• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

Dólar permuta reducirá déficit de Pdvsa

Tendrá margen para honrar gastos en bolívares y la deuda con el BCV

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El restablecimiento de las operaciones de permuta de títulos o bonos públicos para adquirir divisas tendrá como principales beneficiarios a Petróleos de Venezuela y a empresas trasnacionales, incluidas las socias de la estatal, porque les reduce sus costos. En el caso específico de Pdvsa, le permitirá reducir su déficit de tesorería, debido a que obtendrá más bolívares para honrar los gastos en moneda nacional, así como la deuda que acumula con el Banco Central de Venezuela.

Al cierre de 2013, el financiamiento del BCV con Pdvsa arrojó un saldo de 408 millardos de bolívares que, al tipo de cambio oficial de 6,30 bolívares por dólar, es equivalente a una deuda de 64,8 millardos de dólares, pero si el permuta comienza a operar a una paridad de 25 bolívares, como coinciden varios analistas, esa obligación se reduce casi en 75%.

“Pdvsa resuelve en parte el hueco financiero que tiene en bolívares porque los ingresos que obtendrá con la permuta o el Sicad II compensan las pérdidas que tiene con esa tasa de 6,30 bolívares”, explica el economista Francisco Faraco. “El problema está en que ese mercado no puede funcionar sin el convenio cambiario entre el gobierno y el BCV. Hay dudas de que se vaya a aprobar sin las restricciones que aseguró el ministro Rafael Ramírez porque no se debe olvidar que la sede del BCV está a solo tres cuadras del Palacio de Miraflores, por tanto el convenio puede cambiar”, acotó.


En la mira. En la literatura económica están documentados casos de cómo la existencia de diferentes tasas cambiarias genera incentivos para irregularidades.

“Colocar a Pdvsa a operar dos tasas cambiarias (la oficial y la que se fije en el Sicad II) sin que ningún ente independiente la regule por esas ventas, la convertirá en un nuevo centro de corrupción cambiaria junto al Cencoex”, comenta el economista Orlando Ochoa. “La tradición de fraude y diferencial cambiario está profundamente enraizado en los funcionarios de todo el régimen y en el pasado no ha habido castigos ejemplares”, refiere.