• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

Bank of America: La economía en Venezuela caerá a -3,6% en 2013

Para el banco estadounidense los 400 millones de dólares mensuales provendrán de recursos depositados en el Fonden

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Bank of America Merrill Lynch prevé que la economía venezolana caerá a -3,6% al cierre del año 2013, y la inflación se ubicará en 48,4% y las exportaciones descenderán a 89,9 millardos de dólares, lo que implicará una reducción de 7,6% con respecto al año anterior.

Tales resultados serán consecuencia de la caída en la demanda doméstica en 8,1%, lo que a su vez significa un descenso de 20,4 puntos con respecto al año 2012. El consumo privado retrocederá a -6% y el público -8,1%, cifras que no se veían desde el paro petrolero.

Asimismo, pronostica que las importaciones sufrirán un retroceso y cerrarán el año en -14,9% para ubicarse en 51,2 millardos de dólares, tales números contrastan con el crecimiento de las compras externas de 24% durante el año anterior.

El informe del banco estadounidense sostiene que aunque el país tiene pocos indicadores de la actividad económica que coincidan, aquellos que están disponibles sugieren que la economía comenzó a contraerse en el segundo trimestre de 2013. Así se puede constatar en la venta de vehículos que cayó 15,2% en el segundo trimestre con respecto al mismo período del año pasado.

Se refiere igualmente a las estadísticas de la producción industrial del primer trimestre del año el cual muestra una desaceleración importante en marzo, la cual coincide con la contracción de las importaciones que se produjo luego de que se decretara la devaluación del tipo de cambio de 4,30 bolívares por dólar a 6,30. Todo esto condujo a la crisis de escasez de productos que aún afecta a la población. Asegura también que se espera una mayor contracción para el segundo trimestre de este año.

Balance Sicad. Bank of America también realiza un análisis sobre el relanzamiento del Sistema Complementario de Administración de Divisas, calificándolo de  “intento erróneo”, debido a la política impuesta por el gabinete económico de controlar la tasa de cambio de la subasta, desechando las posturas con las cotizaciones más altas. Critica además que las autoridades “no publicaron el tipo de cambio argumentando que hacerlo implicaría una violación de la Ley contra Ilícitos Cambiarios”.

Asegura que las autoridades tampoco dieron detalles del método de adjudicación y que en el caso de la demanda por parte de los viajeros se hizo evidente un “sustancial racionamiento”, al colocar topes al tipo de cambio de las posturas. “Un fuerte racionamiento y la colocación de topes a las posturas (un mecanismo virtualmente desconocido en la práctica de las subastas) garantiza una alta demanda de dólares por un precio por cada divisa mucho menor al del mercado no oficial. Esto –asegura- le crea un incentivo a los postores a colocar posiciones a tipos de cambio que son artificiales. “Como resultado el Sicad parece estar en la vía de convertirse en un segundo Cadivi” y no en un mecanismo que flexibilice el control de cambio.

Según el informe existe el riesgo de que esta situación conduzca a que sean escasas las posibilidades de que el Ejecutivo realice una emisión de bonos. Añaden que los 400 millones de dólares que el Gobierno está dispuesto a colocar en el Sicad pueden ser cubiertas por transferencias que se realicen desde el Fondo de Desarrollo Nacional (Fonden).