• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

Dólar paralelo se dispara por alza del gasto público y recorte en entrega de divisas

En el Simadi, el dólar promedia 170 bolívares | Foto AFP / Archivo

Foto AFP / Archivo

El alza en la tasa no oficial creará una mayor inflación e incrementará los niveles de escasez de productos, afirmó el economista Asdrúbal Oliveros

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Las perspectivas económicas para 2017 son las peores que se han registrado en el país, debido al incremento sin freno de la tasa del dólar no oficial, la caída de la producción petrolera, la restricción de las importaciones y la merma de los activos líquidos de la nación, por lo que no se descarta que haya una inflación mucho más profunda o, incluso, que el gobierno de Nicolás Maduro decrete una cesación de pago de su deuda externa.

En el foro “Venezuela entre el cambio y más de lo mismo. Escenarios 2017, el economista Asdrúbal Oliveros explicó que la subida violenta del precio del dólar paralelo se debe a cuatro factores: el incremento no planificado de la liquidez monetaria por parte del gobierno, la caída en las liquidaciones de dólares a través del sistema de divisas protegidas (Dipro) –pasaron de 35 millones de dólares diarios en septiembre a solo 10 millones de dólares diarios en noviembre–, no funcionó el sistema de divisas complementaria (Dicom) y no hubo cambio político en el país.

Indicó que el alza en la tasa del dólar no oficial crea una presión sobre la inflación por lo que aumentarán los precios de electrodomésticos, aparatos electrónicos, restaurantes, hoteles, vestido y calzado porque todos estos bienes están indexados al precio de esa divisa. 

También va a producir un impacto negativo sobre el sector comercial. “Por varios meses hubo una estabilidad en la tasa del dólar paralelo, lo que permitió que fuera mucho más sencillo calcular los costos de reposición: ya no será posible”, indicó Oliveros.

La tercera consecuencia es el incremento de la escasez. Oliveros señaló que una gran cantidad de productos aparecieron en anaqueles porque se importaban a dólar paralelo, pero con la actual subida será muy difícil que pueda volverse a comprar esos bienes por el gran diferencial que hay entre una tasa y otra en tan poco tiempo. Esto dificultará indexar a los nuevos precios, por lo que el comerciante se inhibirá de continuar importando bienes.

Afirmó que es probable que la actual cotización siga subiendo durante los primeros 15 días de diciembre y luego se estabilice este año, porque habrá disminuido la presión del gasto público. Sin embargo, alertó que la estabilización de este tipo de cambio dependerá de cuál será la decisión política que tome el presidente Nicolás Maduro en 2017. “Si continúa aumentando el gasto público por razones políticas es poco probable que se detenga el alza en la divisa no oficial”.


Peores perspectivas. El economista Alejandro Grisanti señaló que 2017 será el año con las peores perspectivas económicas que haya tenido Venezuela: no habrá crecimiento y los niveles de inflación serán récord. Agregó que la nación “ha quemado” todos los activos líquidos que tenía, por lo que el recorte de importaciones continuará. 

Advirtió que son muy pocas las expectativas de que la cesta petrolera se recupere. “Si la cesta de petróleo venezolana llega a estar por debajo de los 30 dólares el barril y se mantiene la caída promedio de producción de 273.000 barriles de petróleo, tal y como lo ha señalado Pdvsa, se producirá una cesación de pago si el gobierno es de Nicolás Maduro”. Venezuela no va tener activos para vender de manera rápida y no puede seguir recortando las importaciones, dijo.

El especialista petrolero Ramon Key aseguró que la perspectiva es que para el próximo año el precio del petróleo de la cesta OPEP no será mayor de 60 dólares el barril.


Recogen desechos para comer

El investigador de la UCAB, Luis Pedro España, mostró datos de su último estudio social y aseguró que 8% de los venezolanos admite recoger comida desechada por otros (basura); 41,6% asegura que la escasez le afecta más que la inflación y 30% de la población admite que le han regalado comida en la última semana. 

El estudio revela que 68% de los encuestados dice haberle pedido dinero para hacer mercado a algún familiar o amigo y 36% haber vendido algo para llegar a fin de mes. 

La encuesta deja claro que 7 de cada 10 venezolanos no sabe qué hacer para cambiar la situación. “Estamos cerca de que la sociedad se desmovilice”, aseguró España.

Señaló que 34,7% de los venezolanos opina que estas serán las peores Navidades de sus vidas; 25% afirma que está enfocado en sus cosas y 23,7% está muy en desacuerdo con el proceso de diálogo en el país. Solo 14 de cada 100 venezolanos se identifican como chavistas y 50,7% dice que el CNE está evitando el referéndum revocatorio y, por ende, favorece al gobierno.


No debe haber acuerdos parciales

Michael Penfold, experto en Economía Política, indicó que con o sin referéndum la mesa de diálogo era inevitable, ya que el chavismo no iba a dejar el poder sin garantizar su salida. Señaló que la mesa necesita medidas de generación de confianza mutua y ni los ex presidentes (José Luis Rodríguez Zapatero, Lionel Fernández y Martín Torrijos) ni el Vaticano lo han logrado. Agregó que debe haber una regla que obligue a que no se anuncien acuerdos parciales. “Se negocia con grupos heterogéneos y diversos de ambos lados. Por tanto, requiere consulta con todos los grupos de lado y lado”.

El politólogo Ángel Oropeza afirmó que 2017 ha sido el año más difícil de predecir. Dice que existe un índice elevado de conflictividad social a medida que se acerca la Navidad por la escasez de recursos. “Hay frustración en la gente. No parece probable que en el corto plazo haya acostumbramiento a lo que sucede”.

Un segundo escenario para Oropeza es que ante la ausencia de alternativas se pueden dar conductas desordenadas en la gente que al final terminarán fortaleciendo el poder de quien reprime. Un tercer escenario es que la presión internacional, el diálogo y el hecho de que se llegue a tener una directriz o una hoja de ruta clara puedan conducir a que la gente presione para que haya una vía electoral.