• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

Dependencia petrolera obligará a diversificar exportaciones

Balancín de petróleo | Archivo El Nacional

Balancín de petróleo | Archivo El Nacional

El desafío de la nueva gestión del presidente Hugo Chávez es frenar el alza de la inflación

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El nuevo gobierno del presidente Hugo Chávez, que asume las riendas para el próximo sexenio, se encuentra con una economía más dependiente del petróleo que hace 14 años: 93,6% de las divisas que entran al país por la exportación de bienes y servicios proviene directamente de las ventas al exterior de hidrocarburos líquidos, según las cifras del Banco Central de Venezuela al cierre el primer semestre de 2012. En 1998, el petróleo aportó mínimo 64,27% de los ingresos en moneda extranjera. 

El cambio se debe, en buena medida, al repunte que han tenido los precios del crudo de manera sostenida principalmente a partir de 2004, aunque hubo una caída brusca en la segunda mitad de 2008. 

La reducción en el peso de la economía no petrolera ha tenido que ver también con el descenso de las exportaciones no tradicionales, que perdieron el empuje que tuvieron en la década de los noventa y en buena parte de la mitad del gobierno del presidente Hugo Chávez. 

"Es verdad que antes Venezuela era menos dependiente del petróleo, pero eso era porque se vendía a 7 dólares el barril y la regalía que se cobraba era de 1%. Muchas de las empresas filiales de Pdvsa en el exterior no estaban obligadas a pagar dividendos a la casa matriz en términos relativos al petróleo", dice el economista Víctor Álvarez, investigador del Centro Internacional Miranda. 

Advierte que existe "una caída en el ingreso en divisas no tradicionales", que se ha agravado en los últimos 7 años. 

En 2005 las exportaciones de bienes y servicios no vinculados al petróleo y pertenecientes al sector privado alcanzaron su máximo histórico de 6,5 millardos de dólares, de acuerdo con el Banco Central de Venezuela. Al cierre de 2011, estos indicadores registran una merma superior a 52% a la que tuvieron hace 6 años, es decir, están a menos de la mitad, al pasar a 3,1 millardos de dólares. 

"La dependencia petrolera es más alta porque la estructura fiscal se ha expandido a un ritmo mucho mayor que el incremento en los precios del crudo", señala Asdrúbal Oliveros, director de la firma de consultoría Ecoanalítica. 

Álvarez y Oliveros coinciden en la pérdida de competitividad que ocasiona sobre las exportaciones el mantenimiento de un tipo de cambio del bolívar frente al dólar por tanto tiempo, sin tomar en cuenta el alza de la inflación anual. 

Repunte de precios. Las estadísticas del Banco Central con respecto a la inflación datan de 1951 e indican que ésta fue de un dígito anual hasta mediados de los años setenta. Se trata de un problema que no ha podido ser resuelto en casi 35 años. 

En ese tiempo se han registrado ligeras disminuciones, incluyendo la gestión de Chávez entre los años 2000 y 2001, cuando había libertad cambiaria y no existía control de precios. 

Sin embargo, estaba la tendencia del Banco Central de Venezuela a intervenir el mercado fuertemente para mantener estable la paridad. 

Hasta el cierre de septiembre pasado la inflación da muestras de desaceleración, al situarse en 18% anualizada, pero continúa como una de las tasas más elevadas no sólo en América Latina, sino también del mundo. Las perspectivas de que siga bajando no están claras para el próximo año, de acuerdo con los pronósticos del Fondo Monetario Internacional. 

Unido al alza de los precios está la tasa de cambio que, desde 2010, permanece en 4,30 bolívares por dólar, y el mantenimiento del control cambiario, cuyo desmontaje a corto plazo no figuró en ninguna de las ofertas electorales. 

La paridad muestra una apreciación que no baja de 40%, según datos de organismos como la Comisión Económica para América Latina y el Caribe. De allí que expertos consideren probable que a partir de enero, o quizás antes, pueda concretarse una devaluación que coloque el cambio oficial en 6 bolívares por dólar. 

Otros problemas. No menor a la dependencia petrolera es la carga que afronta la economía venezolana con relación a la creciente deuda pública externa, la contratada directamente por el Gobierno a través del Ministerio de Planificación y Finanzas y la suscrita por empresas públicas sobre todo Petróleos de Venezuela- y organismos financieros del Estado como el Banco de Desarrollo Económico y Social de Venezuela. 

El endeudamiento externo arroja un saldo récord de 110,5 millardos de dólares al cierre del primer semestre de 2012, un crecimiento de 177% con respecto al que encontró Hugo Chávez cuando asumió la Presidencia de la República por primera vez, hace 14 años. 

El crecimiento obedece a los compromisos asumidos por el despacho de las finanzas públicas que presenta un saldo de 32,6 millardos de dólares. 

También están las obligaciones contraídas por Petróleos de Venezuela que, a junio de 2012 acumulan 34,5 millardos de dólares. En 1998, las deudas del sector petrolero incluidas las que corresponden a la empresa y las pertenecientes a empresas privadas que participaban en esta actividad- sumaban 7,2 millardos de dólares. 

Pero el mayor incremento lo registra el Bandes debido a los créditos otorgados por el Banco de Desarrollo de China que se pagan con el suministro de crudo y combustibles, cuyo saldo está en 20,4 millardos de dólares al 30 de junio de este año.