja por fuera costos de comercialización, mercadeo, localización, seguridad, nómina, beneficios sociales, arrendamientos, comisiones y otros”, expresó Maldonado. 

Afirmó que el Ejecutivo quiere simplificar el cálculo de los costos y los márgenes de ganancia hasta transformarlo en un argumento político cuyos efectos se notan en la pérdida de confianza para invertir, el deterioro de los derechos de propiedad, el desabastecimiento y la inflación, que no se va a detener.

“El gobierno con este tipo de medidas demuestra desconocer cómo funciona una empresa. Establecer límites policiales a los beneficios afecta la recaudación tributaria e incidirá directamente en las  finanzas del gobierno; pero además le abre un boquete a las oportunidades de corrupción”, sostuvo.