• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

En el BCV temen recesión por eliminación del Sitme

Fachada del Banco Central de Venezuela / Omar Véliz

Fachada del Banco Central de Venezuela / Omar Véliz

A la ausencia de dólares se suma el efecto de la reducción de la jornada laboral en la producción

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La eliminación del Sistema de Transacciones con Títulos en Moneda Extranjera y la ausencia de un mecanismo alternativo están creando preocupación en el equipo técnico del Banco Central de Venezuela, pues consideran que la economía podría caer en recesión porque prevén que el crecimiento entre en un período de desaceleración a partir del primer trimestre de 2013, informó una fuente del instituto emisor.
Por lo menos 12% del total de importaciones que se aprobaban y liquidaban a través del Sitme no han sido absorbidas aún por la Comisión de Administración de Divisas a la espera de la publicación de requisitos para poder migrar. El Órgano Superior de Administración de Divisas es el  que ahora tiene la potestad de aprobar todas las solicitudes de dólares, incluido el 12% que se transaba a través del Sitme.
Adicionalmente, los técnicos del BCV han alertado que aún cuando el organismo le diera el visto bueno al total de las importaciones que antes se hacían a través del BCV, el banco no cuenta con suficientes reservas internacionales para cubrir la demanda de dólares que aumentará en Cadivi con el cierre del Sitme.
Mediante el Sistema de Transacciones con Títulos en Moneda Extranjera se aprobaban divisas a empresas medianas y pequeñas, las cuales adquirían insumos que vendían a la manufactura nacional y así podían terminar bienes. La ausencia de un mecanismo alterno impide que las compras puedan ser acordadas a tiempo. De hecho, el retraso en las importaciones provocará que los productos no estén en los puertos ni en tres meses, indicó la fuente.
La consecuencia inmediata de las demoras será un mayor aumento de la escasez, según la fuente. Al cierre de enero se situó en 20,4% de acuerdo con cifras oficiales. La ruptura en la cadena de producción como consecuencia de la ausencia de insumos tendrá incidencia en el producto interno bruto.
En el BCV ya existía –antes del decreto de devaluación del bolívar- preocupación por el impacto que tiene el cambio de la jornada laboral y continuará teniendo en las empresas de manufacturas nacionales, lo que hará caer la productividad e incluso podría ser un elemento adicional que dificultará paliar el problema generalizado de escasez e inflación, dijo la fuente.
La inflación cerró en 3,3% en el primer mes del año, una cifra que resultó alta tomando en cuenta que en enero suelen registrase caídas en la demanda de bienes y servicios, y en consecuencia históricamente se registran alzas de precios moderadas.

Incertidumbre cambiaria
El ministro de Planificación y Finanzas, Jorge Giordani, continúa sin darle el visto bueno a algún mecanismo que permita la entrega de dólares por la vía legal y que actúe en colaboración con la Comisión de Administración de Divisas. Uno de los argumentos que se esgrimen es que cualquier alternativa implicaría una nueva devaluación del bolívar para el grupo de bienes que se transaba fuera de Cadivi. Si bien hay quienes señalan que esto pasará inadvertido –ante la necesidad de dólares- otros aseguran que se debe evitar un mayor costo político al ya asumido. Hasta ahora la mesa de cambio del BCV fue descartada y se mantienen en pie dos opciones que esperan por la aprobación de Ministerio de Finanzas: las subastas de dólares a través de la banca o de la Bolsa Pública de Valores.