• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

Controles, deuda y déficit fiscal limitarán crecimiento en 2013

Economistas advierten que los ajustes son insuficientes para garantizar el incremento del PIB

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El Gobierno cerró 2012 con el anuncio de que la economía creció 5,5%, según datos preliminares que maneja el Banco Central de Venezuela, y la promesa de que 2013 será mejor. Especialistas advierten, sin embargo, que los desequilibrios existentes limitan las posibilidades de crecimiento del producto interno bruto durante este año.

El problema es que en el gobierno del presidente Hugo Chávez se han tomado una serie de medidas, desde el control de cambio hasta las expropiaciones, que han distorsionado el funcionamiento de la economía nacional y han acentuado la dependencia de la renta petrolera (provee 95% de las divisas que entra al país).

Los desequilibrios macroeconómicos se agudizaron en los últimos dos años porque, para garantizar la reelección de Chávez en los comicios del 7 de octubre de 2012, el Gobierno ejecutó una política de incremento del gasto público y endeudamiento masivo que llevó el déficit fiscal a un nivel superior a 15% del PIB.

Por eso en 2013 será necesario hacer ajustes que tendrán consecuencias negativas en los principales indicadores. “Difícilmente se pueden postergar, a menos que los precios del petróleo crezcan de manera exponencial y salven otra vez al Gobierno”, advierte el economista Humberto García Larralde, profesor de la Universidad Central de Venezuela.

“Medidas como la devaluación, que es el ajuste más importante, se tienen que dar tarde o temprano”, señala el economista Francisco Ibarra, socio de Econométrica. La firma calcula que el tipo de cambio aumentará entre 40% y 50%, lo que frenará la tendencia creciente que tiene el PIB desde 2010 y presionará la inflación hacia arriba.

Ibarra agrega que mantener la paridad cambiaria anclada en 4,3 bolívares por dólar no es una opción. “Evadir el ajuste creará un problema de caja: no hay divisas para seguir importando al ritmo actual. La consecuencia será el desabastecimiento, que es políticamente más costoso. Pueden postergar la devaluación, pero no mucho más allá del primer trimestre”.

Más que devaluar. Al efecto recesivo que tendrá la devaluación hay que sumar el impacto negativo de la reducción de las erogaciones del sector público. “A pesar de que el ajuste cambiario proveerá más bolívares por cada petrodólar, el Gobierno no podrá mantener los niveles de gasto de los últimos años”, afirma García Larralde.

El profesor de la UCV recuerda que las erogaciones públicas han sido el principal motor del crecimiento económico en los últimos años y que no hay nada que pueda sustituirlas en el futuro inmediato. “La producción petrolera no tiene muchas posibilidades de incrementarse y el sector privado está muy golpeado”.

García Larralde indica, además, que el recorte del gasto público (que en su opinión afectará en principio a gobernaciones y universidades autónomas) no sólo tendrá consecuencias económicas, sino también sociales. “Desatará una creciente conflictividad que será más difícil de manejar si el presidente Chávez sigue ausente por su enfermedad”.

Ibarra señala que otras medidas que el Gobierno puede tomar para reducir el déficit fiscal, como aumentar la gasolina o crear más impuestos, también se convertirán en obstáculos para el crecimiento del producto interno bruto en 2013. “En el mejor de los casos, será un año de crecimiento económico muy pequeño”.

El socio de Econométrica aclara que los ajustes permitirán reducir los desequilibrios, pero no los eliminarán. “Los desbalances están presionando a la economía venezolana por todos los frentes. Se necesitan medidas que estén orientadas hacia el incentivo de la inversión privada y a hacer que el país sea más productivo”.