• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

Cierre del permuta disparó dólar paralelo de Bs 7,21 a Bs 88,21

Se han visto afectados los tiempos de liquidación de divisas | Foto Archivo

Divisas | Foto Archivo

A cuatro años del cierre del mercado de valores, surge el Sicad II como alternativa para ofrecer un tipo de cambio flexible 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La desaparición del mercado de capitales en mayo de 2010 le cerró a la economía una ventana para acceder a divisas a un tipo de cambio legal y flexible, distinto a la cotización fija de Cadivi. La ilegalización de la compra y venta de dólares entre particulares trajo como consecuencia que el precio del dólar paralelo aumentara 1.125% en casi 4 años al pasar de 7,21 bolívares a 88,21 bolívares por dólar.

La necesidad de frenar la especulación cambiaria fue el argumento central utilizado por el entonces ministro de Finanzas, Jorge Giordani, para emprender en abril de 2010 las intervenciones conducidas por el entonces presidente de la Comisión Nacional de Valores, Tomás Sánchez, de casas de bolsa y sociedades de corretaje que acabaron con 48 de las 96 instituciones existentes. También se aplicó la Ley contra Ilícitos Cambiarios que llevó a la detención y prisión a 4 ejecutivos de empresas financieras y a la prohibición de divulgar en medios de comunicación la cotización de lo que pasó a llamarse dólar negro.

El analista financiero Alfredo Puerta indicó que la caída de los precios del petróleo en 2009 generó que Cadivi se volviera más restrictiva en la entrega de dólares a los privados, que se vieron en la necesidad de acudir en un mayor número al mercado de permuta con el fin de obtener por la vía legal divisas para las importaciones. Esto motivó que aumentara la presión sobre el tipo de cambio en ese mercado.


Resultados adversos. Cuatro años después de la eliminación del permuta, lejos de frenar la llamada especulación cambiaria, la economía venezolana muestra una inflación récord desde 1996, al situarse el año pasado en 56,3% y una escasez que ronda 30%. Estos indicadores se deben en gran medida al colapso del modelo económico que dejó sin oxígeno a la economía y la hizo más dependiente de las importaciones de bienes e insumos.

Los resultados llevaron al gobierno a considerar nuevamente el mercado de permuta, con el nombre de Sicad II. El mecanismo nace luego de una larga diatriba en el gabinete económico debido a la negativa del sector radical de aceptar una flexibilización del tipo de cambio y del empeño de los más pragmáticos de darle una salida a la economía, que contemple un esquema que podría involucrar la oferta de dólares de privados. El objetivo fundamental es que a través de los bancos y casas de bolsa se adquieran divisas a un tipo de cambio flotante que logre equilibrar la distorsión que existe con el dólar paralelo.


Funciones definidas. La entrada de las casas de bolsa en el nuevo mecanismo requirió una nueva legislación: la Ley del Régimen Cambiario y sus Ilícitos, y de la normativa de las operaciones con títulos valores “que serán los instrumentos en los que se centrarán estas empresas dadas las ventajas comparativas en cuanto a precios que pueden ofrecer con relación a los bancos”, dijo el economista Asdrúbal Oliveros.

Afirmó que los bancos están en mejor situación que las casas de bolsa, que después de haber experimentado los estragos de las intervenciones perdieron su base de clientes e incluso su recurso humano. “La banca –en cambio– ganó clientes luego de la creación del Sistema de Transacciones con Títulos en Moneda Extranjera y, además, es la demandante natural de Sicad I y del Centro Nacional de Comercio Exterior –antes Cadivi–. Si a esto se suma, añadió, que se permita que los clientes de Sicad II puedan obtener financiamiento de la banca para poder adquirir divisas, “definitivamente las casas de bolsa estarían en desventaja”.

Oliveros destacó que esta situación se presentará solo a corto plazo, pues una vez que el Sicad II esté bien constituido lo más probable es que la banca se dedique al cliente corporativo; mientras que las casas de bolsa se focalizarán en las personas naturales. “El personal de los bancos no está familiarizado con el manejo de carteras individuales y con la solución rápida de las exigencias de los usuarios; las casas de bolsa –en cambio- tienen un personal mucho más preparado que actúa con celeridad y eso será clave para ganarse la fidelidad del cliente”.

Puerta dijo que el Sicad II podría reactivar la economía si la situación política se estabiliza. “Hay que tomar en cuenta que además se abriría una ventana para las finanzas personales, que se habían quedado sin opciones para ofrecer protección contra la inflación en los últimos años”. Las casas de bolsa serán fundamentales para brindar el servicio a los clientes, aseguró el especialista.



LO DIJO

“El mercado de valores se caracteriza por ser capitalista y altamente especulativo, por lo cual se realizaron modificaciones de la Ley contra los Ilícitos Cambiarios…Estamos ante una segunda avalancha financiera sobre todo en este caso perturbado en el mercado de valores… Pretendían terminar con nuestras reservas internacionales a través de este mecanismo”.

Jorge Giordani, ministro de Planificación y Finanzas.

18-05-2010  



bvera@el-nacional.com