• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

Empresarios esperan este mes alza de precios en productos regulados

Hombre comprando café en supermercado

Las empresas esperan que el kilo de café molido suba 33%

Harina de maíz, pastas, arroz, pan, carne de res y pollo tienen más de un año sin ajustes

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Las empresas procesadoras de alimentos regulados esperan que este mes se concrete la revisión de los costos de producción y se autoricen ajustes en los precios finales al consumidor.
En el área de alimentos, más de 14 productos básicos registran variaciones en los costos de la materia prima nacional e importada, empaques, transporte terrestre y marítimo y mano de obra debido al incremento salarial, bien sea por contrato colectivo o por el alza del salario mínimo. Además, registran el encarecimiento de la producción por cargas parafiscales como el aumento del pago de timbre fiscal en el estado Aragua, región en la que se encuentra una gran cantidad de agroindustrias.
Hubo aumentos superiores a 200% en los costos de mano de obra y fletes entre enero y agosto, pérdida mensual de entre 4% y 8% de la producción por los constantes cortes eléctricos y alza de 40% del material de empaque en los últimos 12 meses.
A esto se suman los incrementos superiores de la materia prima vía Gaceta Oficial frente al bajo aumento del precio del producto terminado. Señalan que desde agosto se incrementó 47% el precio del maíz y 24% el arroz, pero ninguno de los alimentos procesados con estos cereales ha variado.
También registran aumentos de servicios que provee el Estado para la agroindustria que alcanzan 150% y el alza de precios de las materias primas internacionales. En los últimos 30 días el maíz americano subió 104%.

Rubro por rubro. Las empresas del área de alimentos agrupadas en Cavidea señalan que hay un fuerte rezago entre los precios regulados vigentes y los costos reales que tienen que asumir para continuar produciendo estos productos.
Sostienen que en el caso de las pastas alimenticias no se revisan los precios desde hace 19 meses. El kilo de pasta está fijado en 4,33 bolívares y los pastificios señalan que producir este alimento sale en 7,25 bolívares, es decir, pierden más de 55,7% al tener el precio prácticamente congelado desde hace más de año y medio. Para recuperar una rentabilidad y que la producción se sostenga, el precio de la pasta debería estar en 9,39 bolívares.
La producción de harina de maíz precocida también está en riesgo. Los industriales aducen que no pueden seguir comercializando el producto a precio de pérdida. Detallan que tienen un costo de producción de 5,77 bolívares por kilo de harina precocida y se pierde 39,5% con el precio regulado de 4,06 bolívares. El precio necesario para cubrir los costos es 6,57 bolívares por cada kilo de harina de maíz y tener una rentabilidad de 8%. Acotan que el precio de la harina de maíz está congelado desde septiembre del año pasado y en ese momento el ajuste fue insuficiente. Las empresas solicitaron en 2011 que el kilo de harina quedara en 5,25 bolívares y se fijó en 4,06.
En el caso del arroz, el precio también tiene un año sin revisarse. El kilogramo del arroz de mesa tipo I está en 5,62 bolívares y para septiembre de 2011, las empresas solicitaban subirlo a 6,8 bolívares. El costo de producción del arroz subió a 8,05 bolívares y las empresas registran pérdidas por el orden de 39,8%. El gremio agroindustrial sugiere incrementar el precio del arroz a 9,16 bolívares para tener una utilidad de 8%.
Para el aceite de maíz el costo de producción se incrementó este año a 14,60 bolívares por litro y está regulado en 10,69 bolívares, lo que representa una pérdida de 30,1% con respecto a los costos. Proponen revisar los costos y autorizar un alza que llegue a 18,90 bolívares por litro, dado que su producción depende en 80% de materia prima importada.

Rezagos. Otros alimentos básicos están en una situación similar. Las queseras manifiestan que no pueden seguir produciendo a pérdida y han propuesto liberar 8 tipos de quesos pasteurizados que tienen precios controlados por debajo de los costos de producción. La última vez que subió el precio del queso fue en diciembre de 2011, cuando pasó de 29,10 bolívares el kilo de queso blanco pasteurizado a 36,20 bolívares. Ahora las empresas indican que debería estar en más de 75 bolívares el kilo para cubrir costos.
La leche cruda a puerta de corral, así como la pasteurizada fluida, también requiere una revisión en los costos de producción. El litro de leche a puerta de corral está fijado en 3,60 bolívares desde octubre del año pasado, pero el costo de producción para los ganaderos supera los 6 bolívares. Algunas queseras lo pagan en más de 5,50 bolívares, pero las pasteurizadoras no pueden cancelar estos precios. Estas empresas también tienen represados los precios aunque registran alzas en los costos internos de procesamiento. Un cartón de 900 centímetros cúbicos de leche cuesta 5,50 bolívares desde octubre del año pasado, pero los costos superan los 8 bolívares. En el mercado muy pocas empresas están procesando leche. La escasez de este rubro llega a 42,8%, según el Banco Central de Venezuela. Igualmente se requiere la revisión en los precios de la leche en polvo que es 100% importada. Anualmente se traen del exterior 240.000 toneladas para cubrir el consumo y los precios internacionales fluctúan cada mes.
En los rubros cárnicos también hay rezago. El kilogramo de carne está fijado en 22,6 bolívares los cortes de primera, pero el consumidor paga entre 54 y 68 bolívares por este alimento. “Se debe revisar el costo tanto del ganado en pie, como de la carne en canal y al consumidor final”, sostiene el presidente de Fedenaga, Manuel Cipriano Heredia.
La industria avícola es otro de los sectores que espera por la revisión de los costos de producción. Por ahora, el kilo de pollo debe venderse en 15,6 bolívares, aunque algunos mercados municipales lo comercializan de forma informal hasta en 19 y 20 bolívares el kilo.
Recientemente, el Gobierno autorizó el alza del café al productor de 1.200 a 1.600 bolívares el quintal, 33,3% más. La cosecha de este rubro se inició a mediados de agosto, pero el Ejecutivo planteó que las torrefactoras tenían suficiente inventario de café importado para aguantar sin ajuste de precio al consumidor hasta mediados de octubre y noviembre. Las empresas esperan que el kilo de café al consumidor suba en la misma proporción que al productor, es decir, 33%, con lo cual pasaría de 37,56 bolívares el kilo del producto molido a 49,95 bolívares.
Los panaderos también están en lista de espera. Fevipan alega que estos comercios están perdiendo al vender el producto en 5,52 bolívares el kilo desde marzo del año pasado, cuando han tenido que asumir cuatro alzas de salario mínimo, además de costos de alquiler, servicios públicos, pago de insumos, aumento de la harina de trigo entre otros. Fevipan señala que se necesita un precio de 20 bolívares por kilo de pan para cubrir el rezago del producto en los nueve años y medio de control de precios.

Proponen flexibilizar el control

La agroindustria insiste en que se debe cambiar la política de control de precios que ha aplicado desde febrero de 2003, y adoptar una fórmula flexible por categoría o producto que permita ajustar los precios en función de las fluctuaciones que se registren en los principales costos de producción de los alimentos básicos. “Esta propuesta consiste en garantizar que todos los actores de la cadena recuperen su inversión a través de un sistema administrado de precios, que la producción agrícola crezca al ritmo de la demanda interna, que la industria tenga acceso oportuno a las materias primas e insumos que no se consiguen en el país y que juntos –Gobierno y sector privado– trabajen en focalizar los esfuerzos en los programas sociales”, indica un documento de Cavidea.