• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

Cedice es el segundo mejor tanque de pensamiento con ideas de libre mercado de Latinoamérica

El Centro para la Divulgación del Conocimiento Económico para la Libertad (Cedice-Libertad)

El Centro para la Divulgación del Conocimiento Económico para la Libertad (Cedice-Libertad)

El índice elaborado por la Universidad de Pensilvania posicionó a la organización entre los 100 mejores “tanques de pensamiento” de todo el mundo y entre los veinte con más impacto en políticas públicas, por su labor de más de tres décadas de trayectoria

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El Centro de Divulgación del Conocimiento Económico para la Libertad (Cedice-Libertad) fue catalogado como el segundo "think tank" (tanque de pensamiento en español) liberal del mundo, de acuerdo con el índice “2015 Global Go To Think Tanks” elaborado por el Instituto Lauder de la Universidad de Pensilvania.

La escala fue desarrollada por el Programa de Tanques de Pensamiento y Sociedades Civiles de dicha institución, analiza variables como los temas de interés de los think tanks, su preocupación por el desarrollo internacional y su influencia en las políticas públicas.

En este último aspecto, Cedice Libertad obtuvo la posición número 13 sobre 54 organizaciones estudiadas. También se ubicó entre los 50 mejores think tanks independientes y entre los 100 mejores de todo el mundo, incluyendo Estados Unidos, sobre una base de 175 organizaciones analizadas.

Hostilidad contra los think tanks

El estudio de la Universidad de Pensilvania, que llega este año a su novena edición, también profundizó en las circunstancias de trabajo de los think tanks y organizaciones no gubernamentales (ONG) en general.

Al respecto, aunque el análisis resalta que este tipo de organizaciones ha crecido en el último siglo, también alerta sobre una progresiva disminución de su impacto debido a circunstancias hostiles en todo el mundo, entre las que se incluyen “un ambiente político y regulatorio crecientemente hostil” y la disminución del financiamiento para la investigación en políticas públicas.