• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

Cadena de producción se desmorona por falta de divisas

15% de la producción de alimentos está paralizada por falta de materia prima | Foto Archivo El Nacional

La caída de la productividad el consumidor la siente en la ausencia y variedad de marcas | Foto Archivo El Nacional

Trabajan a 50% de la capacidad instalada porque no tienen las materias primas completas o las máquinas no funcionan por falta de repuestos

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El sector manufacturero está operando en condiciones críticas. El presidente de la Cámara Venezolana del Envase, José Manuel González  y el presidente de la Asociación Venezolana de la Industria Química y Petroquímica, Juan Pablo Olalquiaga, advierten que hay que reconstruir la cadena de producción porque la estructura se ha desmoronado a pedazos.

Ambos empresarios coinciden en que la productividad de las industrias ha caído 50% por debajo de la capacidad instalada y han cerrado líneas de producción porque no cuentan con  materias primas completas o con inventario para rendir los insumos. Además, la Ley Orgánica del Trabajo los tiene de manos atadas frente a los empleados que incumplen con sus responsabilidades laborales.

Los empresarios indican que es urgente la implementación de un plan para la industrialización del país y que el gobierno genere confianza e incentivos para invertir. Aseguran que el consumidor sufre la merma en la productividad porque ello se traduce en escasez de algunos productos, ausencia o reducción de marcas y presentaciones, y altos precios.

Exhortan al gobierno a la toma de medidas que solucionen los problemas de fondo y que no se centre en la coyuntura.

1-Tasa de cambio variable. El representante de Cavenvase indicó que  una economía con cuatro tipos de cambio de su moneda por dólar genera muchas distorsiones. Para empezar, dificulta el cálculo de la estructura de costos  y la fijación de precios. “Se adquiere materia prima a distintos de precios. A tasa Sicad I, 12 bolívares por dólar; a Sicad II, 50 bolívares por dólar, estos son niveles muy disímiles. Además, no se tiene certeza de a cuál valor de la moneda cuando vuelvan a comprar insumos en el extranjero, ni cuándo podrán hacerlo”. Agregó que bajo estos esquemas es imposible planificar los ciclos de producción y contar con inventario.

2- Falta de materias primas. Las restricciones en la liquidación de divisas han generado una caída de 50% en la productividad de los diferentes sectores por la merma en las materias primas. El vocero de Asoquim indicó que cuando adquieren un insumo en el extranjero les faltan otros nacionales porque a los proveedores locales no les han liquidado las divisas. “Si tienes las materias primas, te falta cartón o tinta, además de divisas para comprar un repuesto de la máquina más importante de la planta que no está operativa. Después agrega la burocrática logística portuaria”.

Aseguró que se requiere implementar medidas que lleven a una reconstrucción del parque industrial. Cálculos de Asoquim indican que 75% de las empresas redujo su producción durante el segundo trimestre del año en relación con el mismo período 2013 y 65,8% de las industrias del sector disminuyeron sus ventas. A 53% de ellas les queda inventario de insumos para menos de tres meses.

3- Ley Orgánica del Trabajo. Para los productores de envases otro obstáculo a la productividad es el ausentismo laboral, pero el impacto mayor lo genera el ‘presentismo’. “Son trabajadores que asisten pero que no cumplen con sus responsabilidades o lo hacen muy lentamente y no se pueden despedir por la inamovilidad laboral que los ampara”.

González señaló que el aumento del salario mínimo no les afecta en gran medida, porque la mayoría de los empleados ganan por encima del mínimo, medida que han aplicado para minimizar la conflictividad en las industrias.

4- Electricidad y combustible. Olalquiaga y González coinciden en que son muchos factores los que hacen que las industrias trabajen a media máquina. Agregan a los anteriores la falta de electricidad. Los cortes de energía, que se han vuelto recurrentes en particular en el interior del país, paralizan la producción. Además, están los inconvenientes en el acceso al combustible, lubricantes y repuestos para los camiones que transportan los insumos o productos terminados.