• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

Corpoelec carece de apoyo del gobierno para sus operaciones

En abril y octubre la Corporación Eléctrica Nacional fue intervenida mediante dos decretos | Foto: María Iguarán

Corpoelec | Foto: María Iguarán

La firma evaluadora de riesgos Fitch redujo de B+ a B la calificación de los títulos de deuda que tiene la Corporación Eléctrica Nacional, que pasaron a formar parte de sus pasivos en 2007 cuando algunas de sus filiales como la Electricidad de Caracas fueron estatizadas

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La Corporación Eléctrica Nacional aún mantiene títulos de deuda que fueron contratados por algunas de sus filiales, como la Electricidad de Caracas, y que luego de la estatización pasaron a formar parte de sus pasivos y sobre los cuales persiste el riesgo de incumplimiento de pago tanto por las condiciones financieras de la empresa como por la situación económica de Venezuela.

La agencia evaluadora de riesgos Fitch redujo de B+ a B, manteniendo la perspectiva negativa, la calificación de la deuda de Corpoelec, asumiendo que se trata de una obligación sobre la cual hay la posibilidad de incumplimientos de pago.  

“La rebaja obedece a una disminución de la deuda soberana de Venezuela debido a la reflejada inestabilidad macroeconómica y los retrasos en la ejecución de políticas para hacer frente a la creciente inflación, las distorsiones en el mercado de divisas y el deterioro de las cuentas externas de Venezuela”, indica Fitch en su informe.

Al referirse al caso específico de Corpoelec, menciona que se trata de una empresa pública desde hace casi siete años y sus vínculos operativos y financieros responden a medidas del Estado venezolano. “El único accionista de la compañía es el Ministerio de Energía Eléctrica, que tiene un mandato público para operar en el país de acuerdo con sus directrices de planificación. En gran medida depende de las transferencias del sector público y subvenciones para la sostenibilidad de sus operaciones”, se señala en el informe. “La calificación negativa obedece a la falta de apoyo gubernamental necesario para que Corpoelec lleve adelante sus operaciones, alcance su solvencia financiera y cubra sus inversiones”, añade.

Indica que además depende del subsidio que le otorga Petróleos de Venezuela en el suministro de combustible para la operación de las plantas térmicas, y que sus fuentes de financiamiento básicamente provienen de las transferencias del Fondo de Desarrollo Nacional, Fondo Miranda, Pdvsa y los préstamos otorgados por el Banco de Desarrollo de China.

Advierte que el rezago tarifario desde 2002 determina que a la corporación le resulta inviable depender de sus ingresos propios para cubrir sus gastos e inversiones.