• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

Comercios en Caracas trabajan a media máquina en la Semana Mayor

Locales en centros comerciales trabajan con el mínimo de personal | Foto Omar Véliz

Locales en centros comerciales trabajan con el mínimo de personal | Foto Omar Véliz

Establecimientos de centros comerciales estuvieron abiertos, pero con un mínimo de personal. En calles y avenidas muchos locales tenían la santamaría abajo, excepto negocios de alimentos y farmacias

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El impacto del decreto del Ejecutivo que declaró feriados lunes, martes y Miércoles Santo se hizo sentir en las calles y en las avenidas de la Gran Caracas, donde muchos establecimientos comerciales permanecieron cerrados ayer y los que abrieron eran atendidos solo por sus dueños.

En un recorrido por el centro, Sabana Grande, Chacao, Altamira, La Candelaria y Los Ruices se pudo constatar aceras casi completas con numerosos negocios cerrados, entre ellos perfumerías, peluquerías, mueblerías, ferreterías, electrodomésticos, tiendas de ropa, calzado y computación, y agencias de viajes. Los negocios exceptuados por el decreto, como los bancos, panaderías, pastelerías, restaurantes, luncherías, abastos, supermercados y farmacias, entre otros, atendían al público.

“Trabajaremos hasta mañana miércoles para reabrir el sábado como lo hacemos todos los años”, explicó el encargado de una panadería en La Candelaria.

“Pese a que las ventas están flojas, estos tres días y el sábado tendré abierta la zapatería, pero la atiende la familia porque le dimos estos días libres a los empleados para ahorrar costos”, dijo un comerciante en el centro de Caracas.

Un propietario de una tienda de video y películas, localizada en Chacao, narró que las ventas le han aumentado desde el viernes. “Con tantos empleados públicos y de las empresas privadas que no trabajarán en Semana Santa, ver una película en la casa es la opción más económica”, explicó. Su negocio es pequeño, familiar y sin empleados, por lo cual no es afectado por el decreto.

El dueño de un establecimiento de comida rápida, ubicado en el centro de la ciudad, dijo que pagará el extra salarial a sus trabajadores para que lo ayuden porque en estas fechas hay mucha gente que acude al negocio con motivo de la visita a los templos para los oficios religiosos de la Semana Mayor.

Tiendas abiertas. La situación del cierre masivo de los negocios en las calles y las avenidas de la Gran Caracas no se observó en los centros comerciales. La mayoría de las tiendas estaban abiertas. Los dueños y encargados de los locales precisaron que permanecerán abiertos lo que resta de la Semana Santa con el horario que fijó Corpoelec: de 12:00 m a 7:00 pm.

En una tienda de ropa interior su propietaria expresó: “No puedo cerrar tantos días, pues el negocio es el sostén de mi familia”. En esta oportunidad, ella recibió ayuda de una prima para atender a los clientes ya que dio libre la Semana Santa a los empleados porque le resultaba muy costoso pagar los feriados.

En una tienda de ropa que opera en varios centros comerciales, relataron que con la finalidad de ahorrar costos laborales la gerencia decidió dividir en tres grupos al personal repartido equitativamente durante los días feriados de la Semana Mayor.

Mediante el decreto 2276, publicado en la Gaceta Oficial número 40868, el gobierno declaró feriados Lunes, Martes y Miércoles Santo en el sector público y privado, lo cual implica para los patronos pagar doble a su personal por cada día trabajado. Tradicionalmente, durante la Semana Mayor, los días feriados son el Jueves, Viernes Santo, Sábado de Gloria y Domingo de Resurrección.

“Menos mal que los centros comerciales están abiertos. Es el único lugar más seguro para pasear en estos días y sin gastar mucho”, manifestó Clara Marcano. Aclaró que no comprará en las tiendas porque “casi toda la plata se va en adquirir la comida, pero sí puedo comprar un helado o una chuchería a los hijos”.

En los cines de los centros comerciales recorridos había cola. Varios consumidores señalaron que estaban allí para aprovechar que era lunes popular cuando los boletos son más baratos. “El gasto me descuadra el presupuesto, pero hay que sacar a los muchachos en estas vacaciones”, reveló un consumidor que pidió no mencionar su nombre.