• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

Economía en retroceso: indicadores empeoraron y no prevén mejoría

Consumidor en una carnicería, donde se observa el frigorífico vacío | Foto William Dumont

Consumidor en una carnicería, donde se observa el frigorífico vacío | Foto William Dumont

Especialistas y firmas coinciden en que la falta de ajustes por parte del Ejecutivo hará que la inflación supere los tres dígitos y el PIB se contraiga 7% 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

En diciembre del año pasado el Banco Central de Venezuela confirmó lo que especialistas y empresarios tenían tiempo advirtiendo: la economía venezolana entró en recesión al cumplir tres trimestres seguidos en contracción y la inflación se aceleró hasta situarse en 68,5%. Aunque el instituto emisor no ha publicado más cifras desde entonces, expertos sostienen que el desempeño económico continúa en retroceso.

“En el último año los indicadores económicos empeoraron y pese a que no hay estadísticas oficiales, lo que han denunciado representantes del sector privado es que el acceso a las divisas es aun menor y la producción está cada vez más comprometida, por lo que las previsiones son negativas”, afirmó la economista Anabella Abadi, de ODH Grupo Consultor.

En el único documento donde se prevé que la economía venezolana crecerá este año es en la Ley de Presupuesto de 2015 que presentó el Ejecutivo, el cual indica que el producto interno bruto aumentará 3%. Por el contrario, la Comisión Económica para América Latina y el Caribe calcula que Venezuela decrecerá este año 3,5%, mientras que para el Fondo Monetario Internacional y la firma Ecoanalítica la contracción será de 7%.

“Aunque muchas personas ven el PIB como un indicador alejado de la cotidianeidad, la realidad es que es el que muestra cuántos son los bienes que se producen en el país y que los consumidores podrán encontrar en los anaqueles”, agregó Abadi.

Además del PIB, la inflación también ha empeorado y las proyecciones de las firmas especializadas es que este año el indicador rebasará los tres dígitos, lo que  afectará aun más el poder adquisitivo de los venezolanos.

En 2012 el índice nacional de precios al consumidor presentó un ligero descenso, la inflación cerró el año en 20,1%, desde entonces solo ha repuntado y los cálculos de Ecoanalítica es que este año la inflación será de 130,1% (con una subyacente por el orden de 150,0%, según el modelo de la firma).

“La producción nacional ha decaído y el BCV sigue imprimiendo dinero inorgánico que acelera la variación del precio de los bienes y servicios, pero el gobierno en lugar de atacar la inflación lo que hace es perseguirla. La inflación sube y ellos lo que hacen es subir el salario mínimo”, dijo Abadi.

Efraín Velásquez, economista y presidente del Consejo Nacional de Economía, señaló que la caída del PIB y la aceleración de la inflación obedecen al mal manejo de las autoridades económicas de las reservas internacionales, que actualmente están en 17 millardos de dólares, un nivel al que no descendían desde 1997:   “No se han administrado las reservas de manera que sean consistentes con el financiamiento de las importaciones. Si no se importa el aparato productivo no puede operar, entonces no se genera oferta de bienes y servicios”.

El desabastecimiento y la escasez de bienes básicos a propósito de la caída en la producción es uno de los indicadores más palpables para los ciudadanos, a quienes les toca hacer colas en supermercados y farmacias para comprar los productos.

El BCV dejó de publicar las cifras en marzo del año pasado, entonces estaba en 29,4%. En la medición que realiza el Centro de Documentación y Análisis de la Federación Venezolana de Maestros la escasez de los artículos de la canasta alimentaria se situó en abril pasado en 31,03%.

Para que aumenten los bienes en los anaqueles el gobierno debe hacer ajustes inmediatos en la economía: debe frenar el gasto público y evitar que el BCV continúe imprimiendo billetes sin respaldo, coincidieron Abadi y Velásquez.

 

Aumenta incertidumbre. Los economistas agregaron que la política que han emprendido las autoridades en el último año, de retrasar la publicación de las cifras económicas lo que hace es perjudicar el desarrollo del país.

“La peor variable económica es la incertidumbre. Si los organismos oficiales no presentan información nadie tiene claro cuál es la realidad. En ese escenario no queda otra sino imaginarse las cosas y se asume que se está mal”, explicó Velásquez.

Indicaron que la opacidad afecta no solo a los industriales locales, que no pueden planificar y determinar sus costos. También dificulta que inversionistas extranjeros quieran traer su dinero al país. “Nadie entra a un sitio que está oscuro, prefieres verlo desde afuera”, ejemplificó Velásquez.


La caída del precio del crudo. El precio promedio del petróleo venezolano en junio de 2014 fue de 99,11 dólares, desde ese mes la cotización del crudo comenzó una curva de descenso que no se ha revertido significativamente.

Aunque este año la cotización del barril ha recuperado más de 10 dólares, no ha podido alcanzar los 60 dólares que fue el precio de referencia para elaborar la Ley de Presupuesto de 2015. Al cierre de la semana pasada la cesta bajó a 54,03 dólares por barril.

La caída del crudo, que provee al país 96% de los ingresos en divisas, ha agravado las finanzas nacionales. Este año el gobierno tiene más difícil la tarea de honrar los compromisos internacionales y financiar las importaciones. Sin embargo, el presidente Nicolás Maduro ha insistido en que el desplome no va afectar el desenvolvimiento de la economía. 

Los economistas son escépticos sobre la recuperación del precio del crudo a corto plazo y coinciden en que el Ejecutivo debe reducir el gasto público y administrar mejor el dinero que está entrando.

Pero el precio no fue lo único que cayó en 2014. El año pasado la producción de crudo descendió 4%, según la Memoria y Cuenta del Ministerio de Petróleo y Minería. En 2013 se produjeron 2,89 millones de barriles diarios y en 2014 alcanzó 2,77 millones de barriles por día.



Industria automotriz en retroceso. Un total de 7.690 automóviles se han ensamblado en el país en lo que va de año, según la Cámara Automotriz de Venezuela. Una cifra que es 83,14% superior a lo producido en igual período de 2014, pero que sigue estando muy lejos de los niveles de ensamblaje que había en el país antes de 2008, cuando el Ejecutivo limitó las licencias de importación de materias primas y vehículos.

Solo entre enero y abril de 2007 se produjeron 53.138 vehículos, 85,52% más de lo ensamblado este año.

Representantes del sector afirman que el retroceso en la asignación de divisas oficiales para importación y para cancelar las deudas pendientes ha incidido en la drástica caída del sector.

La situación se repite con los fabricantes de repuestos. José Cinnirella, presidente de la Cámara Nacional de Comercio de Autopartes, declaró la semana pasada que 30% de los 10.000 establecimientos que comercializan repuestos han cerrado este año por el retraso en la aprobación de divisas.

El resto del sector manufacturero también registra números negativos. La encuesta de coyuntura de Conindustria del primer trimestre de 2015 arrojó que las plantas continúan operando por debajo de 50% de la capacidad instalada, y agregó que 67% de los empresarios consultados reportó caída en la producción los primeros tres meses del año.