• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

Comunas restarán Bs 2,9 millardos del presupuesto de las alcaldías

Las asignaciones a las comunas carecen de control y no siempre se traducen en beneficios para la población | Foto: Ernesto Morgado

Las asignaciones a las comunas carecen de control y no siempre se traducen en beneficios para la población | Foto: Ernesto Morgado

Los municipios con poca capacidad impositiva se verán más afectados, aseguran expertos

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Cuando las organizaciones de base del poder popular (consejos comunales, salas de batalla) fueron incluidas en la repartición de los recursos del FCI, Fondo de Compensación Interterritorial, alcaldías y gobernaciones vieron mermar sus ingresos. De acuerdo con lo previsto antes de 2006, por la Ley del Fondo Intergubernamental para la Descentralización, predecesor del FCI,  las alcaldías recibían 40% y las gobernaciones 60% de los recursos. Sin embargo, una de las modificaciones de  la legislación, que estableció la incorporación del poder popular, alteró la participación y los municipios pasaron a recibir 28% y las organizaciones populares 30%.

Si lo correspondiente al Fondo de Compensación Interterritorial para 2014, 28,6 millardos de bolívares, se repartiera de la manera anterior los alcaldes electos administrarían 2,9 millardos de bolívares adicionales, es decir, 11 millardos de bolívares para repartir entre 335 alcaldías.

El año próximo, a los gobiernos locales irán 8,1 millardos, casi 7% menos que el poder popular. A estos recursos se le suma lo referido al situado constitucional, que es el aporte ordinario y proviene de los ingresos de la renta petrolera y el Seniat.

La ex directora de la Oficina Nacional de Presupuesto Moraima Padrón explicó que las alcaldías se ven menos afectadas por las asignaciones a las comunas que las gobernaciones, debido a que generan ingresos propios mediante los impuestos.

“Si hablamos de los grandes municipios, lo que reciben por situado es muy poquito en relación con lo que recaudan. Pero cuando vas a una alcaldía en Apure, que no tiene capacidad de cobrar impuestos porque su población es rural, ves que depende solamente del situado”, dijo.

Este tipo de alcaldías son 50% más pobres que hace cinco años y representan más de 90% de los municipios del país. Otro problema es que las asignaciones a los consejos comunales no siempre se traducen en beneficios para la población, indicó Padrón y agregó que los recursos que son asignados a las comunas no tienen el mismo control y se prestan a corrupción interna.

Más discrecionalidad. La Ley de Asignaciones Económicas Especiales se volvió a reformar en 2010. Quedó establecido que el Consejo Federal de Gobierno determinaría la distribución de las regalías que alimentan el Fondo de Compensación Interterritorial.

A pesar de que la proporción 42%-28%-30% quedó eliminada a partir de  2011, en los presupuestos subsiguientes no tuvo grandes modificaciones, a excepción de este año. Se observó que los aportes del fondo al fortalecimiento institucional pasaron a representar 15% de los recursos, cuando tradicionalmente es 5%, lo que disminuyó las asignaciones a los gobiernos regionales y locales y a los consejos comunales.

En 2014, la partida bajó 10 puntos porcentuales y se redujo nominalmente a la mitad. En ninguno de los dos casos se presentó una justificación.

La discrecionalidad viene también por la repartición de los recursos ordinarios a través del situado constitucional. Rosa Amelia González, profesora del Centro de Políticas Públicas del IESA, señaló que este aporte se calcula como porcentaje de los ingresos corrientes y al no tomar en cuenta el precio real del barril de petróleo –presupuestado en 60 dólares para 2014 cuando este año promedia 100 dólares– ocurre una disminución importante.

“No quiere decir que las alcaldías no reciben algo de eso después, mediante crédito adicional, pero es una entrega que se puede condicionar. El gobierno  tiene más capacidad de manejar la oportunidad y el monto”, dijo. Añadió que con las reformas se han ido cerrando las fuentes alternativas de financiamiento y ahora todo se concentra a través del FCI. “Esto ha sido un proceso progresivo de ir despojando al gobierno descentralizado de recursos”, expresó.

Padrón aseguró que el poder regional no recibe ni 5% de los recursos ordinarios generados por la renta petrolera. 

Merma tributaria

Rosa Amelia González, profesora del IESA, afirmó que la capacidad impositiva de las alcaldías grandes también ha disminuido en los últimos años debido al cierre de las empresas que se desarrollan en estas localidades. Añadió que el impuesto a las actividades económicas es la principal fuente de  ingresos de las ciudades grandes.

“Chacao, por ejemplo, registró una reducción importante en sus ingresos cuando salieron de circulación las casas de bolsa en 2010”, recordó la experta. Una fuente de la administración pública indicó que para las localidades con mayor capacidad impositiva, el situado no representa ni 20% de lo que recaudan.

Los aportes de la Ley de Asignaciones Económicas Especiales, que provienen de los tributos de las actividades mineras y de hidrocarburos, al FCI han ido disminuyendo paulatinamente. Este año inyectaron al fondo un poco más de 600 millones de bolívares –3,3%–. En 2014 no aportarán nada, pues el FCI se alimentará exclusivamente de la recaudación del IVA.