• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

Comercios limitan venta de carne hasta que llegue la regulada

En las neveras de los locales solo se consigue cochino, cuyo precio no está controlado | Foto Henry Delgado

En las neveras de los locales solo se consigue cochino, cuyo precio no está controlado | Foto Henry Delgado

El presidente de Asofrigo, Gonzalo Azuaje, dijo que la oferta del producto ha caído porque han bajado las importaciones, que cubren 62% del consumo nacional 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Las carnicerías de la avenida San Martín y de Las Fuentes, en el oeste de Caracas, no abrieron el miércoles pasado. El jueves sí subieron la santamaría, pero no tenían carne ni pollo que vender. La explicación se la ofrecían a los clientes a través de un aviso. Aseguraban que estarán sin mercancía hasta que reciban los productos con los precios regulados, establecidos en las providencias 37 y 38, publicadas por  la Superintendencia de Precios Justos a finales de febrero pasado.

En el oriente del país hacen la misma advertencia: dueños de carnicerías en Barcelona, Puerto La Cruz, Clarines y Píritu, en el estado Anzoátegui, afirmaron que no abrirán los locales mientras no les despachen carne regulada, según el diario regional El Tiempo.   

En Aragua los carniceros prefieren cerrar para evitar pérdidas, reseñó Efe. En la entidad están afectados más de 1.700 comerciantes: han sido multados, les han decomisado la carne, informó el presidente de la Asociación de Carniceros de Maracay, Marcelino Fernández.

Destacó que el gremio ha participado en mesas técnicas con el Ejecutivo y le ha planteado crear un subsidio a la carne. Agregó que de no resolver el inconveniente entre costos y precios, se verán obligados a suspender las actividades hasta que el gobierno fije posición y les dé respuestas.

Carnicerías de La California, El Marqués y La Carlota, en Caracas, tampoco tienen carne ni pollo. Algunas exhiben las neveras llenas de jamón de pierna, de espalda, de pechuga de pavo, de quesos amarillos y salchichas. Otras, también tienen carne de cochino, fresco y ahumado, que no están regulados.

“Desde hace meses no recibimos carne y pollo”, coincidieron dos trabajadores de dos redes de supermercado privadas. “Dentro de poco nos comenzarán a botar porque casi no tenemos nafa que hacer”, agregó uno de ellos.   

Solo en uno de los establecimientos visitados ayer había, además de cochino, carne y pollo. La encargada admitió, sin embargo, que la oferta era escasa y que los depósitos estaban vacíos. “Esto lo vendemos en una tarde, pero no pedimos más para no correr el riesgo de que nos acusen de acaparadores. Así estamos trabajando desde hace meses. Una vez que se nos agota la existencia hacemos otro pedido”.

Ninguna de la mercancía que exhibe, afirmó, la adquirió al precio regulado. “Los proveedores no tiene ese tipo de carne. La que ofrecen es más cara. Nosotros tenemos las facturas, en caso de que nos inspeccione algún organismo público”. Señaló que mientras el kilo de carne está controlado a 220 bolívares en la carnicería la compran hasta en 300 bolívares el kilo.

La situación se repite en el estado Carabobo. En Valencia la carne se consigue entre 450 y 550 bolívares el kilo, y la pechuga en 380 bolívares el kilo. Los productos a precios regulados también están desaparecidos de los establecimientos.

Un encargado de una carnicería de la urbanización Los Colorados, en Valencia, indicó que han tenido problema con el suministro de pollo, porque los proveedores suben los precios cada 15 días.

“La pechuga con hueso la traían a 180 bolívares, pero en poco tiempo la ofrecieron en casi 100 bolívares más”, añadió.

Esta semana un grupo de representantes de las carnicerías privadas de Valencia se reunió para analizar la situación en el descenso de las ventas. El próximo lunes prevén reunirse con la Cámara de Comercio de la ciudad.


No cubre los costos. Carlos Albornoz, presidente de la Federación Nacional de Ganaderos, refirió que la poca oferta de carne en el mercado nacional es la consecuencia de lo que ha advertido el gremio desde hace meses. “El precio no cubre los costos”, reiteró.

Además, señaló que en esta época del año históricamente la producción de carne baja. Dijo que estos meses son de sequía por lo que disminuye la cantidad de pasto, por lo que el rebaño adelgaza. “En los mataderos no reciben ganado flaco, por lo que los productores prefieren esperar a que comience la temporada de lluvias y que los animales ganen peso para comercializarlos”, explicó Albornoz.

Gonzalo Azuaje, presidente de la Asociación Nacional de Frigoríficos y Mataderos, dijo  que la oferta de carne ha disminuido porque la producción nacional no satisface la demanda y han caído las importaciones.

Datos del sector reflejan que en Venezuela se consumen 550.000 toneladas de carne de res al año, de las que 209.000 toneladas son nacionales, 38%, el resto de la demanda se satisface con carne extranjera.



Pdval con las neveras vacías
En el Pdval que está ubicado en la avenida Francisco de Miranda, en Los Cortijos de Lourdes, ayer atendían a los consumidores cuyas cédulas terminaban en 8 y 9. Quienes acudieron al establecimiento consiguieron un local abastecido de productos secos.

Cerca del mediodía había poca cola para entrar. Una vez adentro era posible adquirir leche en polvo y líquida, café, azúcar, aceite comestible, enlatados, arroz, mantequilla y toallas sanitarias, entre otros.

Sin embargo, los compradores no pudieron hacer un mercado completo. No había carne ni pollo. Las neveras estaban totalmente vacías ni siquiera tenían jamón, pechuga de pavo, quesos, salchichas ni carne de cochino.

Los compradores se lamentaban de que no hubiera carne ni pollo. Uno de ellos, que prefirió no ser identificado, afirmó que estaba buscando pollo desde Petare y no lo encontró, ni en establecimientos privados ni públicos.

En el caso del pollo se supo que la falta de alimentos para aves ocasiona que los animales pasen más tiempo de lo esperado en la granja hasta que alcancen el peso ideal para beneficiarlos.


La Cifra
11,1% subió la carne en febrero de 2015, en comparación con el mes anterior, según el último informe del Centro de Documentación y Análisis Social de la Federación Venezolana de Maestros.

El documento indica que la canasta alimentaria familiar de febrero de 2015 se situó en 19.858,07 bolívares, lo que representa un incremento de 122,1% en un año. El informe agrega que se requieren 3,5 salarios mínimos para adquirir la canasta.