• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

Desayunos han aumentado hasta 60% por escasez de insumos

Los precios de las empanadas van desde 12 hasta 25 bolívares / LEONARDO GUZMAN

Los precios de las empanadas van desde 12 hasta 25 bolívares / LEONARDO GUZMAN

Las fallas en productos básicos han obligado a los comerciantes a comprar con sobreprecio lo necesario para mantener el negocio

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Hasta 60% han subido los precios de los desayunos en la calle. Los insumos para preparar empanadas, cachitos o arepas son cada vez más difíciles de encontrar y obliga a los comerciantes a buscarlos en la economía informal, donde se consigue con sobreprecio, costo que se traslada al consumidor.

A comienzos de año una arepa estaba entre 25 y 39 bolívares, pero ahora algunos locales la venden entre 42 y 65 bolívares, lo que incluye el aumento decretado para la harina de maíz precocida y el pan de trigo.

Las empanadas se consiguen entre 12 y 15 bolívares, dependiendo de la zona en Caracas.

El consumidor José Rodolfo Sánchez dijo que en Las Mercedes están en 25 bolívares.

En promedio, hasta mediados de febrero valían 10 bolívares. Las papas rellenas y los pastelitos suben a la par de las empanadas.

Quienes comen fuera de casa suelen acompañar el desayuno con un café. El vaso pequeño está entre 6 y 10 bolívares y el grande entre 12 y 20 bolívares.

Otras opciones. Un cachito con jamón se vende en 20 bolívares: el año pasado costaba 15 bolívares, un incremento de 33%. En cuanto a bebidas, los jugos se expenden entre 8 y 30 bolívares, la diferencia está en la marca y la elaboración.

Un desayuno criollo cuesta entre 70 y 90 bolívares: incluye un par de arepas, jamón y queso rayado, y una ración de perico. Se acompaña con jugo o café.

Iris Rangel, también consumidora, criticó la variación de precios tan marcada durante el año. Come unas cuatro veces a la semana en la calle y cada día gasta cerca de 50 bolívares, cuando el año pasado destinaba 35 bolívares.

Con sobreprecio. Mientras atendía su negocio en Los Palos Grandes, Astrid Briones, aseguró que ya es imposible vender empanadas a 12 bolívares. "Hay una gran escasez de harina, azúcar, carne, pollo y aceite. Al final se consiguen con sobreprecio y eso limita el margen de ganancia".

El negocio es nuevo. Abrió en junio, pero con la escasez ha encontrado limitaciones para mantenerse. Al lado, otro establecimiento que vendía desayunos migró al negocio de las pizzas. La comerciante explicó que durante un tiempo se sostuvieron con bebidas como jugo o café. "Hacer empanadas no daba. Solía ser un buen negocio, pero ya no es rentable".

El sobreprecio es lo peor que existe, aseveró un comerciante en una arepera, pero deben cumplir con el consumidor, el aumento a los trabajadores, alquileres e impuestos.

"Se sufre para conseguir la harina y la mayonesa, al final se encuentra, pero las ganancias son bajas. Apenas dan para mantenerse", afirmó una comerciante de Los Cortijos.

Otro local en la Candelaria, que lleva 20 años en la parroquia, también reporta problemas con la materia prima que pagan con sobreprecio, lo cual influye en las ventas y los márgenes de ganancia. "Todos los demás productos ayudan. Los que más dan son los preparados acá", relató el gerente.

Desabastecimiento. Mayra Sequera, gerente de una panadería en Los Palos Grandes, contó que quienes acuden al local suelen desayunar con un café, pero desde hace semanas afrontan problemas con la leche. "Antes dejaban 10 cajas y esta semana sólo 6 litros. Eso no rinde ni para la mitad de la producción, a las 10:00 am ya no hay".

También tienen problemas con la mantequilla, el azúcar y la harina, aunque no es tan marcado. "Las panaderías vecinas han optado por ayudarse entre sí, intercambian materiales para continuar con la producción".