• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

Conindustria: Producción industrial cayó a su nivel más bajo en diez años

Las industrias han tenido que parar líneas de producción por falta de insumos | Foto Archivo El Nacional

Las industrias han tenido que parar líneas de producción por falta de insumos | Foto Archivo El Nacional

Los resultados de la encuesta de coyuntura industrial del primer trimestre del año muestran un panorama nada alentador. El 41% de los consultados piensan que el segundo trimestre será "peor"

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Los resultados de la encuesta de coyuntura industrial correspondiente al primer trimestre de 2014 revelan un panorama nada alentador. La capacidad utilizada de las empresas reportada por los encuestados descendió a su menor nivel desde el tercer trimestre de 2003, al ubicarse en 48,02%. Eso significa que los niveles de producción del sector manufacturero están por debajo del 50% por primera vez en más de 10 años, informó Conindustria en nota de prensa.


"Que los niveles de producción del sector manufacturero estén por debajo del 50% tiene que ver con los problemas que ha venido señalando insistentemente y durante meses la directiva de la Confederación Venezolana de Industriales (Conindustria). La encuesta destaca que la poca disponibilidad de materias primas es hoy en día el principal obstáculo para el aumento de la producción, seguido por la incertidumbre jurídica y la falta de divisas", explican en el texto.


Asimismo, destacan un "marcado deterioro" de casi todas las variables relacionadas con el quehacer industrial: cartera de pedidos, ventas, inventarios, producción y empleo.

"Solo hay respuestas positivas en cuanto a las perspectivas de las exportaciones para el próximo trimestre, aunque de solo el 5% de la muestra".


En cuanto a las ventas, 64% de los consultados asegura que disminuyeron. Al discriminar por sector se encuentra que 47% de las empresas fabricantes de alimentos asegura que las ventas cayeron; lo mismo ocurre con 56% de la industria textil; 47% de las empresas químicas; 58% del sector madera; 69% de productos metálicos; 75% de minerales no metálicos; 91% de metálicas básicas y 94% del sector papel.


Otro dato inquietante es que 33% de las grandes empresas advierte que no invertirá este año; lo mismo sucede con 48% de la mediana y 67% de la pequeña industria. "Es decir, como ya ocurre desde hace varios años, se limitarán a realizar las inversiones que permitan mantener operativas a las empresas. Y esto tiene que ver con que el 41% de los encuestados estiman que el segundo trimestre del año será peor", señalan con preocupación.


Ante este panorama, el presidente de la Confederación Venezolana de Industriales (Conindustria), Eduardo Garmendia, considera que es necesario que las autoridades analicen tales resultados,  por cuanto la fuerte caída en los niveles de producción se refleja en la escasez de todo tipo de bienes y servicios, situación que está afectando seriamente el nivel de vida de los consumidores. De igual forma,  la falta de inversión impide que el sector se expanda y que la oferta de bienes sea menos dependiente de las importaciones.


Garmendia manifestó que la gran preocupación de los industriales venezolanos es que no se vislumbran soluciones a los problemas que afectan a la producción interna. Si bien reconoció que en la Conferencia Económica por la Paz se han planteado los puntos críticos del sector, hasta el momento solo se han materializado medidas muy "coyunturales", como es la de agilizar algunos trámites de importación.

 Insistió es que es "indispensable y urgente" que el gobierno aplique correctivos en materias fundamentales como son la rectificación de la política económica de manera de generar confianza en las empresas e impulsar la inversión; aprobar el pago de la deuda contraída con los proveedores internacionales; garantizar el suministro de materia prima por parte de las empresas estatales y ofrecer servicios públicos de calidad.

Atribuyó la crisis económica que vive el país a la "destrucción y desmantelamiento de la industria privada".  “Se ha producido un proceso de desindustrialización del país. Si esto no se corrige, se profundizará la caída de la producción, la escasez y el desempleo”, asegura. 

Garmendia reiteró que la industria venezolana es parte de la solución, tanto para producir localmente los productos terminados que requieren los consumidores y sustituir importaciones, como para ahorrar y generar divisas. Sentenció que “un país es tan fuerte como la cantidad de industrias que tiene. Por eso es que urge que se inicie un proceso de rescate de la producción nacional".