• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

Comprar antes para garantizar los precios

Las personas con planes definidos para el próximo año, como una boda, pueden aprovechar los ingresos adicionales para adquirir lo que necesitarán

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La inflación de 45,8% acumulada hasta octubre y la errada política gubernamental para afrontarla hacen que la mayoría de los economistas coincidan en una proyección para 2014: los precios seguirán aumentando de manera sostenida. Por eso, aprovechar los ingresos de fin de año para comprar productos que se necesitarán en el futuro puede resultar acertado.

La alternativa es obvia para quienes tienen planes definidos para 2014, como las parejas que van a casarse o esperan un hijo. Hay bienes asociados a esos acontecimientos que pueden ser adquiridos con antelación. Incluso es posible pagar por cuotas algunos servicios, aunque siempre se corre el riesgo de que el precio final se incremente.

Los jóvenes que se graduarán el próximo año también pueden aprovechar para comprar lo que necesitarán y que pueden encarecerse en los próximos meses. La idea de adquirir bienes por adelantado igualmente puede resultar útil para quienes quieren remodelar su hogar (baño, cocina) o equiparlo (electrodomésticos, muebles).

El economista Domingo Sifontes, profesor de la Universidad de Carabobo, cree que anticipar algunas compras es buena idea, aunque aclara que la prioridad siempre debe ser invertir en algo productivo. “Si bien es cierto que en Venezuela no se puede ahorrar porque las tasas de interés están por debajo de la inflación, la idea no es gastar en cualquier cosa”.

El primer criterio que se debe tomar en cuenta para adquirir productos por adelantado es que realmente sea algo que necesitará en el futuro. El segundo es la disponibilidad de dinero. “Hay que calcular los ingresos, determinar cuánto se puede destinar a esos gastos y establecer una lista de prioridades”, agrega Sifontes.

También es recomendable comparar precios, si las circunstancias lo permiten. “Lo ideal es visitar varios establecimientos para ver donde puede salir más barato lo que se busca, pero sin que pase mucho tiempo entre la comparación y la compra, porque entonces se sufrirán las consecuencias de la inflación”, advierte el economista.

Agrega que el uso de tarjetas de crédito para adelantar estas compras puede ser una buena estrategia, pero siempre que se esté seguro de que tendrá la capacidad de pago suficiente para asumir las cuotas mensuales. “De nada sirve usarla si después no podrás pagarla”.

 El embarazo

Las parejas que esperan bebés por lo general deciden comprar por adelantado la cuna, el coche, el corral, la lencería, la ropa y algunos utensilios básicos (como teteros, esterilizador). En los últimos años muchos han aprovechado el cupo de Cadivi para adquirirlos por Internet o viajar a otros países a comprarlos. Un caso aparte son los pañales. En el pasado no estaban en la lista de productos que se adquirían antes del parto, sobre todo por la posibilidad de que la marca escogida no le hiciera bien al bebé, pero la situación de escasez en el país ha obligado a añadirlos.


El matrimonio

Las bodas son ceremonias que se planifican con antelación, así que la compra anticipada de lo que se requiere no es una novedad. Pero la inflación hace que sea una necesidad. La estrategia sirve para adquirir los anillos, los trajes, los zapatos, las tarjetas de invitación, los recuerdos para los asistentes e incluso la bebida y la torta. También para contratar servicios como el alquiler del salón de fiesta (se puede pagar en cuotas), la decoración, la fotografía y la música. Sin embargo, algunos proveedores se reservan el derecho de ajustar el precio si los costos aumentan.


La graduación

Como sucede con los matrimonios, para los actos de graduación también hay productos que se pueden comprar de manera anticipada (el anillo, el traje, la indumentaria alusiva a la promoción) y servicios que se pueden contratar con tiempo (el alquiler del salón, la fotografía, la música). La diferencia está en que la planificación no es individual sino grupal. Por eso, lo más recomendable, en el contexto inflacionario actual, es tratar de convencer a los compañeros de promoción de la necesidad de ponerse de acuerdo lo más rápido posible para evitar que los costos se encarezcan demasiado.


El hogar

La remodelación de la casa también se puede planificar. Es posible adquirir los productos (cerámica, madera, tuberías, entre otros) mucho antes de efectuar los trabajos. Pero hay que tomar en cuenta el fenómeno de la escasez, sobre todo por la posibilidad de que el material resulte insuficiente y sea necesario comprar más. En el caso del equipamiento del hogar, se adelanta la adquisición y el disfrute, pues los bienes (electrodomésticos, muebles) serán usados de inmediato. Las fiscalizaciones que realiza el gobierno al sector, sin embargo, pueden complicar esta opción.



54,3%

se han encarecido los bienes y servicios que se comercializan en el país entre octubre de 2012 y el mismo mes de 2013, según el índice nacional de precios al consumidor que elabora el Banco Central de Venezuela





ahinds@el-nacional.com