• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

Consumidores cambian carne de res por costilla y bofe

Vendía carne de burro en carnicerías de Pavia | Foto: El Impulso

Nueve de cada diez consumidores paga con tarjeta de crédito | Foto: El Impulso

El presidente de Fedenaga aseguró que se está produciendo 31% de la carne que se consume y 35% de la leche

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Incluir carne de res en la dieta semanal para algunas familias no pasa de ser un anhelo.Luis Tineo, corredor de seguros, dijo que de consumir carne tres veces a la semana ahora lo hace solo una vez al mes. “Como solo monte, las proteínas están fuera de mi presupuesto”, afirmó Mónica Pulido, ama de casa.

¿La razón? El kilo del corte de primera subió de entre 1.800 y 2.150 bolívares, que costaba en marzo, a entre 2.900 y 3.600 bolívares, la semana pasada, lo que equivale a un alza de 61% y 66,6%, respectivamente. Los carniceros del mercado de Quinta Crespo afirmaron que por el alza del precio de la carne, los consumidores están optando por comprar costilla, bofe y panza, que son los cortes más económicos.

“La costilla la compran para preparar sopa porque cuesta 1.700 bolívares el kilo, la panza para cocinar mondongo porque vale 1.400 bolívares el kilo y el bofe para hacerlo guisado porque tiene un precio de 600 bolívares”, refirió uno de los carniceros.

Otros carniceros señalaron que durante los casi cuatro meses que van de este año no les ha llegado la carne regulada por el gobierno a 250 bolívares. Aseguraron que la escasez de este rubro no les ha afectado porque la demanda ha caído significativamente: venden 80% menos que el año pasado.

Dani Goncalves, encargado de una carnicería en Chacao, relató que anteriormente pedía nueve reses a la semana y ahora con cinco le es suficiente. Dijo que desde Semana Santa los proveedores le han ido subiendo el precio a la carne de res en cada pedido que despachan y los clientes se quejan por el alza.

“Antes los clientes pedían que le prepararan una pieza de carne de primera de 8 o 10 kilos y que se la dividieran en varios cortes como bistec, milanesa, guisada y molida, pero ahora apenas compran medio kilo de bistec o un kilo de molida porque cuesta 3.400 bolívares”, dijo.

Señaló que otros clientes cambiaron sus hábitos y piden la carne de segunda, como el solomo, paleta, lagarto sin hueso o falda que cuesta 3.000 bolívares y así resuelven.

Yohana Dimaio, encargada de otra carnicería ubicada también en Chacao, indicó que de 10 pedidos que despachan, 9 se los pagan con tarjeta de crédito. Explicó que dejó de aceptar el pago con plástico porque las instituciones financieras le descuentan 7,4%, pero fue contraproducente debido a que los clientes dejaron de comprar.

Merma en la producción. “Apenas estamos produciendo 31% de la carne que consumimos y algo más de 35% de la leche”, afirmó Carlos Albornoz, presidente de Fedenaga.

Señaló que la merma de carne y leche no se debe solo al ciclo de sequía, sino a fallas en el suministro de alimentos para los animales que se están muriendo de hambre, a la falta de repuestos y maquinaria y a la inseguridad en el campo.

Cifras del gremio muestran que la disminución de animales vivos en el primer trimestre de 2016 fue de 52,95%, comparado con 2015. Sin embargo, si se compara con 2014, la merma fue de 90,73%.

Según el Instituto Nacional de Salud Agrícola Integral, el rebaño nacional es de más 15 millones de animales para este año. No obstante, de acuerdo con Fedenaga difícilmente alcanza las 12 millones de cabezas.

LaCifra

90,73% disminuyó la cantidad de animales vivos el primer trimestre de 2016 en comparación con igual período de 2014.