• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

Campesinos acusan al gobierno de ser el nuevo latifundista

El balance que hacen los agricultores de la intervención de tierras es la destrucción de la producción y mayor escasez de alimentos 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Cerca de 5.000 trabajadores del campo de 18 estados se están organizando para impulsar el “sacudón agrario”. Se trata de una iniciativa para “el rescate de las tierras rescatadas”, una lucha por salvar y consolidar el legado agrario del presidente Hugo Chávez, que ellos consideran en riesgo.

Oscar Contreras, de la coordinación nacional de la Corriente Revolucionaria Bolívar y Zamora, que agrupa al Frente Nacional de Campesinos Ezequiel Zamora, al Movimiento Poder Popular Obrero y al Frente Nacional Comunal Simón Bolívar, aseguró que se oponen al paso del “latifundio de los privados al latifundio del Estado”. “Los predios rescatados no fueron transferidos a los campesinos, estos quedaron en manos del Estado”, dijo.

Afirmó que están comprometidos y “resteados” con el presidente Nicolás Maduro, pero que mantienen una actitud crítica constructiva para impulsar el nuevo modelo agrícola. Denunció que algunos sectores y funcionarios vinculados al rescate de tierras ponen en peligro la consolidación de los logros de Chávez. Citó como ejemplo que le entregaron un certificado de finca productiva al fundo Caño Blanco y Las Lomas, que está ubicado en el estado Zulia. Procedieron al desalojo de los campesinos que tenían allí tres años, pero ellos lucharon por conservar la tierra y no pudieron sacarlos.

Están haciendo asambleas en los estados Zulia, Táchira, Barinas y Portuguesa, para elaborar una agenda de lucha por las reivindicaciones de los campesinos. El 21 de este mes tienen previsto realizar un foro nacional. Piden la creación de un órgano superior agrario en el que los campesinos tengan voz y voto. “Así como el gobierno se reúne con los gremios del agro, los pequeños productores y campesinos quieren también ser escuchados porque son el sustento de la revolución”, dijo Contreras.

Considera que la “guerra al latifundio” aumentó la producción y socializó la propiedad de la tierra. “Hay un enorme avance en la producción para el abastecimiento de las familias”, afirmó.

Efecto nocivo

La “guerra contra el latifundio” decretada por el presidente Hugo Chávez el 10 de enero de 2005 con el propósito de acelerar la reforma agraria en el país, tuvo un efecto nocivo. Algunos productores opinan que el balance de los resultados es destrucción de la producción nacional, pérdida de fuentes de trabajo, más escasez de alimentos para atender el consumo interno e irrespeto a la propiedad privada.

“El gobierno ha invertido 200 millardos de bolívares para hacer prosperar el campo, pero no lo ha logrado”, señaló Vicente Brito, ex presidente de Fedecámaras y miembro de la Red por la Defensa al Trabajo, la Propiedad y la Constitución. Agregó que el Ejecutivo distribuyó ese monto en créditos para productores que no han cumplido con la cancelación del compromiso; para la compra de vehículos, maquinarias y equipos que se han deteriorado por falta de mantenimiento y repuestos, por lo que que no están en funcionamiento; y en trabajos de infraestructura como plantas agroindustriales, galpones e instalaciones que fueron abandonadas.

Señaló que en 2006 él tramitaba 3 créditos para sembrar 300 hectáreas de café gourmet en su finca, situada en Caripe, Monagas, con la expectativa de exportar 10.000 quintales al año. También quería cultivar 250 hectáreas con pasto para ganado de altura. Además, tenía adelantado otro proyecto para la producción de queso ahumado con el que esperaba obtener 3.000 kilos mensuales para vender fuera del país.

“Me aplicaron la medida de rescate de tierra, el gobierno no pagó la tierra ni las bienhechurias. Hasta la fecha no se ha recibido ninguna indemnización. Se quedaron con todo. Me dijeron que tenia que irme y punto”, recordó Brito.

Aseguró que 80% del patrimonio de su familia fue perjudicado por las expropiaciones. En la siembra de las naranjas y café 100 trabajadores se quedaron sin empleo.  Refirió que además impidieron la puesta en práctica de un desarrollo urbanístico con la expropiación de otros terrenos en Maturín, que implicaba la construcción de 4.000 viviendas. La ejecución del proyecto le daría trabajo a un millar de personas en una región afectada fuertemente por el desempleo.


Lejos del autoabastecimiento y más dependientes de las importaciones

Ni la guerra al latifundio, ni la Gran Misión Agro Venezuela decretada en enero de 2011 han logrado la meta del gobierno de producir 90% de los alimentos que se consumen en el país, afirmaron productores. Consideran que la seguridad y soberanía alimentaría están lejos y la dependencia de las importaciones es mucho mayor.

En 2005, antes de proclamada la “guerra al latifundio”, el país se autoabastecía en algunos rubros. De maíz blanco, amarillo y arroz se producía lo suficiente para el consumo interno, ahora es necesario importarlos. Además se cultivaba 80% de la azúcar y 90% del café que se requería para satisfacer la demanda. Actualmente, los centrales azucareros privados producen 55% del consumo y la producción de café se sitúa en 50%.

Sin embargo, a partir de 2007 comenzó la caída de la producción en todos los rubros. El presidente de Fedeagro, Antonio Pestana, lo atribuye a la fijación de precios muy por debajo de la estructura de costos, a la falta de agroquímicos y a las dificultades para importar equipos, maquinarias y repuestos.

En junio Fedeagro publicó un balance en el que informa que cuatro de los doce rubros estudiados cayeron: café (6,98%), cebolla (39%), pimentón (9%) y ajonjolí (7%). Mientras que ocho crecieron: maíz (31%), arroz (40,96%), sorgo (15%), caña de azúcar (6,72%), papa (2%), tomate (25,9%), naranja (10%) y girasol (0,44%).

Importaciones

El presidente de Fedenaga y productor, Rubén Darío Barboza,  dijo que solo se produce 25% de la carne, leche y queso que se consume en el país, y el 75% restante se importa.

Datos del Instituto Nacional de Estadísticas muestran que entre enero y abril de 2014 la importación de productos agrícola-vegetal y animal tuvo una participación de 21,3% del total de las compras foráneas realizadas por el gobierno y un valor de 2,57 millardos de dólares. Mientras que en el mismo período de 2013 representó 12,90%: totalizó 1,95 millardos de dólares. Es decir, en los primeros cuatro meses de este año se invirtieron 624 millones de dólares más que en 2013.


Cifras

350.000 hectáreas de tierras tomará el Instituto Nacional de Tierra este año, para ello dispone de 23,58 millones de bolívares

77% se cumplió la meta prevista para la siembra de cereales durante el período de invierno, dijo el ministro de Agricultura y Tierras

8,2 millones de hectáreas intervino entre 2001 y 2013 el gobierno, según el balance del Instituto Nacional de Tierras

624  millones de dólares más que entre enero y abril 2013 se pagaron por la importación de productos agrícola vegetal y animal 


drodriguez@el-nacional.com