• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

Bonificación del salario obliga al trabajador a laborar por comida

Relación 70%-30% del bono de alimentación y el sueldo dentro del ingreso integral es una práctica insana, señala el Movimiento Vino Tinto

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Representantes del Movimiento Vino Tinto, integrado por 18 organizaciones de la sociedad civil, cuestionan las decisiones del gobierno venezolano de incrementar el salario mínimo en una proporción menor al bono de alimentación, lo que significa “llevar a los trabajadores a la situación de 1990, cuando sectores sindicales, tras arduas luchas, lograron revertir tan insana y esclavista práctica laboral”.

Indican que el cambio de la composición del salario integral, con los aumentos del bono de alimentación y el sueldo mínimo entre el 27 de octubre de 2015 y el primero de noviembre de 2016, genera que el trabajador realice su jornada por su alimento y no por su salario. 

El Movimiento señala en un comunicado que asignar un monto más alto al ticket de alimentación se traduce en una restricción para los trabajadores, al no poder disponer libremente su paga porque ese bono está destinado a la compra de comida.

Refieren que ante la limitación de tener dinero en efectivo, ya que la cantidad salarial es menor al ticket, el empleado está expuesto a “ser víctima de usureros que cobran hasta 25% de comisión por el cambio del monto de la tarjeta de alimentación por dinero”.

El bono y el sueldo mínimo fueron aumentados 944% y 281%, respectivamente, entre el 27 de octubre de 2015 y el primero de noviembre de 2016: pasó de 6.750 y 9.648 bolívares a 63.720 y 27.092 bolívares al mes. En julio de 2015, el ingreso integral era 75% salario y 25% ticket, pero ahora es 30% salario y 70% bono de alimentación, lo que incide en la depreciación de prestaciones sociales, utilidades y vacaciones, que son garantes del futuro del trabajador y su familia.

La organización anota que la medida discrimina a los jubilados y pensionados que no perciben el ticket y el aumento del salario mínimo (4.515 bolívares mensuales) es insuficiente con respecto a la inflación.

“Consideramos como una afrenta a este grupo de personas que el presidente Nicolás Maduro haya dicho nuevamente, 32 mess después, que someterá a estudio el otorgamiento de un bono de alimentación y salud anunciado por él en febrero de 2014”.