• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

Buhoneros podrán vender productos regulados hasta que agoten existencia

En octubre de 2013 la Alcaldía de Caracas prohibió a los buhoneros comercializar productos de la cesta básica | Foto Williams Marrero

En octubre de 2013 la Alcaldía de Caracas prohibió a los buhoneros comercializar productos de la cesta básica | Foto Williams Marrero

Hace un año, funcionarios del extinto Indepabis otorgaron la misma prórroga a los comerciantes informales, pero no la cumplieron 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El jueves pasado, en cadena nacional, el presidente Nicolás Maduro ordenó que la venta de productos de primera necesidad –básicamente alimentos– debía cesar en los puntos de economía informal. “La orden es muy clara, tiene que acabarse ya la especulación y la venta de productos en la calle de primera necesidad para nuestro pueblo, ¿entienden?”, fueron sus palabras.

Ayer los buhoneros de Petare mantenían la oferta de estos artículos. Sin embargo, un grupo de ellos, informó que funcionarios de la Superintendencia de Precios Justos les dieron un plazo para continuar con sus negocios: podrán seguir vendiendo hasta que agoten el inventario que tienen en existencia, pero una vez que se les acabe no podrán continuar con la venta.

No es la primera vez que el Ejecutivo ordena esta prohibición, que se les da la misma prórroga a los vendedores informales y estos mantienen las ventas. En octubre de 2013 el Control Urbano de la Alcaldía de Caracas emitió una resolución en la que prohibió a los buhoneros comercializar productos de la cesta básica regulados por el extinto Instituto para la Defensa de los Bienes y Servicios.

Un mes después, en noviembre, en un recorrido por varios puntos de venta se confirmó que los comerciantes no acataron la medida. “Vendemos con ese riesgo, pero no podemos dejar de hacerlo, tenemos que comer”, alegó en esa oportunidad una buhonera en Catia. En ese entonces, los productos controlados eran ofrecidos al doble o triple del precio establecido por la Superintendencia Nacional de Costos y Precios.

El año pasado los comerciantes informales afirmaron que la solución al desabastecimiento no es impedirles vender los productos de la cesta básica, sino garantizar el surtido en supermercados y en los depósitos que expenden al por mayor.