• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

Central Bolivariana exige agilizar reglamento de ley del trabajo

Wills Rangel, presidente de la Central Bolivariana Socialista de Trabajadores de Venezuela / Omar Véliz/El Nacional

Wills Rangel, presidente de la Central Bolivariana Socialista de Trabajadores de Venezuela / Omar Véliz/El Nacional

El dirigente Wills Rangel admitió que existen retrasos en la ejecución de la legislación por el retraso que hay con la normativa

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Los representantes de la Central Bolivariana Socialista de Trabajadores de Venezuela anunciaron una movilización para mañana en respaldo al presidente Hugo Chávez y en apoyo a la tesis de que el acto de toma de posesión que debe realizarse este 10 de enero es sólo un “formalismo” como aseguró el vicepresidente ejecutivo Nicolás Maduro porque se trata de la continuación del mismo mandatario.

“No hay vacío de poder”, sentenció Wills Rangel, presidente de la referida central. El dirigente sindical, no obstante, reconoce que sí se inicia un nuevo período gubernamental y que el Ejecutivo nacional tiene varios asuntos pendientes entre los que se encuentra la aprobación del reglamento de la Ley Orgánica del Trabajo.

“Vamos a presionar este año para que la ley revolucionaria que aprobó el Gobierno del presidente Chávez se haga realidad y para eso se necesita el reglamento”, dijo Rangel. “Hemos venido trabajando en el Consejo Superior del Trabajo en los cambios que impone la ley, pero los retrasos en el reglamento ocasionan que algunos aspectos aún no puedan aplicarse”, acotó.

El presidente de la Central Bolivariana, quien además funge como cabeza de la Federación Unitaria de Trabajadores del Petróleo de Venezuela, se mostró confiado de que el referido reglamento sea aprobado este año gracias al impulso que le dará Maduro, tomando en cuenta no sólo la responsabilidad que tiene como encargado del Poder Ejecutivo sino su pasado como dirigente sindical en el Metro de Caracas.

Especuladores

Wills Rangel acusó a grupos empresariales de intentar promover un paro cívico mediante el acaparamiento de productos de la cesta básica y la reventa de esos insumos. No precisó los nombres de personas o instituciones.

“Le proponemos al Gobierno participar en brigadas de defensa de los consumidores para denunciar a productores y comerciantes”, acotó.