• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

Ecoanalítica: Recorte de divisas al sector privado será de 28%

El desabastecimiento de alimentos es de 20% en promedio, según Datanálisis | Foto Williams Marrero / Archivo

El desabastecimiento de alimentos es de 20% en promedio, según Datanálisis | Foto Williams Marrero / Archivo

“Venezuela es un país de bachaqueros en todos los mercados: comida, gasolina y dólares”, dijo Luis Vicente León  

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

“Calculamos que el recorte en la asignación de divisas para el sector privado será de 28% en 2015. En el sector alimentos la reducción sería de 9,8%,  automotor 78,8%, comercio 61,4%, químico 21,6% y maquinarias y equipos 68,3%”, afirmó el economista Asdrúbal Oliveros, director de la firma Ecoanalítica.

En su intervención en el foro Venezuela: la recesión es estructural. Perspectivas 2015, organizado por Ecoanalítica, sostuvo que el déficit de caja del gobierno este año es de 25 millardos de dólares. “El gasto real crece y los ingresos caen y por eso se acude al endeudamiento y al financiamiento monetario”.

Explicó que la razón por la cual el gobierno mantiene las tasas de 6,30 y 12 bolívares por dólar es porque la lógica del sistema cambiarlo es política y no económica: “Maduro tiene una posición muy frágil y no quiere entrar en conflicto con los que manejan las divisas de la renta petrolera”.

Agregó que actualmente se dificulta saber cuál es el precio de un producto con respecto a otro porque existen múltiples tipos de cambio. El cálculo del tipo de cambio ponderado (que construye la firma con diversos indicadores) para el sector alimentos es de 49,4 bolívares por dólar; para bebidas alcohólicas y tabaco es de 245,2 bolívares; para vestido y calzado 173,3 bolívares y para el sector salud 67,9 bolívares por dólar.

“Hay un deterioro brutal de los indicadores”, aseveró. Citó como ejemplo el hecho de que un empleado y su salario promedio —utilizando la data del Instituto Nacional de Estadística— pasó de 200 dólares en enero de 2014 a 77 dólares en marzo de 2015.

El economista Pedro Palma se refirió a los anuncios del presidente Nicolás Maduro de revisar las asignaciones de divisas a las empresas. Le preocupa “tremendamente porque lejos de verse un giro en las políticas lo que se anuncia es una profundización del sistema que ya ha probado hasta la saciedad  que no funciona. Es seguir el viaje de la penuria, la escasez, el desabastecimiento y la profundización de los problemas”.

Desabastecimiento. Luis Vicente León, presidente de Datanálisis, aseguró que el problema más importante no será si se encuentra o no un producto, sino lo que se tendrá que pagar para conseguirlo. Indicó que el promedio de lo que el consumidor paga para adquirir la cesta alimentaria, en los mercados formal e informal, es de 236% por encima del precio regulado.

Añadió que el desabastecimiento de alimentos es de 20%, promedio, y por rubros es aceite de maíz 92,8%, aceite vegetal 91,3%, café 87%, margarina 82,6%, leche en polvo 79,7%, azúcar 78,3%, harina de maíz 66,7%

“Venezuela es un país de bachaqueros en todos los mercados: comida, gasolina y dólares”, afirmó León.

También se refirió a los comicios parlamentarios y señaló que cambiaría el escenario político: “Aunque es difícil hacer una proyección cuando ni siquiera hay una fecha para la elección, el favorito para ganar la elección es sin duda la oposición”. Aseguró que por ello el gobierno actúa en la dirección de ganar elecciones. “El discurso agresivo de Nicolás Maduro de radicalizar la revolución no sirve porque la mitad de la población no se lo cree y la otra mitad diría que sí hay una guerra económica, pero se la están ganando a Maduro. Es por eso que se concentró en el discurso de la guerra con Estados Unidos”.

Deuda externa. El economista Ramiro Molina descartó un escenario de cesación de pago de la deuda externa este año y en 2016. Argumentó que existen activos que pueden monetizarse (convertirse en dinero líquido) por un monto de 13 millardos de dólares. “China para Venezuela es un prestamista de ultima instancia, pareciera que no necesitamos al FMI”.

El también economista Alejandro Grisanti afirmó, con respecto al pago de la deuda externa, que no ve un precipicio ni una caída libre. “Pero ciertamente estamos en un tobogán. Una de las reflexiones que traigo es que este tobogán puede resistir mucho más tiempo”. Aseveró que hay un falso dilema: O se le da dólares al sector privado o se paga la deuda externa. “La gente cree que un dólar que va a deuda externa es un dólar que se le quita al sector privado. Yo no creo en este dilema”. Explicó que esto se debe a que aún dejando de cancelar la deuda no se resolvería la escasez de divisas para la exportación. “En realidad el problema es que el modelo económico tal y como está concebido ha fracasado. En Venezuela estamos en medio de un ajuste muy doloroso e ineficiente”, señaló.

Quiebre social, no desorden social
La socióloga y profesora de la Universidad Católica Andrés Bello Genny Zuñiga se refirió al entorno social y su actual condición. “Uno a veces piensa que la situación está tan mala que tiene que pasar algo”, dijo y para ilustrar la afirmación explicó: “El quiebre social ocurrió hace mucho tiempo y no necesariamente se expresa hoy en desorden social”.

Agregó que una de las preguntas de la encuesta realizada por la UCAB era: “¿Qué tan fácil es mandar a matar a alguien? y la respuesta fue que 6% y 16,7% dijo fácil o muy fácil. Si esto no es quiebre social qué es?". Añadió que el ingreso petrolero no ha cambiado las condiciones estructurales de la población. “La política social del gobierno no está tan extendida ni tan focalizada como se ha mostrado”. Reiteró que, según el estudio de la UCAB,  84% de los venezolanos no ha sido beneficiado por ninguna misión social del gobierno y que 41% aspiraría a tener acceso a la Misión Gran Vivienda, pero solo 4% de las viviendas corresponde a construcciones ejecutadas por el gobierno. Zuñiga indicó que la educación no está siendo el medio de ascenso social. “En este país es difícil mejorar el ingreso con el estudio”. El dato esperanzador es que 2,3 millones de jóvenes que no están estudiando quisieran volver a insertarse en la escuela.