• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

Cuestionan compra y venta de filiales en el exterior

Rechazaron la poca transparencia que hay en los documentos oficiales sobre las negociaciones de Pdvsa

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Con la reciente venta de la Petrolera Cono Sud, sucursal de Pdvsa en Argentina, quedó demostrado una vez más que en las negociaciones que ha llevado a cabo la estatal con sus filiales en el exterior en la última década, priva el interés político, en lugar del económico, coinciden especialistas.

“Pdvsa dejó de hacer inversiones con sentido económico, para hacerlo con sentido geopolítico. Hizo inversiones en los países que tenían gobernantes con los que compartía la misma tendencia política y eso trajo un costo altísimo, que estamos pagando ahora con la caída de los precios del petróleo”, aseguró el economista y analista petrolero José Toro Hardy.

Recordó que además de comprar la filial argentina, que reportaba pérdidas de 880.000 dólares al mes, la estatal también adquirió por interés político en 2006 la mitad de la refinería Camilo Cienfuegos en Cuba, con una capacidad promedio de refinación de 54.000 barriles de petróleo por día. Y ese mismo año acordó adquirir 49% de la refinería Petrojam Limited, en Jamaica, donde se procesan 21.000 barriles diarios, según la memoria y cuenta de Pdvsa de 2015. 
Toro Hardy calificó negativamente esas negociaciones, así como la venta que se hizo en 2010 de 4 refinerías en Alemania, con una capacidad conjunta de refinación de 1,04 millones de barriles al día. “Ocurrió igual con 4 refinerías que tenía Pdvsa en Estados Unidos. Se vendieron y a cambio nos metimos en una en Cuba, que nos cuesta mucho subsidiar”, agregó.

El economista y profesor universitario Luis Oliveros indicó que en Pdvsa es necesario hacer una reingeniería para precisar cuáles activos vale la pena conservar y cuáles no. “Pero esa reingeniería tiene que hacerse de manera pragmática. En este momento no vale la pena vender esos activos en el exterior porque el precio que se obtendría por ellos es muy bajo. Sería una pérdida más de dinero”.

El año pasado, añadió, la estatal quiso vender Citgo, la principal filial en Estados Unidos, pero en lugar de salir de ella la endeudó porque lo que podían recibir era muy poco. Con préstamos y la emisión de bonos reunió 2,5 millardos de dólares. “Se dieron cuenta de que no valía la pena venderla. Ahora están usando a Citgo como garantía para operaciones financieras”.

Rechazaron la poca transparencia que hay en los documentos oficiales sobre las negociaciones de Pdvsa.