• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

Destituyeron a presidente y directivos de Cerro Azul

Cerro Azul

La Asamblea Nacional abrió en diciembre una averiguación por los retardos en el proyecto

Una inspección sorpresa del ministerio de seguimiento de obras públicas precipitó los cambios en la compañía

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La inspección sorpresa ocurrió el sábado en la mañana. Un helicóptero aterrizó en El Pinto, Monagas, donde se construye la planta de la empresa estatal Cemento Cerro Azul, cuya inauguración lleva 4 años de retraso. Ricardo Menéndez, ministro de Industria, encabezó una comisión también integrada por personal del Ministerio de la Secretaría y Seguimiento de Obras Públicas, despacho que apenas se estrena en la tarea de hacer contraloría en los proyectos inconclusos del país. El ministro –de acuerdo con testigos– pidió guardar silencio a un ejecutivo de la compañía gubernamental iraní Ehdasse Sanat a la que el Estado le entregó hace 7 años un contrato de casi 200 millones de dólares para levantar la fábrica: “Fue muy enérgico porque vio áreas pendientes que debían estar listas”.
La visita produjo resultados inmediatos. Menéndez convocó el lunes a una asamblea general de accionistas de Cemento Cerro Azul en la sede del Ministerio de Industrias, en Caracas. Decidió entonces destituir de la presidencia de la empresa a Rafael Lugo y reemplazarlo por Raúl Pacheco, viceministro de Gestión Productiva. Los ocho miembros de la junta directiva también fueron despedidos. Hay otros tres titulares de viceministerios entre los sustitutos: Ramón Perdomo (Industrias Básicas), Yuri Pimentel (Planificación de Políticas Industriales) y Patricia Febles (Nueva Dinámica Productiva). La lista de nombramientos la completan otros funcionarios del despacho de Industrias: Wilmara Lugo, Rubén Chacón, Crisanto Silva, Frank Spiritto y Francisco López. Los cambios fueron interpretados –según fuentes internas– como la concreción de una medida de intervención total.
La Comisión de Contraloría de la Asamblea Nacional inició en diciembre pasado una averiguación sobre los retardos en el proyecto. El trabajo fue paralizado ante la cercanía de las elecciones presidenciales del 7-O, denunció el diputado de oposición Rodolfo Rodríguez. La investigación parlamentaria comenzó luego de que El Nacional publicó dos meses antes un reportaje en el que se señalaban irregularidades como el abandono de maquinarias en los puertos, el incremento en las deudas con el proveedor iraní y la violación de leyes laborales destinadas a proteger la integridad física de trabajadores venezolanos. Los parlamentarios lograron establecer, de acuerdo con Rodríguez, que las fallas de los técnicos asiáticos en los estudios de suelo contribuyeron a retrasar la construcción de la planta, cuya meta es producir 1 millón de toneladas anuales de cemento.
El proyecto, anunciaron voceros oficiales, debía concluirse en 2008. Los plazos de entrega se han prorrogado una y otra vez. En 2012 se fijaron dos fechas que se incumplieron: 29 de junio y 31 de octubre. El presidente Chávez recriminó en enero pasado a Lugo por no tener precisiones sobre la fecha de culminación de la obra. El episodio ocurrió en la transmisión del programa Aló, Presidente.

El Dato
Diputados opositores cuestionaron en 2005 que la plenaria de la Asamblea Nacional aprobara, sin una rigurosa evaluación, la contratación de la empresa iraní Ehdasse Sanat para construir la cementera en Monagas. La compañía no tenía experiencia fuera del Medio Oriente cuando se suscribió el acuerdo. Personal de Cerro Azul admitió después que no contaba con una estructura adecuada en Venezuela.