• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

Bs 24 diarios no alcanzan para un perro caliente

El precio promedio de un perro caliente es de Bs 45, por lo que el aumento de 15% anunciado por el presidente no alcanzaría para comprar uno | Foto: Archivo El Nacional

El precio promedio de un perro caliente es de Bs 45, por lo que el aumento de 15% anunciado por el presidente no alcanzaría para comprar uno | Foto: Archivo El Nacional

El alza del salario mínimo deteriora el sueldo promedio del venezolano, afirmó el economista Domingo Sifontes 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

A partir del 1° de febrero el salario mínimo pasará a 5.622,47 bolívares, luego de que entre en vigencia el aumento de 15% anunciado por el presidente Nicolás Maduro, el miércoles pasado, en su mensaje anual y presentación de la Memoria y Cuenta 2014.

El incremento representa 733,36 bolívares más al mes o 24,5 bolívares extras al día. El dinero adicional que ganarán los trabajadores diariamente no alcanzará para un perro caliente. En los carritos ambulantes esta popular comida cuesta alrededor de 45 bolívares cada uno.

Con 24,5 bolívares más al día tampoco será posible comprar un ticket Multiabono del Metro (que incluye 10 viajes, sin límites de estaciones), porque ahora está en 36 bolívares.  Podrían alcanzar para 2 canillas de pan, según la panadería a la que se acuda. También se podría comprar un café pequeño, dependiendo del local, ya que su precio promedio es de 25 bolívares.

El economista Domingo Sifontes afirmó que, pese a que se trata de un incremento, elevar el sueldo básico disminuye el poder de compra y deteriora el salario promedio del venezolano. “Mientras el salario mínimo represente más porcentaje del salario de cualquier otro trabajador, eso es una desmejora para el empleado que no se beneficia con el incremento”, señaló.

Agregó que la política de subir salarios no aumenta la capacidad adquisitiva ni disminuye la inflación, por el contrario contribuye a que el índice de precio mantenga su tendencia al alza.

El anuncio del presidente es insuficiente e inadecuado porque, dijo Sifontes, es una medida política ante los comicios parlamentarios previstos para este año. “2015 es un año electoral y Maduro construyó el mensaje del miércoles en función de tener el menor costo político y de mantener la estabilidad necesaria para salir airoso en los comicios”.

Aunque advirtió que no tenía a mano la cifra exacta de trabajadores que devengan salario mínimo, aseguró que no se trata de una cantidad despreciable, que más bien es un grupo grande que vota.

Posiciones encontradas. Desde la perspectiva laboral, el aumento de 15% no cubre las expectativas de los trabajadores ni da ánimo a la clase obrera, aseguró Marcela Máspero, coordinadora de Unete, Unión Nacional de Trabajadores.

Denunció que el aumento salarial decretado para entrar en vigencia en diciembre 2014 no se ha hecho efectivo para los empleados de las alcaldías y las  gobernaciones.

Indicó que si únicamente se incrementa el salario mínimo las escalas de sueldos se solapan porque el empleador no ajusta la tabla. “No sirve la profesionalización ni los años de experiencia”, refirió.

Exhortó a que se ajuste el tabulador de salario respetando el porcentaje de diferencia entre cada grado. Alertó que en diciembre venció el plazo para la incorporación de los trabajadores tercerizados a las nóminas. “En la administración pública 60% de los trabajadores son tercerizados y los están despidiendo”, aseveró.

Afiliados a la Federación de Trabajadores del Táchira también expresaron su inconformidad. Piden la revisión del precio de la gasolina y proponen la suspensión de la entrega de petróleo a Cuba y otros países.

Sin embargo, Antonio Suárez,  presidente de la Federación de Empleados Públicos, aseguró que están muy contentos con el incremento. “Todo aumento en bien recibido, en el sector público estamos satisfechos. 15% nos incrementaron en diciembre y el ticket alimentación subió a 0,75. Ahora se le suma otro 15%, en menos de  60 días”.

Añadió que no tiene reporte de que en algunas alcaldías o gobernaciones no hayan otorgado a los trabajadores los aumentos decretados el año pasado.