• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

Baja oferta de dólares retrasa certificados de no producción

El sector de autopartes es uno de los afectados por las restricciones/ Foto: Leonardo Guzmán/El Nacional

El sector de autopartes es uno de los afectados por las restricciones/ Foto: Leonardo Guzmán/El Nacional

Las empresas de maletín perjudicaron a todos los sectores, afirmó Erich Hartkopf, titular de la Cámara de Distribuidores y Repuestos 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Las quejas más comunes de los empresarios este año han sido la falta de divisas y los prolongados retrasos en la entrega de los certificados de no producción, que ha obstaculizado o paralizado algunas actividades.

José Cinnirella, vicepresidente de la Cámara Nacional de Comercio de Autopartes, dijo que desde el año pasado el Ministerio de Industria comenzó a racionar la entrega de certificados de no producción por la escasa oferta de dólares, lo cual ha impedido satisfacer todas las solicitudes.

En agosto de 2012 el trámite necesario para solicitar dólares en la Comisión de Administración de Divisas demoraba entre 10 y 15 días, pero para muchos sectores la espera supera los 90 días, señaló Eduardo Garmendia, presidente de Conindustria, y precisó que, en promedio, el certificado de no producción se estaba otorgando entre 40 y 57 días.

Entre 2009 y agosto de 2012 no hubo mayores inconvenientes en el otorgamiento del permiso. Pero desde septiembre el Gobierno ordenó limitar la entrega de divisas y en consecuencia se retrasó la expedición del documento.

Jorge Roig, presidente de Fedecámaras, aseguró que con la medida el Ejecutivo pretende evitar que las importaciones alcancen el pico del año pasado de 59,3 millardos de dólares.

“El certificado es una alcabala para restringir la autorización de adquisición de divisas en Cadivi porque una vez que se otorga comienza la importación y la presión por la liquidación”, indicó un empresario que pidió no citar su nombre.

La demora se debe a la estrechez en la oferta de divisas, pues el certificado es un paso previo al de la autorización de adquisición, agregó Miguel Pérez Abad, presidente de Fedeindustria.

El empresario contrastó que desde las mesas técnicas constituidas en mayo, los tiempos se han reducido. “La velocidad para sectores prioritarios es satisfactoria”, afirmó. Hay otros menos sensibles que se demoran más, pero la percepción es de una mejora.

En junio, el ministro de Industria, Ricardo Menéndez, informó sobre la flexibilización de las normas para la solicitud de certificados de no producción, con la finalidad de agilizar las gestiones para las importaciones. Por ejemplo, las empresas no debían esperar que se apruebe un certificado para introducir la petición del siguiente, sino que se pueden efectuar simultáneamente.

Pero no es sólo el retraso. Según datos de la Cámara Venezolana de Industriales de Alimentos, en 2012 el Ejecutivo aprobó entre 18% y 20% de las solicitudes de certificados. Gremios empresariales han reportado que se ha reducido a un rango de entre 10% y 15% este año.

Los intentos por comunicarse con el Ministerio de Industria fueron infructuosos. El viceministro Carlos Faría no pudo ofrecer una versión oficial del problema.


Rigurosidad oficial. Erich Hartkopf, presidente de la Cámara Venezolana de Distribuidores de Repuestos, Equipos Pesados y Agrícolas, declaró que las empresas de maletín perjudicaron a todos los sectores de la economía, pues ahora el despacho de Industria es más minucioso al momento de estudiar las solicitudes.

“En el ministerio dicen que hacen las evaluaciones sobre la utilización de los certificados de no producción, pero las empresas de maletín trajeron consecuencias sobre el resto de la economía”, dijo Hartkopf. Las más afectadas son las pequeñas industrias que son sospechosas. En el pasado no se verificaba su existencia, pero ahora se hacen inspecciones. “Incrementaron los controles porque hay desconfianza”.

La situación se presentó en el mes de mayo, cuando la ex presidenta del BCV Edmée Betancourt informó que el Gobierno había liquidado entre 15 millardos y 20 millardos de dólares a empresas de maletín en 2012.


Punto ideal. Garmendia sostuvo que los retrasos también se deben a problemas de organización interna en el Ministerio de Industria, así como al sistema utilizado que es manual.

Lo ideal, según Pérez Abad, sería efectuar toda la gestión de importación en 90 días, pues ahora tarda cerca de 6 meses entre la aprobación del certificado de no producción y la liquidación de divisas. 


Política de restricción

El certificado de no producción fue creado con la resolución 195 del entonces Ministerio de Industrias Ligeras y Comercio, del 5 de diciembre de 2006. Al principio, las empresas se registraron sin inconvenientes, pero luego se limitó la aprobación de 100% del monto solicitado, con el argumento de que había suficiente producción nacional, recordó José Cinnirella, vicepresidente de la Cámara Nacional de Comercio de Autopartes.

El trámite era necesario para todas las importaciones, menos para las provenientes de la Asociación Latinoamericana de Integración. Cuando comenzó a retrasarse la emisión del permiso, empezó una migración a las naciones miembros del organismo para hacer las compras. Las importaciones a través de Aladi subieron 129,6% de 2007 a 2008; en el período las compras al exterior por métodos ordinarios retrocedieron 44,7%, de acuerdo con cifras de Cadivi.

En julio de 2008 se publicó la resolución 373 que incluyó el trámite de certificado de no producción para las importaciones Aladi. “Se convirtió en una política de restricción”, aseguró Cinnirella.






lcarias@el-nacional.com