• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

Regulaciones impiden actualización de equipos médicos

Los nuevos importes serán para todos los pacientes de las instituciones sanitarias privadas | Foto ARCHIVO

Los problemas para la reposición de tecnología también impiden la capacitación del personal | Foto ARCHIVO

Representantes de las clínicas señalan que han pospuesto las adquisiciones por temor al colapso

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El régimen de impuestos, la regulación de precios y la normativa legal amenazan la calidad de los servicios de los centros de salud privados del país, situación que coloca a las clínicas venezolanas, que otrora servían como referentes en salud en el continente, en situación de desventaja.

Cristino García, director ejecutivo de la Asociación de Clínicas y Hospitales Privados, considera que la aplicación de la providencia 294 de la Superintendencia Nacional de Costos y Precios equivale a una sentencia de cierre de numerosos centros médicos en el país.

“Algunas clínicas que tenían programada la compra de equipos la han pospuesto por temor a que suceda un colapso en el sector. La situación no permite la sustitución de equipos, la compra de tecnología de punta y la capacitación técnica, lo que bajará sin duda alguna las clínicas nacionales en el ranking mundial”, dijo.

García señaló que la regulación de los costos impide la reposición de aparatos y de mobiliario en obsolescencia. Aseveró que la situación se complica aún más debido al éxodo de los profesionales de la medicina a otros países desde hace varios años.

“Evidentemente, los problemas económicos y sociales los llevan a buscar mejores condiciones de vida y eso también cuenta”, agregó.

Luis Clavel, ex director de la Asociación de Clínicas Privadas, recordó que la inversión tecnológica en el país está sujeta a las restricciones para las compras en moneda extranjera. A su juicio, la falta de equipos actualizados impide la capacitación del personal especializado y alienta la emigración en el sector.

“Muchos especialistas se están yendo a México, Colombia y España. La gente emigra para buscar mejoría y aprender más en lo científico, hay trabas también para la investigación y el aprendizaje. Si algún médico está interesado en hacer cirugía laparoscópica pero no están los equipos, no puede avanzar y se va”, concluyó.


Menos inversión. Uno de los centros afectados por las regulaciones es el Hospital de Clínicas Caracas. El director general, Amadeo Leyba, señala que la ganancia es insuficiente para la compra de equipos para el tratamiento de pacientes.

“Teníamos planificado traer un microscopio electrónico para operar el cerebro, un mamógrafo con tecnología de punta que no causa dolor, equipos de hemodinamia y otro robot quirúrgico debido a que el que tenemos no tiene repuestos, pero eso quedó suspendido”, informó.

El pediatra solicitó al Gobierno la revisión de la estructura de costos de los servicios.  

“La ganancia es de 2% y eso no da para comprar un solo aparato. Además, tenemos una lista de impuestos que no se justifican. Damos aportes a la Oficina Nacional Antidrogas, al deporte, a pesar de ser centro docente hay que pagar impuestos para el desarrollo de la ciencia y la tecnología, hasta a la asociación de actores hay que pagarles; hay que pagar por el número de televisores encendidos, además de la patente de industria”, señaló.

Leyba calcula que en seis meses algunas instituciones de salud cerrarán o suspenderán servicios debido a la crisis. Recordó que varios centros asistenciales han asumido la atención de pacientes que habitualmente acuden a los hospitales públicos, en los que no hay materiales ni equipos.

“Tenemos una de las dos unidades de trasplante de médula ósea del país. Atendemos a 82% de los pacientes, pero con esos costos no se puede continuar”, concluyó.


Hospitales en decadencia

Los hospitales públicos no pueden subsanar las fallas en la atención médica ante un eventual cierre de las clínicas.

El pasado lunes, Provea publicó un informe en el que señalan que en el Hospital Leopoldo Manrique Terrero de Coche, por ejemplo, intervenido hace cinco meses por el Gobierno, aún no dispone de Servicio de Radiología porque sigue en remodelación.

“Un tomógrafo completamente nuevo está inoperativo por falta de una pieza llamada GPS. El equipo giratorio de rayos X es de alta tecnología, pero también se encuentra sin uso por falta de electricidad, señala el documento. También indican que los posgrados de Traumatología, Medicina Interna, Toxicología y Pediatría están cerrados desde hace siete años.

El pediatra Amadeo Leyba denunció que hasta ayer varios servicios del Hospital de Niños J. M. de los Ríos estaban sin actividad: “No hacen resonancias ni tomografías, el Servicio Neonatal no tiene neonatólogos, hay un deterioro general del sector público”.

Adicionalmente, el médico Cristino García recuerda que hace cerca de 6 años comenzó la remodelación simultánea de 14 hospitales en Caracas, que aún no ha concluido.

“Se quedaron sin poder referir a nadie y ese es un error técnico estructural; generaron un caos”, señaló.