• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

Carlos Larrazábal: Si se mantienen las medidas económicas el crecimiento en 2013 será menor

El presidente de Conindustria afirmó que el importante impulso que ha tenido este año el gasto fiscal sólo se ha traducido en un incremento significativo de las importaciones en detrimento de la producción y de la generación de empleos en el país 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Al hacer un balance de 2012 y una proyección para los próximos 12 meses, el presidente de la Confederación Venezolana de Industriales (Conindustria), Carlos Larrazábal González, aseguró que de mantenerse las actuales políticas económicas el crecimiento del sector manufacturero en 2013 será aun menor que el del presente, situación que seguirá impulsando las importaciones.

El máximo dirigente de la industria nacional recordó que el año pasado también advirtió que no se esperaba que el sector creciera en 2012 al mismo ritmo que la economía, dado que las políticas de restricción de divisas, control de precios, leyes laborales e inseguridad jurídica (tomas de empresas, expropiaciones, confiscaciones, intervenciones) solo contribuyen a frenar la inversión.

Para 2013, no se vislumbra un panorama diferente. Por el contrario, se estima que se mantendrán las limitaciones al acceso a las divisas, con mayor retraso en las liquidaciones y ello, a su vez, generará más dificultad para obtener las materias primas. De hecho, la encuesta de coyuntura del tercer trimestre de este año coloca a la escasez de materias primas como el principal obstáculo para incrementar la producción, seguida por incertidumbre jurídica y falta de divisas.

El impulso del gasto fiscal en lo que va de año no se ha reflejado en la manufactura, que es el sector generador de bienes y servicios. Las cifras emanadas del Banco Central de Venezuela revelan que el crecimiento de la industria (2,1% acumulado hasta el tercer trimestre de 2012) está muy por debajo del de la economía.

De hecho, la encuesta de coyuntura industrial del tercer lapso de este año apunta a un estancamiento de la actividad productiva. Sólo el sector alimentos, que concentra 40% de la industria, lleva seis trimestres de caída. En líneas generales, se observa que ocho de los sectores de la industria (minerales no metálicos, productos de metal, prendas de vestir, textiles, curtido y adobo de cueros, maquinaria y aparatos eléctricos, vehículos automotores y maquinarias y equipos) producen menos que en 1997, y esa es una de las razones que impulsan un aumento cada vez mayor de las importaciones.

En cuanto a las principales variables medidas por la encuesta: situación de la empresa, producción, ventas y empleo, la mayoría de las respuestas apuntan a ubicarlas en el renglón “regular”, lo que permite vislumbrar un estancamiento de la actividad productiva.

La capacidad utilizada se ubicó en 57,1%, lo que está por debajo de los niveles del mismo lapso de los años 2006, 2007 y 2008.

En cuanto a las inversiones, aumentó el número de empresas pequeñas y medianas que asegura que no invertirá. Y esto está muy vinculado con la incertidumbre jurídica, que se refleja en las intervenciones del Estado sobre las empresas, las cuales suman 1.171 en los últimos diez años.

Por estas razones, Larrazábal opina que 2013 no será muy distinto para el sector industrial si se mantienen las actuales políticas. Reiteró que el avance hacia un modelo socialista seguirá frenando la inversión privada, por lo que no se proyecta un crecimiento significativo del sector manufacturero nacional y mucho menos que nuestras empresas sean competitivas para penetrar los mercados internacionales o competir internamente con las importaciones crecientes.

Ratificó que es indispensable que se implementen medidas que promuevan la competitividad del aparato productivo interno, entre las cuales destacan garantizar la seguridad jurídica para promover la inversión nacional y extranjera; es decir, no más tomas de empresas y pago de las ya tomadas; establecer una política cambiaria competitiva; simplificación de los procesos y controles administrativos; sistemas portuarios modernos y confiables; inversión en infraestructura; políticas laborales armonizadas con las de nuestros socios comerciales y desarrollar un sistema educativo de calidad.