• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

Cerro Azul es un proyecto incompleto después de siete años

La apariencia de la obra en octubre de 2011 era una prueba del avance | Henry Delgado/ El Nacional

La apariencia de la obra en octubre de 2011 era una prueba del avance | Henry Delgado/ El Nacional

La cementera es un proyecto clave de la cooperación entre Irán y Venezuela que tiene un inventario de inauguraciones fallidas y de irregularidades aún por investigarse

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Hugo Chávez arrincona a Rafael Lugo antes de darle la palabra. “¿Cuándo vamos a inaugurar la empresa? Dime fecha”. El presidente de Cementos Cerro Azul titubea. Es la primera semana de enero de 2012 y promete informarle de un día preciso después de junio. Lo dice como quien busca salir de un aprieto, pero es infructuoso. El jefe del Estado contraataca: “Ah, no, Rafael, eso puede ser en el 2040”. La reprimenda –transmitida en el programa Aló, Presidente número 376– se prolonga y termina con una exigencia del gobernante: la fábrica debe estar lista el 28 de junio. Así lo anuncia el sistema de medios públicos, pero el día pasó sin que la planta fuera inaugurada finalmente.


Chávez volvió a hablar de la obra hace un mes. Encabezaba un acto en Vargas por la reelección presidencial cuando la mencionó como un proyecto de próxima entrega. No hizo reclamo alguno por el incumplimiento de la meta que había exigido en enero. Tampoco tenía a mano a Lugo para recriminarle. Sólo se limitó a decir que a la compañía le faltaba el sistema eléctrico y debía estar en operación seguramente antes de las elecciones que decidirán su futuro político. A falta de una semana para el proceso del 7 de octubre el asunto es incierto, aunque internamente se había fijado un plazo que ya venció: el 26 de septiembre. Cemento Cerro Azul es, sin embargo, más que una promesa de campaña: un proyecto clave de la cooperación entre Irán y Venezuela que tiene un inventario de inauguraciones fallidas y de irregularidades aún por investigarse.

Sin resultados

El contrato –que ha representado una inversión de casi 400 millones de dólares hasta la fecha– fue entregado en 2005 a la empresa estatal iraní Edhasse Sanat, que asumió entonces su primer proyecto fuera del Medio Oriente gracias a la aproximación de Chávez con su homólogo Mahmoud Ahmadinejad.

La compañía tenía la misión de culminar la obra en El Pinto, Monagas, en tres años, pero las fallas de la gestión binacional la han retrasado hasta el presente. Uno de los errores más importantes –hasta ahora prácticamente desconocido– ocurrió con los estudios geológicos ejecutados por los iraníes para señalar la ubicación precisa de la planta y de las minas de caliza y arcilla de donde se obtendría la materia prima. La responsabilidad de hacerlos fue entregada por la directiva de Cerro Azul –según actas del 22 de febrero de 2006– a la contratista extranjera para darle “mayor celeridad” a la tarea. El resultado no fue el mejor. Apenas cuatro meses después se le pidió a la empresa extranjera que se apoyara en una firma pública venezolana con reconocida trayectoria: CVG-Tecmin. En documentos internos se expresa “la necesidad de realizar estudios adicionales y complementarios”. La nueva investigación de los suelos de El Pinto costó 3,6 millones de dólares e implicó la ampliación del contrato original con un addenda que finalmente se aprobó en septiembre de 2007. Un experto que tuvo acceso al trabajo iraní lo recuerda así: “Tenían muchas fantasías geomineras, errores evidentes”.

Las conclusiones que CVG-Tecmin entregó a Ehdasse Sanat tuvieron implicaciones. Debió contratarse una segunda obra no prevista: la construcción de 276 pilotes de concreto para soportar el peso de la fábrica en el nuevo punto donde se recomendaba levantarla. La obra tenía un valor aproximado a 18 millones de dólares. Ese trabajo también fue entregado a los iraníes, que subcontrataron a otra compañía venezolana previa firma de un segundo addendum al contrato. Para entonces, ya corría 2009 y los trabajos tenían un año de retardo.

Materiales

El comienzo de la fase de explotación de las canteras en El Pinto aún está lejano, según fuentes del Ministerio de Industrias y de la Corporación Socialista del Cemento. Los informantes aportan una prueba: las órdenes de compra de 56.000 toneladas de clínker y 9.000 toneladas de yeso adquiridas por Cerro Azul a Cementos de Venezuela en Pertigalete (Anzoátegui) antigua Cemex. “Eso demuestra que por sí misma la cementera de Monagas no genera su propia materia prima y que se quiere dar la impresión de operatividad”.

Las rampas de acceso a las canteras siguen en construcción, dijeron las fuentes. La directiva –muestran documentos de febrero de 2011– todavía discutía sobre la necesidad de estudios topográficos adicionales para establecer cuáles debían ser las mejores rutas. Se debatía además sobre la urgencia de una contratación directa en vista del retraso existente. Las obras están en marcha y, de momento, Cerro Azul, destinada a producir 1 millón de toneladas anuales, depende de insumos de procedencia externa.

Casi perdidos

El abandono de maquinaria clave en las aduanas marítimas ha sido una de las más importantes irregularidades en la ejecución del proyecto. Muchos equipos esenciales –la mayoría comprado en Alemania– quedaron retenidos en las instalaciones de la estatal Bolipuertos, con la cual Cerro Azul acumuló deudas según consta en documentos internos. Fuentes internas señalan que las acreencias por gastos aduanales son de casi 40 millones de bolívares.

El malestar laboral ha sido otro de los obstáculos. Trabajadores se apostaron en los portones el viernes en reclamo de pagos extra por las jornadas redobladas para cumplir la fallida meta de la inauguración de junio.

No es la primera manifestación que ocurre en la obra. En enero, hubo obreros que rechazaron la intervención de una trabajadora de Cerro Azul, que afirmó en el programa televisivo del primer mandatario que las cosas en El Pinto marchaban muy bien gracias al proyecto. Los obreros no sólo salieron a la calle para negarlo, sino también para decir que la meta de un estreno en junio lucía imposible. Su vaticinio, llegado el momento, se cumplió.  

Lo dijo Hugo Chávez

8 de enero de 2012
“Yo quiero que me digan el día y la hora. Ahora viene el amigo Rafael Lugo y me dice que después de junio. No lo puedo aceptar”

31 de julio de 2012
“Es una planta de última tecnología. Hace poco le faltaba la acometida eléctrica que estaba haciendo Corpoelec. Ya llegó el cable para la electricidad”