• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

Carga parafiscal compromete la rentabilidad de la industria

La incertidumbre jurídica hace que las empresas deban recurrir al endeudamiento para pagar el ISLR. El impacto de los gravámenes varía de acuerdo al sector

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

A pesar de que el Gobierno ha dicho que la presión fiscal en Venezuela es baja -11,4% del producto interno bruto- en comparación con otros países de Latinoamérica, la realidad es que existen alrededor de 21 contribuciones parafiscales que merman la rentabilidad de la industria, indicó Leonardo Palacios, abogado asesor en materia tributaria.

Algunos genéricos y otros por sectores, estos tributos adicionales hacen que la rentabilidad de las empresas se vea comprometida, explicó el abogado. “Lo que recibe el fisco por vías de múltiple imposición son ingresos que dejan de percibirse”, dijo.

“Se denominan contribuciones parafiscales porque no son propiamente impuestos, son cargas que se crean con ciertos objetivos que finalmente no se cumplen y los recursos pasan a los fondos públicos”, explicó José Moreno León, ex superintendente del Seniat. La mayor parte de estos aportes corresponden a la última década y algunos alimentan fondos especiales de los que no se conocen mayores detalles.

Un ejemplo claro son las contribuciones estipuladas en la Ley Orgánica de Ciencia, Tecnología e Innovación. “Cuando el Estado cambia la Ley para disponer de los recursos y le quita a la empresa la facultad de participar de manera autónoma, este aporte se vuelve parafiscal”, indicó Moreno León.

De igual forma ocurre con el impuesto de las empresas turísticas y, más recientemente, la contribución especial al Fondo Nacional del Deporte. “Las empresas ven reducidas sus disponibilidades financieras, son erogaciones que no tienen que ver con la actividad productiva”, manifestó.

El porcentaje del impacto de los aportes parafiscales varía de acuerdo con cada sector. En algunos casos, los gravámenes también dependen del estado en el que se ubique la empresa. En Aragua, el pago por concepto de timbres fiscales es exorbitante y mucho más alto que el estipulado en al ley nacional debido a que se calcula por metro cuadrado.

Aunque los timbres fiscales son necesarios para financiar servicios, también los exigen para trámites que pasan a contribuir al fisco nacional. Las empresas en Aragua han tenido que recurrir al endeudamiento para cancelar este gravamen. Incluso algunas consideran trasladarse a otros estados donde la carga impositiva sea menor.

Ante este escenario, los expertos consideran que las cargas parafiscales constituyen un desestímulo para las inversiones. “La economía formal, las grandes, medianas y pequeñas empresas, que cumplen con las retenciones y tributos, son las mas castigadas, mientras que las que permanecen al margen que están fuera del ámbito de aplicación. El Gobierno gasta recursos fiscalizando al sector formal, pero hay un sector informal donde hay evasiones de todo tipo”, manifestó Palacios.

Deudas. Las páginas de los periódicos fueron invadidas durante los meses febrero y marzo de anuncios para promocionar facilidades crediticias para el pago del Impuesto sobre la Renta, cuyo plazo vence el 1 de abril. La práctica de recurrir al endeudamiento para cancelar el tributo se ha vuelto común en el mundo empresarial.

“Podría parecer un absurdo recurrir a deudas para cancelar un impuesto que se calcula sobre la rentabilidad de la empresa”, manifestó Palacios. Sin embargo, explicó que la situación económica de Venezuela ha afectado la capacidad de de las empresas de obtener retribución por los bienes y servicios prestados.

La incertidumbre jurídica también genera un escenario en el que es difícil que las empresas puedan planificarse financieramente con la anticipación ideal. Palacios recordó que no se trata de que los privados sean irresponsables y no prevén el pago del tributo, sino que existen factores exógenos a la actividad productiva que obliga a recurrir al endeudamiento.

Señaló que el primer trimestre tiende a ser lento en cuanto al tema de cobros, debido a un factor estacional, sobre todo si se trata de empresas proveedoras del Estado. Destacó que este año, además, se anunció una devaluación de 46,5% del bolívar frente al dólar a principios de febrero, lo cual desvió los esfuerzos de las empresas al tema de la reposición de inventarios.

Las entidades financieras han mostrado una mayor disposición a ofrecer financiamientos para el pago del impuesto sobre la renta. “Antes esto no ocurría, los bancos eran mucho más estrictos y conservadores”, señaló. En este sentido, entiende que la tendencia de recurrir al crédito para el pago del tributo anual ha aumentado durante los últimos años.

Metas tributarias

El superintendente del Seniat, José David Cabello, reportó que para este trimestre se espera recaudar hasta 19 millardos por vía del Impuesto sobre la Renta. Adicionalmente, indicó que esperaba recibir 1,6 millones de declaraciones al cierre de la jornada, lo que implicaría un incremento de 20% con respecto al mismo período el año anterior. Indicó que no era posible hablar del monto de la recaudación, debido a que cambiaba a cada minuto.

De acuerdo con los datos publicados en el portal del Seniat, el año pasado se recaudaron 47,8 millardos de bolívares por concepto de impuesto sobre la renta, lo que representó un incremento de 30,2% con respecto a 2011. Más del doble se recaudó por medio del IVA -88,9 millardos de bolívares-. El incremento fue de 36,3% en comparación con el ejercicio fiscal anterior.

El dato

Las entidades financieras ofrecen facilidades crediticias a través de sus portales web y se aprueban de manera relativamente rápida. Los contribuyentes tendrán hasta el 1 de abril para cancelar el impuesto sobre la renta, y hasta el 31 de marzo para declararlo.