• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

Cayó productividad por la inasistencia de los trabajadores

Sindicalistas admiten que la estabilidad absoluta que establece la Ley Orgánica del Trabajo distorsionó la responsabilidad del trabajador. Entre 20% y 30% de inasistencia del personal registran las empresas

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

A un mes de finalizar el lapso para que las empresas se ajusten a la nueva Ley Orgánica del Trabajo, para los industriales el impacto ha sido la disminución de la productividad por la inasistencia de los trabajadores, expresó Carlos Larrazábal, presidente de la Confederación Venezolana de Industriales.

Representantes de la industria de alimentos expresaron que el ausentismo y la conflictividad laboral eran unos de los principales inconvenientes que afrontaban las empresas.

Señalaron que 38% de las compañías reportan entre 20% y 30% de ausentismo, y que la conflictividad laboral ha generado, aproximadamente, 15% de pérdidas de producción.

Por esta merma están denunciando ante el Ministerio del Trabajo las faltas recurrentes de trabajadores sin la documentación válida que las respalde.

En la última encuesta de coyuntura, realizada por Conindustria, los empresarios dijeron que los conflictos laborales forman parte de los factores que están impidiendo el aumento de la productividad y su impacto es de 60%.

El ausentismo, ocasionado por la aplicación desde 2002 de los decretos de inamovilidad, se ha profundizado en las empresas privadas con la estabilidad absoluta establecida en la Ley Orgánica del Trabajo, coincidieron dirigentes sindicales.

Juan Crespo, presidente de la Federación de Trabajadores de la Harina, señaló que la ley tuvo un trasfondo electoral y esa visión se ha traducido en distorsiones sobre la responsabilidad del trabajador en cumplir sus obligaciones con el empleador.

La inamovilidad y la estabilidad dejan la percepción de que puedes hacer lo que te dé la gana porque no te van a botar, dijo Crespo e insistió: Por la política se ignora la productividad, necesaria para que las empresas no quiebren, firmen contratos colectivos y haya más empleos.

Dick Guanique, del Frente Autónomo de Defensa del Empleo, el Salario y el Sindicato, refirió que en el sector comercio hay ausentismo y abandono del trabajo por el maltrato de algunos patronos que unilateralmente imponen los horarios y limitan el disfrute de los días libres en fin de semana.

Frank Quijada, del sindicato de bebidas de Polar, afirmó que en las plantas de producción y despacho no hay ausentismo porque la empresa honra sus compromisos y los trabajadores deben responder con productividad y responsabilidad. Agregó que saben de otras empresas en que se abusa de los reposos, con certificados médicos chimbos, porque no los pueden botar. Esa conducta no es la adecuada.

Los despidos no proceden. Carlos Larrazábal aseguró que la mayor dificultad que ha afrontado el sector terciario, tras la entrada en vigencia plena de la legislación, ha sido la falta de uniformidad de criterio de la Inspectoría del Trabajo para interpretar la ley y el reglamento a escala nacional.

Indicó que la inamovilidad está impidiendo que en la inspectoría proceda la calificación de despido de los empleados aun cuando haya razones justificadas y evidencias claras de su incumplimiento. La situación ha generado que los trabajadores se sientan súper protegidos, ante la imposibilidad de los patronos de dar por finalizada la relación de trabajo.

Prevalece la anarquía y se producen situaciones de violencia, por irrespeto de los trabajadores hacia sus empleadores. Faltan sin justificación o abandonan sus puestos en horario de trabajo, aseveró el vocero de Conindustria.

La ley aumenta los costos laborales, no incentiva la creación de nuevos empleos y va en contrasentido de las necesidades del país. Hay que producir y abastecer al ciudadano en plenitud y luego tener aspiraciones para exportar, afirmó.