• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

Bachaqueros ganan hasta Bs 2.000 por cada bulto de alimentos

Las colas frente a los supermercados se han hecho costumbre en el país, a la espera de que lleguen los productos alimenticios como la harina y la leche | Foto: Alexnys Vivas

Las colas frente a los supermercados se han hecho costumbre en el país, a la espera de que lleguen los productos alimenticios como la harina y la leche | Foto: Alexnys Vivas

En Maracaibo hay personas que compran varias veces en el mismo supermercado con cédulas diferentes

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

A las afueras de los supermercados públicos y privados de Maracaibo se hacen largas colas de personas –en su mayoría de la etnia Wayúu– a la espera de que llegue leche, harina de maíz precocida, aceite de maíz, azúcar y pollo.

Un caso significativo es el del abasto Bicentenario de 5 de Julio, antes Hipermercado Éxito, donde los llamados “bachaqueros” duermen y pasan hasta tres días a la espera de estos productos, para comprarlos y llevarlos de contrabando a Maicao, Colombia, donde reciben una ganancia de hasta 2.000 bolívares por los bultos de comida que pasan.

Se trasladan a la frontera en camionetas alquiladas por mafias de contrabandistas. Llevan comida comprada en Machiques, en la planta de Lácteos Los Andes, y en los operativos de Mercal y Pdval realizados en la entidad. Una misma persona llega a portar cinco cédulas diferentes para poder adquirir en varias ocasiones leche, harina y otros productos comercializados por las redes comerciales del gobierno.

Los consumidores normales conviven con los bachaqueros y tienen que competir con ellos por la compra de los alimentos. Hay cadenas de supermercados que permiten la compra racionada de dos kilos de leche, de harina y de pollo, si una persona hace un gasto mínimo de 300 bolívares en otros artículos. De lo contrario, tienen que salir del establecimiento y hacer la cola con los bachaqueros que solo se llevarán uno de los productos más deseados. “Si uno está en la cola para pagar un mercado y en ese momento llega harina o pollo, todos salen corriendo a agarrar harina. Hasta los cajeros y demás empleados del supermercado dejan su trabajo para comprar también, o se quedan sin mercado”, dijo una consumidora en un supermercado entre la calle Santa Rita y Bella Vista.

El kilo de pollo en Maracaibo se vende hasta en 70 bolívares en algunos abastos al igual que la harina, mientras que el kilo de leche en polvo pasa de 100 bolívares. “Un supermercado se paraliza cuando llegan los productos que más escasean”, afirmó otra compradora de la cadena Latino.