• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

Cola por toda Venezuela

En Maracay, La Victoria, Turmero y Cagua las colas son de hasta cinco cuadras | Foto: Laudelyn Sequera

En Maracay, La Victoria, Turmero y Cagua las colas son de hasta cinco cuadras | Foto: Laudelyn Sequera

Desde la madrugada los consumidores esperan a las afuera de los comercios para intentar adquirir alimentos y productos de higiene personal 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El llamado a la calma que hizo el martes el vicepresidente de Seguridad y Soberanía Alimentaria, Carlos Osorio, no fue atendido por los caraqueños. Ayer nuevamente se volcaron a las calles a hacer cola en los supermercados y cadenas de farmacias a las que llegaron productos que han presentado fallas de abastecimiento en las últimas semanas.

En los abastos Bicentenario y Pdval, así como en los comercios privados se concentró gran cantidad de clientes que eran vigilados de cerca por policías y guardias nacionales. En el Bicentenario de Palo Verde la cola daba la vuelta al centro comercial. Mientras los consumidores pasaban más de seis horas aguardando para comprar leche líquida y en polvo, papel higiénico, pollo y pernil hubo un incidente que distrajo la atención de quienes esperaban.

Tres hombres armados intentaron robar a una señora que se encontraba cerca de la cola, al lugar llegó la Policía de Sucre y subieron a los delincuentes a la patrulla, pero en un descuido los hombres se bajaron de la unidad y se fugaron.

"Así estaremos de seguros que casi robaron frente a nosotros. La guardia no hizo nada. No estamos seguros ni comprando comida", dijo Yenny Peña, una consumidora.

Las largas colas frente a los supermercados y comercios no son exclusivas de Caracas.

En el interior del país, donde la escasez suele ser más severa, consumidores esperan horas para poder adquirir, a veces sin éxito, alimentos y productos de higiene personal y limpieza del hogar.

Los madrugadores


El viernes desde las 5:00 de la mañana comenzó la fila de compradores en las afueras de Farmatodo, en la urbanización El Viñedo, Valencia, para tratar de adquirir dos paquetes de pañales de bebé. Agentes de Policarabobo y de Polivalencia custodiaban el local, mientras los de la cola se marcaban en los brazos el número que le correspondía El jueves guardias nacionales controlaron la situación del lugar, pero no en todos los supermercados y farmacias había vigilancia de los cuerpos de seguridad.

"Fui a Kromi, a Unimarket y a otro Farmatodo, pero no han sacado pañales. Deberían buscar un sistema mejor para venderlos a las madres. Uno tiene que andar saltando desde las 5:00 am y los revendedores se aprovechan", dijo Merni Castellanos, que llevaba a su bebé en brazos.

En el Farmatodo de El Viñedo vendían 2 paquetes de pañales, de 32 unidades cada uno, y 2 paquetes de toallitas húmedas. Los mayores de edad debían presentar la cédula de identidad y los menores la partida de nacimiento del bebé para quien compraban.

También los habitantes de Valencia buscan alimentos como pollo, leche en polvo y líquida, azúcar, harina de maíz, café, carne y productos del hogar como desinfectante, lavaplatos, suavizante para la ropa y jabón de lavar. Tampoco se consigue con facilidad desodorante, champú y acondicionador de cabello, jabón de tocador y papel higiénico.

"Segundo día consecutivo que vengo a Kromi de Prebo. Ayer vendieron seis paquetes de harina de maíz, un suavizante de ropa y azúcar, pero nada que consigo pañales", contó Ingrid Rojas al salir del local.

"Lo que haya"

Desde las 4:00 de la mañana comienzan las colas. "¿Qué van a vender?", es la pregunta de quienes se incorporan a la espera. Otros responden: "Lo que haya es bueno". Este es el panorama que a diario se observa en las puertas de los supermercados que funcionan en Aragua.

En ciudades como Maracay, La Victoria, Turmero y Cagua, donde se concentra el mayor número de establecimientos de grandes cadenas de ventas de alimentos, las colas pueden superar hasta cinco cuadras en las calles.

Señoras con hijos en brazos, con sombrillas y banquitos, pasan días enteros para ver si logran comprar papel sanitario, toallas sanitarias, mantequilla, aceite, harina de maíz, suavizantes, desodorantes, jabón de baño, detergente, café, leche en polvo y pollo, que son los productos que más escasean.

"¿Hasta dónde vamos aguantar? no podemos seguir viviendo así, durmiendo escasamente cuatro horas y venir a hacer colas, o trabajamos o perdemos el día y la vida haciendo una cola", se quejó Esperanza Melquiadez, que llegó a las 4:00 am a la sede Makro, en la avenida Intercomunal de Maracay, para comprar detergente. A las 8:00 de la mañana ya se había agotado el producto.

No alcanzó para todos los que se encontraban en la cola.

Los consumidores reclaman porque la mercancía que llega se agota en tres horas. "Eso se debe a los revendedores. Parece que tienen una red de comunicación, se enteran de primero y cuando la gente común llega para comprar, ya ellos se lo han llevado por bultos para luego venderlo en el terminal o en sus puestos de buhoneros", denunció Teolinda Gómez.

En algunos supermercados la venta está controlada por la Superintendecia de Precios Justos, mientras la Policía de Aragua custodia los locales.

Para tener un mayor control colocan números en los brazos de los clientes. "Eso es lo mas humillantes que me ha tocado, pero lo he tenido que soportar para comprarle la leche a mi hija", expresó Yelitza Gómez.

No llegan a los anaqueles

Guanare y en Acarigua-Araure, estado Portuguesa, los anaqueles de los supermercados están vacíos. Los consumidores hacen cola delante de los camiones que trasladan los productos para adquirirlos de una vez.

Berta Aranguren afirmó que desde hace tiempo se adaptó a la realidad del país. Asumió que va al supermercado y compra lo que consigue. Sin embargo, se niega a hacer cola y tampoco compra a revendedores. No está dispuesta a pagar precios exagerados: "Se trata de un nuevo modo de vida. No es muy cómodo porque uno no come lo que quiere sino lo que hay. Tampoco utiliza los productos de aseo personal que quiere, sino lo que consigue. Cada quien se adapta a la realidad hasta que esto cambie que será más temprano que tarde".

Vicente Piselli, dueño del Supermercado Victoria de Guanare, apuntó que se acabó el abastecimiento regular de la mayoría de los productos, dado que los proveedores ahora duran hasta meses sin llevar En los productos. Mencionó que entre los productos más escasos figuran papel higiénico, jabón en polvo, jabón de pasta, lavaplatos, azúcar, desodorante, champú, toallas sanitarias y pañales desechables.

Ventas restringidas

En San Cristóbal, Táchira, los productos más buscados en los últimos días han sido pañales para bebé, jabón para la ropa y papel higiénico. En los establecimientos comerciales se han formado largas colas y los consumidores pasan en grupos organizados. Las ventas están restringidas en las cantidades.

"El miércoles y el jueves vendieron papel higiénico, pero no alcancé a comprar porque las colas estuvieron muy largas. Ahora vine a ver si logro comprar aunque sea un paquetico de cuatro rollos. No sé si venderán", dijo una consumidora que hacia cola en las afueras de un supermercado en el este de San Cristóbal.

Alfredo Garrido contó que empezó a hacer la cola para entrar al supermercado Baratta a ver qué podía comprar: "Pudiera ir a las bodeguitas o abastos que quedan cerca de mi casa, pero todo me cuesta el triple o el cuádruple de lo que lo venden en estos mercados grandes. Por ejemplo, 100 bolívares me alcanza para comprarme un desodorante en la bodega y si lo adquiero no compro harina. El paquete de papel higiénico de 4 rollos lo venden en 150 bolívares, si lo compro no llevo plátanos o tomates o cualquier otra cosa.

A esos sitios no los supervisan y como necesito que me rinda el dinero me toca calarme esta cola, con este sol y ver qué queda o que dejaron, y mirar qué puedo llevar a mi casa".

Anarquía en comercios

En to das partes el tema es el mismo. Las colas en los supermercados por el desabastecimiento.

El lugar preferido para hablar, a falta de Twitter o de cualquier otra red social, es el transporte público. En los carros por puestos un recorrido de 25 minutos, en hora pico, se puede convertir en una especie de terapia de grupo donde todos hacen catarsis sobre la situación.

Isaac Bracho, diseñador gráfico, relató cómo una vieja lesión que sufrió jugando baloncesto en su adolescencia se reavivó tratando de sacar un pote de leche para bebé en una de las sucursales de una cadena de farmacias ubicada en la avenida 4 ­Bella Vista­ con la calle 72. "Fui para comprar la fórmula para el bebé y sacaron dentro de un tobo toallas sanitarias. Logré meter la mano y sacar un paquete, pero no sin salir lesionado".

Al mediodía hubo situaciones irregulares entre los compradores que estaban en las sucursales de Farmatodo, La Limpia y Fuerzas Armadas, en el oeste y el norte de Maracaibo, respectivamente. Denunciaron anarquía dentro y fuera de los supermercados Enner y Centro 99, de la zona norte de la capital zuliana. Todo esto a pesar de la presencia de agentes policiales que estaban apostados para resguardar la seguridad.

Los productos que más buscan los marabinos son detergente para la ropa, suavizante, pañales desechables, papel higiénico, azúcar, arroz y champú.