• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

Consumo de leche de leche cayó 11,9%

Manuel Cipriano Heredia / Unión Radio

Manuel Cipriano Heredia / Unión Radio

Las cifras de Fedenaga indican que la ingesta anual en Venezuela alcanzó 70 litros por habitante al cierre de 2011

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El presidente de la Federación Nacional de Ganaderos, Manuel Cipriano Heredia, basado en cifras de importación del Banco Central de Venezuela y en las estadísticas de la Cámara Venezolana de la Industria Láctea, así como las que lleva la federación, advirtió que la ingesta de leche en el país, lejos de haberse incrementado, como señalan algunos sectores, ha caído en 11,9% entre 1998 y 2011.

Aun cuando las cifras indican un ligero incremento en la producción y en las importaciones en ese período –con algunas variaciones–, al dividir esos montos entre el número de habitantes (que ha crecido) se constata que el venezolano consume menos leche.

Las estadísticas combinadas de Cavilac y Fedenaga señalan que para 1998 en Venezuela se producían 1.410 millones de litros de leche de vaca y se importaban 160 millones, lo que al ser dividido entre el número de venezolanos de aquel momento indica un consumo promedio de 84 litros por persona al año.

Para el cierre de 2011, la producción interna se había elevado a 1.560 millones de litros y las importaciones llegaron a 310 millones de litros equivalente, ya que las importaciones son esencialmente de leche en polvo. “Pero al dividir la sumatoria de la producción interna más las importaciones, entre el número de habitantes encontramos que la ingesta está en un promedio de 70 litros por persona al año, valga decir, una caída de 11,9%, prácticamente 12% al imputársele el margen de error”, afirmó.

Aseguró el presidente de Fedenaga que con una mejor política dirigida al sector pecuario nacional esta tendencia puede revertirse. “Sólo estamos solicitando seguridad personal, patrimonial y, sobre todo, jurídica, que nos permita planificar y trabajar sin sobresaltos; que haya créditos de largo plazo, que nos permita mejorar la genética del rebaño, optimizar los pastizales, ejecutar campañas zoosanitarias e introducir modernas tecnologías sobre manejo del rebaño; e, igualmente, requerimos precios justos tanto para el productor como para el consumidor”.

“Esto es necesario, no sólo para mejorar la producción y el consumo de leche –indispensable para la formación y preservación del sistema óseo, así como de uñas y dientes–; sino que ayudará a mejorar nuestra capacidad competitiva ante las naciones del Mercado Común del Sur y a que nuestra ganadería no desaparezca, lo cual sería grave para el empleo rural y para nuestra soberanía, ya que desaparecerían los asentamientos humanos en apartadas zonas de la geografía venezolana”, dijo Heredia.