• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

Consumidores hacen cola para comprar televisores

Después de la 1:00 de la tarde se agotaron los televisores | Foto Henry Delgado

Después de la 1:00 de la tarde se agotaron los televisores | Foto Henry Delgado

Los clientes se organizaron  por orden de llegada para adquirir electrodomésticos en la tienda Pablo Electrónica 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La cola de más de una cuadra para entrar a Pablo Electrónica en la parroquia Candelaria de Caracas fluía ordenadamente sin obstaculizar el tránsito de vehículos y peatones. “Nosotros nos organizamos desde que la tienda inició la venta de televisores el jueves a partir de la 1:30 de la tarde”, contó Nivea Godoy.

Orlando Grau, jefe de seguridad del establecimiento comercial, dijo que la noticia sobre la llegada de mercancía se corrió rápidamente. Agregó que en el lote hay neveras, congeladores, microondas, lavadoras, secadoras, campanas de cocina y televisores, que son los más requeridos por su tamaño (32 pulgadas) y precio de 10.220 bolívares. De 1.000 televisores que recibieron solo venden uno por persona.

Una joven de franela azul, que solicitó no citar su nombre, se encargó de recorrer la cola y anotar en una hoja de papel el nombre, apellido y cédula de identidad de los interesados en una columna y en la otra el número correspondiente por orden de llegada. “Al comprador se le entrega otro papel con el número que le toca”.

Godoy, que viene desde Catia, señaló que comprará un televisor debido a que en diciembre no pudo hacerlo porque se agotaron. En igual situación estaba Gladis Prato, procedente de Sabana Grande, cuyo aparato se dañó sin posibilidad de arreglo.

Para Karina Fernández, estudiante de la Universidad Católica de San Cristóbal, “fue una suerte” la llegada de la mercancía porque pudo adquirir el televisor sin los trámites exigidos en los comercios de la capital del estado Táchira, donde el comprador debe presentar la carta de residencia en cumplimiento de la normativa del gobierno de la entidad contra el contrabando.

Después de la 1:00 de la tarde se agotaron los televisores, pero seguía la incorporación de consumidores que exigieron les atendieran a las puertas de la tienda. Dado que los ánimos se exaltaban, intervino la Guardia del Pueblo y el problema no pasó a más.