• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

Colas absorben 16 horas laborables a la semana

Las colas se convirtieron en un negocio para unos cuantos | Foto: Omar Veliz

Las colas se convirtieron en un negocio para unos cuantos | Foto: Omar Veliz

De acuerdo con los cálculos de los propios empleadores, hacer las colas involucra hasta dos días de jornada por semana

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Los trabajadores dedican hasta 16 horas de la semana a adquirir alimentos y bienes de primera necesidad al hacer largas colas frente a los establecimientos comerciales, advirtieron expertos del sector sindical. “Las empresas se han visto precisadas a relajar el otorgamiento de los permisos para que sus empleados puedan realizar las compras”, dijo Jakelin Richter, profesora de Derecho del Trabajo de la Universidad Central de Venezuela.

La catedrática explicó que como el fenómeno data de 2014 todavía no hay estudios científicos, pero los empleadores señalan que las largas y prolongadas horas en las colas están afectando el desempeño, a lo que se suma la caída de la producción por la falta de divisas para importar insumos y materias primas.

La abogada indicó que con una hora de cola y otra para regresar al lugar de trabajo, la persona ya está utilizando 20% de una jornada diaria de ocho horas semanales de lunes a viernes. “Los mismos trabajadores, especialmente las madres de familia, se rotan y organizan para cubrir a sus compañeros el día que por número de cédula les corresponde comprar porque al comercio llegó la mercancía como papel higiénico, carne, aceite, leche, pañales o harina de maíz precocido, entre otros”, dijo.

Froilán Barrios, coordinador del Frente Autónomo de Defensa del Empleo, el Salario y el Sindicato, señaló que de acuerdo con los cálculos de los propios empleadores, hacer las colas involucra hasta dos días de jornada por semana. “Esta situación implica que la caída en la productividad de las empresas en 2015 será superior a 25% y 30% registrada el año pasado”, alertó.

Dick Guanique, también representante de Fadess, precisó que hasta hace dos semanas, muchos trabajadores del sector público han realizado la compra de productos regulados y no regulados, pero escasos, en la hora de almuerzo para tomarse media tarde para hacer la cola.

“Con la reducción de los horarios por la emergencia eléctrica en los organismos públicos, el personal dedicará ese tiempo extra a hacer cola para satisfacer las necesidades alimentaria y de otros bienes de su familia”, refirió Guanique. Coincidió con Richter y Barrios: “Las colas son un golpe muy duro a la productividad porque se reducen las horas/hombre laboradas”.