• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

Desempleo en América Latina podría bajar al 6,2 % en 2013, según Cepal y OIT

La tasa que estiman ambas organizaciones supone un mínimo histórico en la región y un leve descenso respecto del desempleo de 2012, que fue del 6,4 %, indicaron en el documento "Coyuntura laboral de América Latina y el Caribe"

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El desempleo en América Latina y el Caribe bajó durante el primer semestre de 2013 hasta el 6,6 % y podría finalizar el año en el 6,2 %, según las proyecciones de la Cepal y la OIT divulgadas, que también destacaron a Ecuador como el país con el índice de desocupación urbana más bajo (4,8 %).

La tasa que estiman ambas organizaciones supone un mínimo histórico en la región y un leve descenso respecto del desempleo de 2012, que fue del 6,4 %, indicaron en el documento "Coyuntura laboral de América Latina y el Caribe", difundido en Santiago.

La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) y la Organización Internacional del Trabajo (OIT) destacaron que la primera mitad de 2013 "no ha sido un periodo fácil" para la región, que ha visto cómo se frenaban la demanda y los precios de las exportaciones a raíz del bajo dinamismo de la economía mundial.

También se debilitó la demanda interna y el consumo de los hogares aumentó de manera moderada, lo que dio como resultado un crecimiento económico del 2,5 % en comparación con el primer semestre de 2012, según la Cepal.

La pérdida de dinamismo incidió también en el mercado laboral, que registró una desaceleración de la generación de empleo, especialmente del asalariado, precisa el informe.

Pese a esto, la Cepal y la OIT destacan que el frenazo en la creación de empleo no se tradujo en un aumento de la tasa de desempleo en la región porque también se atenuó el incremento de la población activa.

De hecho, la tasa de desempleo urbano registró una leve reducción interanual en el primer semestre, del 6,7 al 6,6 %, en los diez países de la región de los que existe información trimestral disponible.

Ecuador es el país de la región que cerró el primer semestre de 2013 con el desempleo urbano más bajo, con un 4,8 %, dos décimas menos que el mismo periodo del año pasado.

En Brasil también cayó, del 5,9 al 5,7 %, mientras que en Chile el desempleo se redujo cuatro décimas y terminó los primeros seis meses del presente año en el 6,2 %.

El desempleo retrocedió también en Perú (6,1 %), Venezuela (8,1 %), Paraguay (8,2 %) y Colombia (11,6 %).

En Argentina, México y Uruguay, en tanto, el desempleo en el primer semestre aumentó, aunque lo hizo a tasas muy moderadas que en ningún caso superaron las cinco décimas.

Argentina subió del 7,2 % en la primera mitad del año pasado al 7,6 % en 2013; México del 5,8 al 5,9 % y Uruguay del 6,7 al 7,1 %, según los datos del informe de la Cepal y la OIT.

En cuanto a los países caribeños, el documento muestra datos parciales que no permiten entregar cifras semestrales.

Jamaica es el que permite una aproximación más acurada, con un aumento del desempleo superior al 1 %, hasta el 15,4 %, con cifras entre enero y abril de 2013.

El informe permite apreciar también que se sigue reduciendo la brecha entre hombres y mujeres en la participación laboral, ocupación y desempleo, aunque la situación varía mucho entre los países.

La Cepal y la OIT consideran que los países de América Latina y el Caribe necesitan reforzar la inversión y la productividad para afrontar con buen pie las dificultades de la crisis económica internacional.

Para cumplir este objetivo, se requiere una fuerza laboral "con habilidades, competencias y conocimientos que se ajusten a la demanda de las empresas", lo que exige a la vez una buena red de sistemas de formación profesional y capacitación en la región, destaca el documento.

La mayor variedad de la demanda, relacionada con una diversificación de la estructura productiva y las necesidades de formación de la población diferenciadas en muchos países, ha diversificado también la oferta de capacitación.

Según el estudio, uno de los grandes retos de los sistemas nacionales de formación profesional es su contribución a la reducción de las desigualdades que caracterizan los mercados laborales de los países latinoamericanos.

"Para conseguir ese objetivo es importante que estos sistemas se integren con otros instrumentos de las políticas del mercado de trabajo y que se desarrollen ofertas efectivas para fomentar la inserción laboral productiva de grupos que actualmente enfrentan obstáculos para lograrlo", señala el documento.