• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

El negocio de las cabillas en Vycsucre

Lote de cabillas | Saúl Rondón

Lote de cabillas | Saúl Rondón

En un expediente elaborado por 51 trabajadores de la empresa estatal se señalan irregularidades en el despacho del material a contratistas

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Vialidad y Construcciones Sucre –empresa pública creada en 2005 por el presidente Hugo Chávez para construir y reparar obras civiles en el país– obtiene ganancias por un negocio que no es medular: la venta de cabillas. El año pasado la compañía percibió 1,7 millones de bolívares por el comercio de 230.000 toneladas del material, según la más reciente Memoria y Cuenta del Ministerio de Transporte Terrestre.

Vycsucre fue autorizada para vender cabillas a contratistas que trabajan para el Gobierno. Sólo entre agosto de 2011 y enero de 2012 la empresa pública recibió una asignación superior a 2.600 toneladas. El material se ha convertido en un bien preciado en el país porque es escaso y su distribución está restringida a las compañías privadas. En los últimos 5 años la producción nacional cayó en 59%, según fuentes sindicales, y en ese período proliferaron las denuncias sobre mafias vinculadas a un mercado negro del acero en Venezuela.

La exposición de Vycsucre al negocio también ha dejado secuelas. El despacho no controlado de cabillas a empresas privadas fue incluido en una denuncia de 500 folios elaborada por 51 trabajadores de la empresa estatal que fue presentada en mayo a la Presidencia, Vicepresidencia Ejecutiva, Fiscalía General, Asamblea Nacional, Contraloría, Ministerio de Transporte Terrestre, entre otros organismos del Estado. En el expediente se menciona que personal de la institución fue obligado a entregar más de 980 toneladas del material a compañías que supuestamente entre el 3 de octubre de 2011 y 10 de febrero de 2012 carecían de la documentación necesaria cuando las fueron a retirar en las instalaciones de El Banqueo, Miranda. Entre esos recaudos están las guías de despacho y las facturas, entre otros.

En la denuncia se anexan informes manuscritos que notifican sobre las supuestas irregularidades en la cantidad de cabillas entregadas a las compañías. Los documentos fueron avalados y autorizados por el presidente de Vycsucre para continuar con el despacho, según se muestra en unas copias.

Las compañías aludidas fueron Zago Maquinarias y Pilotes Perforados. La primera, creada hace 18 años, ha trabajado en proyectos como la carretera Mamera-El Junquito, el distribuidor Ciudad Caribia, rehabilitación en la Torre del Seniat, entre otros. La segunda cuenta con una trayectoria de 54 años y ha participado en obras como el Buscaracas, la reparación de los puentes de Cúpira y Portachuelos, la construcción de puentes en la carretera vieja Caracas-La Guaira y trabajos de rehabilitación de carreteras.

Las llamadas. Eduardo Zambrano, encargado de las obras civiles en la capital por Zago Maquinarias, fue consultado con respecto al tema y aseguró que nunca dejaron de pagar por material alguno y que fallas de coordinación pudieron originar la situación mencionada en la denuncia. “Tenemos las facturas del material sacado de Vycsucre. Somos compradores recurrentes. Por errores o falta de coordinación de nuestra gente, enviamos las gandolas al patio sin facturas o depósitos, sin nada, y entonces llamaba al capitán (Jorge Díaz Angulo, presidente de la empresa pública): ‘Mire, mi capitán, ésta es una cabilla que ya está cancelada’. Créeme que me costó mucho que despacharan la cabilla de esa manera porque precisamente deben tener la factura, pero en todo caso esa cabilla está pagada”.

Los voceros de Pilperca aseguran que cancelaron el referido lote de cabillas el 31 de enero y obtuvieron facturas el 2 de febrero para retirarlas una semana después. Claudio Ramírez, presidente de la compañía, aseguró: “Si no se consignó la factura fue porque no la pidieron. No conozco los procedimientos internos de Vycsucre, pero para poder despachar debimos haber pagado y lo hicimos a precio regulado”.

En la denuncia presentada por los trabajadores de Vycsucre se señala que la empresa iba a retirar el 10 de febrero 31,7 toneladas de cabillas de 5/8, pero en el almacén no estaba disponible esa cantidad y el presidente de Vycsucre autorizó a través de una llamada telefónica sustituir casi 25 toneladas por otras de 3/4 que representan un calibre superior y más costoso.  

Para Elizabeth Bolívar, consultora jurídica de la empresa, la denuncia obedece a una confusión: “Eso debe venir de un malentendido, pues yo dudo mucho que con una llamada telefónica –sobre todo con un material tan regulado– pueda ser entregado sin previo pago o con la documentación que permita canalizar la entrada y la salida”. Señaló que desconocen la denuncia presentada: “Nadie nos ha llamado por el caso”.

Expediente. Los trabajadores de Vycsucre incluyeron en la denuncia que 60% de los equipos de la empresa están en mal estado y que la producción de asfalto es marginal, versión negada por el ministro. Otra actividad, la venta de las cabillas, expone a la empresa a denuncias.