• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

Citgo, en mora con combustible para hogares pobres de EEUU

Imagen de Citgo en Estados Unidos / FOTO AP

Imagen de Citgo en Estados Unidos / FOTO AP

La filial de Pdvsa recurre a refinados elaborados en Venezuela para atender subsidio que beneficia a 200.000 familias de bajos ingresos en 25 entidades de Estados Unidos

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

A principios de febrero Citgo, la filial de Petróleos de Venezuela en Estados Unidos, informó que se había renovado el subsidio de combustible para calefacción dirigido a 200.000 hogares pobres de ese país, pero ya cuando está a punto de terminar el invierno hay quejas por incumplimiento en algunas regiones.

El hecho de que este programa no se haya renovado en diciembre o enero puso en alerta a la organización sin fines de lucro Citizen Energy, que es la encargada de coordinar los suministros de combustible a las familias de bajos ingresos en 25 entidades de Estados Unidos.

Esto implicó que prácticamente durante buena parte del primer trimestre no se contara con este programa y que hubiera retrasos en las entregas el resto del período. Esta situación ha puesto a dudar la viabilidad de este programa, vigente desde el año 2005, debido a las pérdidas que tiene para Citgo y, por consiguiente, para Pdvsa.  

Una fuente vinculada a esta filial explica que en la actualidad los suministros para este programa alcanzan 475.000 barriles (75,5 millones de litros) y el objetivo sería que este volumen provenga de la producción de combustibles de esta filial. Sin embargo, los suministros se están haciendo desde Venezuela; por tanto, forman parte de la producción de refinados de Pdvsa en el país.

Los problemas que afrontan las refinerías en Venezuela y el crecimiento en la demanda interna han mermado los despachos de suministros de combustibles hacia esa nación, al extremo que en 2013 se colocaron en el mínimo de 43.000 barriles diarios, una caída de casi la mitad con respecto a la cantidad de refinados que se enviaba 2 años antes. La disminución alcanza 88% cuando se compara con el pico de 379.000 barriles diarios que se tuvo antes de que el presidente Hugo Chávez llegara al poder en 1999.

Pérdidas y lobby. Este programa no ha estado exento de polémicas y críticas, pese a que se le considera como el plan de responsabilidad social empresarial más agresivo que tiene una compañía petrolera con operaciones en Estados Unidos.

Por el lado del partido Republicano se le objeta porque se le percibe como una acción de lobby que ejerce el gobierno de Venezuela a través de la asociación Citizens Energy que dirige uno de los miembros de la familia Kennedy, Joseph P. Kennedy II, con influencia en el partido Demócrata, con el fin de influir tanto en el Congreso de ese país como en universidades y centros académicos.

Las cifras sobre las pérdidas de este subsidio no han sido difundidas. Tan solo por parte de la empresa se ha informado que en 9 años de este programa se han donado 235 millones de galones de combustible, algo más de 5,5 millones de barriles, lo que arroja un promedio aproximado de 621.000 barriles anuales.

Vale recordar que a principios de 2009, Alejandro Granado, expresidente de Citgo, anunció que debido a la brusca caída en los precios del petróleo este programa no se renovaría, pero el funcionario se tuvo que retractar cuando fue desmentido por el presidente Chávez.

“Sabemos que este es un gran esfuerzo debido a los limitados recursos que están disponibles en la actualidad”, dijo Granado al rectificar la medida. “Citgo está haciendo un gran esfuerzo para continuar sus programas sociales en consonancia con la solidaridad, principios aprobados por el gobierno de Venezuela, bajo el liderazgo del presidente Hugo Chávez, y llevados a cabo por Pdvsa”, expresó.

 

Derechos humanos. La cadena Fox News ha señalado que otra de las críticas que se le hace al programa se debe por el hecho de provenir de una filial de una empresa del Estado venezolano, que está recibiendo cuestionamientos por presunta violación de los derechos humanos.

A criterio de la organización Heritage Foundation este tipo de donaciones es ilegal dentro del régimen jurídico de Estados Unidos, tanto por las actuaciones del gobierno  de Venezuela como de la propia Pdvsa, así como por la falta de transparencia.

Citizens Energy ha refutado esas críticas al señalar que el crudo que se recibe de Venezuela apenas representa 1% del total de exportaciones hacia Estados Unidos y ha elogiado que Pdvsa tenga esta política, a diferencia de empresas como Exxon-Mobil.