• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

Elaboración de las hallacas se dificulta por falta de harina

Afirman que este años ha recibido más encargos de hallacas porque la gente prefiere no prepararlas ante la escasez de harina de maíz  | Foto: Ramón Lepage

Afirman que este años ha recibido más encargos de hallacas porque la gente prefiere no prepararlas ante la escasez de harina de maíz | Foto: Ramón Lepage

Algunos consumidores hacen colas en los comercios y otros han creado redes para conseguir el ingrediente

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

 “Este año conseguir harina de maíz precocida se ha convertido en todo un reto para preparar las hallacas, al punto de que hemos formado una red de información con familiares y amigos para descubrir a qué supermercado o mercado llegó el producto”, dijo Diana Saavedra.

Junto con su hijo, el chef Alejandro Wallis, elabora hallacas tipo gourmet por encargo desde hace varios años, sin embargo, antes no tenían el problema de no encontrar harina. “Al comienzo hacíamos la masa con maíz pilado, pero esa opción se hizo inviable porque el kilo cuesta 25 bolívares”.

Una vendedora que pidió no decir su nombre contó: “Todos en la familia nos ponemos a hacer la cola cuando llega la harina al supermercado o al abasto, donde venden de dos a cuatro paquetes por persona. Esto me obliga a hacer las hallacas en la noche para ofrecerlas en el puesto de la calle y atender los encargos que este año aumentaron”.

Destacó que hasta 2012 compraba el bulto de harina, con 12 paquetes, en Quinta Crespo, pero abandonó esa vía de suministro. “Hace un mes me pedían 200 bolívares, 25 bolívares por paquete por lo que debo comprarla en el supermercado”. La carne y el pollo los adquiere en la carnicería para ahorrar el tiempo de las colas que se hacen en el Bicentenario, los mercados populares y Mercal.

“Mis hallacas son sencillitas pero a la gente les gustan”, afirmó. Muchas personas le encargaron este año para la cena de Navidad porque desistieron de hacerlas en casa debido a los problemas con la harina. La carne y el pollo los compra en la carnicería donde, si bien el precio es más alto al regulado (100 bolívares la carne de guisar y 90 bolívares la pechuga). “Siempre hay y me ahorro hacer la cola”.

Escasez de ingredientes. A la salida de la estación del Metro en Los Ruices está el puesto de Linda Méndez. “Conseguir la harina y la carne es muy difícil por las colas y porque te venden una determinada cantidad por persona”, señaló. Se provee exclusivamente en Mercal y Bicentenario para que los costos de los ingredientes (el kilo de cebolla y pimentón cuestan 20 bolívares y las pasas 40 bolívares, pero se agotan rápido) no se le disparen y vender el pastel a un precio asequible.

Edgar López elabora de 400 a 500 hallacas en diciembre, de las cuales 200 son para la familia y el resto para vender a amigos y vecinos. “Tuve la previsión de comprar la harina con bastante anticipación, pero se me ha hecho difícil conseguir la marca de vino de calidad que suelo usar. El aceite es otro lío porque sólo se consigue de canola a 70 bolívares la botella”, refirió.

Su fuente de suministro de los ingredientes son las cadenas de supermercados en el este de Caracas, pero ha tenido que emigrar a otros sitios para hallar las pasitas y las aceitunas. Señaló que en cada visita a los comercios aumentan los vegetales: la cebolla y el pimentón, por ejemplo, llegan a 100 y 80-90 bolívares el kilo, respectivamente, lo que incrementa los costos.

Diana Saavedra recordó que históricamente estos vegetales suben de precio en la temporada navideña porque están fuera de estación, sin embargo, este año ha sido mayor.

Sobre el resto de los ingredientes, indicó que se consiguen en los automercados y mercados pero se deben recorrer varios establecimientos, mientras que los vegetales se los traen desde el mercado mayor de Coche

Costo y trabajo

Detrás del precio final de una hallaca están el costo de los ingredientes y el trabajo de su elaboración que se lleva dos días en preparar el guiso, lavar las hojas, hacer la masa onotada y armar el pastel con adornos incluido. Edgar López explicó que los ingredientes y la mano de obra representan 60% del precio total y 40% es el margen de ganancia.

López vende cada hallaca, que es grande, a 65 bolívares, mientras que la solidaria y de pequeño formato que ofrece Linda Méndez cuesta 30 bolívares la unidad, 10 bolívares menos que la mediana de la artesana que solicitó no mencionar su nombre.

Las hallacas gourmet de Diana Saavedra y su hijo, el chef Alejandro Wallis, valen 90 bolívares la grande y 60 bolívares la pequeña que forma parte del plato navideño.