• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

Empleados de restaurantes regresan fuera de horario para almacenar agua

Máquinas de café se han dañado por falta de agua

Comerciantes afirmaron que cuando se agota el agua almacenada en tanques y tobos deben comprar botellones

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El plan de racionamiento de agua que lleva  a cabo Hidrocapital, el cual restringe el servicio endiferentes horas del día, ha hecho que en algunos restaurantes y luncherías del centro y este de Caracas los empleados deban regresar a los comercios fuera de su horario de trabajo para almacenar agua en tanques de gran capacidad y pequeños tobos.

“A veces nos ponen el agua de noche y nos ha tocado quedarnos hasta las 11:00 llenando los tanques que hay en el negocio para poder tener con qué trabajar al día siguiente. Los cortes son muy seguidos. Desde el martes se fue y no sabemos cuándo va a llegar”, afirmó Abelardo Gruñón, encargado de una lunchería en Chacao.

Juan Carlos Pestana, encargado de un restaurante en la zona, coincidió con Gruñón. Indicó que el edificio donde funciona el negocio tiene su propio plan de racionamiento: ponen el agua una hora en la mañana, otra a mediodía y media hora en la noche. “Nosotros atendemos al público desde las 6:00 de la mañana hasta las 3:00 de la tarde. A veces nos toca regresar a las 7:00 de la noche para llenar los tobos y garantizar el agua para trabajar”, dijo.

Los comerciantes afirmaron que las máquinas para preparar café son las que más requieren agua. En el comercio de Pestana el equipo se ha dañado en dos ocasiones por falta de agua. Para evitar que se vuelva a dañar la conectaron a un envase que van llenando manualmente.

“No se ve bonito conectado al envase, pero puedo garantizar su funcionamiento. Así la misma máquinatoma el agua con su bomba. Ahorita cuesta mucho dinero repararlas. Si se me vuelve a dañar no creo que tenga como pagarla”.

Elia Goncalves, que atiende un restaurante en Boleíta Sur, refirió que el racionamiento de agua en su zona no afecta tanto el funcionamiento del negocio porque los cortes son los fines de semana. “El sábado trabajo con el agua del tanque y el domingo no trabajo. Afortunadamente no me he quedado sin agua, pero sí he tenido que usar tobos para trabajar”, contó.

Los encargados de luncherías y restaurantes consultados agregaron que cuando se va el agua y se les acaba la que tienen en los tanques deben comprar botellones de agua. “Hemos tenido que agarrar agua de botellita para hacer la comida, porque si no llega por la tubería no podemos filtrarla. Eso impacta enlos gastos que tenemos en el negocio”, añadió Pestana.

 

A medias

Los comerciantes afirmaron que en ocasiones dejan de ofrecer la comida que requiere mucha agua para su preparación. Los jugos naturales, también evitan hacerlos con la misma frecuencia, dijeron.

Añadieron que para preservar la higiene de los locales optan por dejar de prestar los baños. “Además del agua que se usa para lavar y cocinar también se gasta mucho en la limpieza del local, sobre todo la de los baños. Cuando nos quedamos sin agua no podemos dejarlos abiertos. Por eso tratamos de almacenar agua hasta en envases de refresco, para no quedarnos sin nada”, indicó el encargado de una lunchería en Chacao, que prefirió no ser identificado.


Insumos desaparecidos

Encargados de restaurantes y luncherías en Caracas concordaron en que uno de los problemas que más afecta el funcionamiento de los negocios son las fallas de abastecimiento de alimentos, reiteraron que para seguir haciendo la comida deben acudir a mercados informales donde venden con sobreprecio.

Agregaron que además de las fallas de alimentos, desde diciembre se ha agudizado la escasez de jugos pasteurizados y refrescos. “La nevera de refrescos está vacía. Ahora llegó un pedido retrasado e incompleto. Por más que pedimos que nos vengan a surtir los proveedores no nos despachan”, afirmóIrene Figueira, encargada de una lunchería en Campo Claro.