• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

Gobierno afianza control sobre el sector comercio

El Ministerio Público ha coordinado 34 allanamientos y participado en 125 intervenciones | Foto: William Dumont

Las intervenciones de Daka y Frigimar generaron un efecto cascada sobre otros rubros, afirman expertos

Expertos afirman que ocupación de tiendas generará pérdida de la competitividad y baja calidad en los servicios  

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Las expropiaciones e intervenciones realizadas durante el gobierno de Hugo Chávez, y ahora bajo el mandato del presidente Nicolás Maduro, han intentando cubrir áreas productivas estratégicas. La lista incluye empresas del sector agroindustrial, automotor, financiero, eléctrico, petrolero, papel, turístico, inmobiliario y construcción.

Los datos de Conindustria, recabados desde el año 2002, revelan que hasta la fecha se han realizado 1.280 intervenciones, incluyendo las recientes ocupaciones temporales de Manpa, fabricante de productos de papel, y las importadoras y distribuidoras de electrodomésticos Daka y Frigimar.

Desde hace dos años el gobierno no tomaba medidas contra las empresas del sector comercial que, de acuerdo con Conindustria, representan 8,5% del total de acciones emprendidas contra la propiedad privada. Los expertos no descartan que las recientes acciones contra Daka y Frigimar –esta última sin decreto en Gaceta Oficial–, respondan a la necesidad de reforzar la capacidad comercializadora del Estado.

“Esa fue la línea que se utilizó con Agroisleña. Necesitaban una mayor infraestructura para poder adelantar la política agropecuaria y tomaron una ya existente”, afirmó Felipe Benites, coordinador del Observatorio de Derechos de Propiedad.

Para el especialista en mercadeo y consumo masivo, Jean Marc Francois, las medidas de toma de comercios por parte del Gobierno se traducirán en deterioro del servicio a los consumidores, menor calidad de productos y restricción en la oferta de bienes.

“Veremos en Daka lo que ocurre en los abastos Bicentenario, pocos productos y una infraestructura deteriorada”, dijo Francois, profesor del IESA y gerente general de Retail Audit.

Sostuvo, además, que ante el desplazamiento del sector privado se corre el riesgo de que no se garantice el servicio posventa de los productos. “El gobierno quiere aprovechar la infraestructura de Daka para afianzar su presencia en el negocio de electrodomésticos, pero la posibilidad de éxito del Ejecutivo en este sector, al igual que ocurre con el área de alimentos y medicinas, es nula. Van a quebrar los negocios, no van a tener cómo mantener las tiendas, y el servicio y la atención al cliente se van a desmejorar”, afirma.

Considera que en la toma del sector comercial pierde tanto el gobierno, porque gasta recursos en lo que no es estratégico, como el sector privado y los consumidores.

Benites indicó que las intervenciones de Daka y Frigimar tienen elementos distintos a las realizadas anteriormente, pues generaron un efecto cascada sobre otros rubros. “No hay una acción directa de la ocupación de otros comercios, pero sí ha habido una afectación a la propiedad de los activos asociados a la actividad comercial, es decir, la mercancía”, explicó el experto. Para él, ordenar bajar los precios o condicionar la venta de los productos propiedad de un determinado empresario representa también una intervención indirecta.

Estado vendedor. Las acciones del gobierno en contra del sector privado se habían concentrado en los últimos 14 años en empresas y unidades agrícolas, agroindustriales, manufactureras, petroleras, de construcción y del sector financiero.

En el área comercial las medidas comenzaron con la aprobación de la Ley para la Defensa de las Personas en el Acceso a los Bienes y Servicios, y el primer precedente en este sector fue el de los hipermercados Éxito y supermercados Cada, de la cadena Casino, en 2010. Ese mismo año, se tomaron supermercados en Puerto Ordaz, como Koma y delicateses La Fuente, además de la distribuidora de alimentos Friosa.

En la actualidad en el área comercial relacionada con alimentos el Estado cuenta con 23.095 establecimientos entre puntos de venta de Mercal, Pdval y abastos Bicentenario, carnicerías, plantas procesadoras, expendios de carne, depósitos, areperas, panaderías, silos, empaquetadoras, entre otros de la Misión Alimentación, además de farmacias.

En el área textil, apenas las tiendas del ALBA que venden ropa de Bolivia tienen presencia en algunos hoteles expropiados por el Estado, pero no llegan masivamente a la población. En el sector tecnológico, los puntos de venta de Movilnet le han dado presencia al gobierno en el mercado detallista de celulares.

El Ministerio de Industrias ha abierto tiendas denominadas Venezuela Productiva, que venden repuestos, computadoras, celulares, bicicletas, calzado y ropa.

En el despacho de Comercio intentaron hacer una red de bodegas con Comersso, pero no tuvieron un sistema de distribución propio que permitiera el surtido constante de alimentos y electrodomésticos, y estos establecimientos están hoy en día vacíos.

Con el programa Mi Casa Bien Equipada el gobierno hizo convenios para traer de China 3 millones de electrodomésticos. De ese monto hasta finales de 2012 se habían distribuido 1,9 millones de equipos. Ahora se anuncia la llegada de 1 millón de equipos adicionales de este plan. En este sector se sumarán las plantas de Haier en Venezuela, al igual que el convenio para fabricar equipos para el hogar con Mabe y Samsung.

Los más afectados

La mayor parte de las intervenciones durante los últimos 11 años ha sido en el sector construcción, donde se efectuaron 40,5% de las acciones, según Conindustria.

De acuerdo con la data del Observatorio de Derechos de Propiedad, los peores momentos para esta industria fueron entre 2010 y 2011, cuando se realizaron 28 ocupaciones, declaratorias de propiedad pública y adquisiciones forzosas. La lista abarca tanto fabricantes de insumos como contratistas, sobre todo en los estados Táchira, Zulia y Anzoátegui.

Para Conindustria, el otro gran afectado es el sector industrial, donde se realizaron 32,3% de las intervenciones registradas entre 2002 y 2013. Le sigue petróleo con 17,3%.

El Dato

Las intervenciones de empresas por parte del Estado tienden a disminuir cerca de los períodos electorales o después de escándalos asociados al tema, como el hallazgo de miles de toneladas de productos vencidos de la red Pdval, afirmó Felipe Benites. Considera que en esta oportunidad, la intervención de Daka como trofeo de guerra para ganar popularidad de cara a las elecciones municipales del 8 de diciembre.