• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

Desempolvan la lonchera para rendir ingresos

Hay profesionales que sí comen en restaurantes todos los días | Foto: Manuel Sardá

Hay profesionales que sí comen en restaurantes todos los días | Foto: Manuel Sardá

En días laborables trabajadores van a ferias de comida rápida un viernes al mes y con la familia sábado o domingo

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

“Tuve que desempolvar mi lonchera de quinto grado para llevarme la comida a la universidad. Los dos primeros años de la carrera podía almorzar en la feria, ahora no”, dijo Andrea Orellana, estudiante de Comunicación Social en la Universidad Católica Andrés Bello.

Su compañero de estudios, Hans Jordan, presume que compró en Estados Unidos “lo último” en recipientes que, además de liviano, tiene compartimientos con sus potes para el desayuno y el almuerzo. Gladis Hernández, secretaria ejecutiva de una empresa, señaló que “llevar la comida preparada desde la casa es una gran ayuda para llegar con cierta holgura al fin de quincena”.

La escena común en el Metro, carritos por puesto y vehículos particulares es ver cada vez más a hombres, mujeres, adolescentes y niños con una lonchera. “No se trata de una moda sino de una necesidad porque comer todos los días en un restaurante e, incluso, en la cantina escolar se ha vuelto prohibitivo por los precios”, ironizó Hernández.

Menús ejecutivos

El impacto económico de dejar de comer en la calle a llevar la lonchera se hace sentir en los locales de venta de comida. Dueños de restaurantes, que pidieron no mencionar sus nombres, informaron que la oferta del menú ejecutivo ha ayudado a compensar las finanzas.

Los menús incluyen sopa, seco (carne, pollo), postre y café a precios que van entre 120 y 200 bolívares por persona. Así equilibran la menor afluencia de lunes a jueves de los clientes con los picos de viernes a domingo.

Otros locales presentan un bufé a 120 y 150 bolívares. “Los clientes han aceptado muy bien la iniciativa”, contó un empleado, que también solicitó no citar su nombre, del restaurante Metro Landia.

“El menú ejecutivo solo es para los viernes y una vez al mes para salir de la oficina y compartir un rato con los compañeros de trabajo”, expresó Raiza Correa, empleada bancaria, mientras pagaba en la caja de un local de comida rápida.

José Camacho, obrero de la construcción, dijo: “Vengo a Arturo's de vez en cuando. Si hay comedor almuerzo en la obra, si no llevo mi comida”. Camacho y Correa destacaron que almorzar en el trabajo significa ahorrar para “ir a comer los fines de semana con la familia”.

Comensales de las ferias del City Market (Sabana Grande) y el Sambil (Chacao) dijeron que no van a diario. “Es caro y no hay presupuesto familiar que aguante”, añadió Alexander Fernández, instructor de artes marciales.

Pero hay profesionales que sí comen en restaurantes todos los días. El abogado Manuel de Jesús Bastidas explicó que por su trabajo come en la calle y aunque cuenta con ingresos, “le pega gastar 3.800 bolívares mensuales”.

Un ingeniero de una empresa consultora, que prefirió no decir su nombre, almuerza en restaurantes de lujo, pero “no todo el mundo puede pagar esos precios”. El valor del menú ejecutivo ofrecido en Internet por restaurantes de carne es de 200-400 bolívares, mientras que los de comida italiana y española 290 y 370, y la china y japonesa entre 170, 300 y 340 bolívares.

Estirar los reales con el “resuelve”

Los puestos de hamburguesas, sándwich y shawarmas son la opción para los trabajadores cuya actividad les impide llevar la comida o no les da tiempo preparar el almuerzo en casa. “La mayoría de los mototaxistas se va por el ‘resuelve’”, dijo Danny Noguera.

Agregó que gasta 500 bolívares semanales, pero “buscando restaurantes económicos con menú ejecutivo a 80 bolívares sopa, seco y jugo”. José Castellanos, también mototaxista, contó que a veces compra el combo (bistec, lumpia y arroz/chop suey) a 100 bolívares en los locales chinos.

En el carrito del perrocalentero, una hamburguesa, choripán, chuletón y pepito cuesta 60-70 bolívares y 20 el refresco. Otro “resuelve” es el shawarma de pollo y carne a 50-60 bolívares la unidad y a 70-80 bolívares con té o refresco, además de las panaderías con cachitos y minilunch a 30 bolívares y sándwich (de canilla y media) en 50 y 80 bolívares con un solo relleno y sin bebida.