• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

BCV ocupa puesto 76 en ranking de transparencia

El Banco de Corea realizó un estudio entre 120 institutos emisores y el de Venezuela obtuvo 4 puntos en una escala máxima de 15 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El Banco Central de Venezuela ocupa el puesto 76 en el ranking de transparencia que realizó el Banco de Corea entre 120 institutos emisores. Venezuela obtuvo 4 puntos en una escala de 15 puntos que se tomaron en cuenta para su evaluación.

El estudio ubicó a la entidad venezolana en la posición 15 entre los 24 bancos centrales de América incluidos en el estudio, según un informe publicado por la firma Ecoanalitica.

El Banco de Corea (BOK) construyó el índice que abarcó los años 1998 y 2010, en el que evalúa los posibles efectos que una mayor o menor transparencia pueda tener en la volatilidad y el nivel de inflación.

Dentro de las categorías están la transparencia política relacionada con la claridad de los objetivos del banco; la transparencia económica, orientada a la disponibilidad de datos, acceso a modelos y predicciones, y la transparencia de las actuaciones (claridad acerca de las razones por las que se toman las medidas).

También midió la transparencia de las políticas que se aplicaron y sus implicaciones en la economía, y la transparencia operacional (claridad acerca de cómo se implementarán sus decisiones y cómo se manejarán los efectos colaterales).

Una interpretación que hace Econalítica sobre el estudio destaca que a medida que los bancos centrales se han vuelto más independientes al momento de escoger sus políticas, la transparencia se ha convertido en un mecanismo para evaluar si las acciones que toman los bancos centrales son congruentes con los objetivos de sus políticas.

Señala la consultora venezolana que si bien el BCV ha sido consecuentemente transparente con su fin primario como la estabilidad de precios, “no ha sido claro en los mecanismos mediante los cuales pretende conseguirlo ni ha explicado las consecuencias derivadas de su política monetaria (actualmente expansiva). Esto, sumado al incumplimiento de la meta inflacionaria, le ha impedido ganar algo de credibilidad”.

Según la firma, la transparencia le imprime credibilidad a los bancos centrales en cuanto al cumplimiento de sus objetivos. Si el instituto emisor se compromete a alcanzar una inflación baja y estable, el objetivo es más creíble si el organismo explica en detalle cómo sus políticas le ayudarán a conseguirlo, de otra manera el oscurantismo agregado a los sucesivos incumplimientos en las metas macroeconómicas terminan por destruir la poca credibilidad que le quede.

Suecia, Nueva Zelanda, Hungría, República Checa, Reino Unido, Israel, Australia, Canadá, Estados Unidos y Japón obtuvieron los diez primeros lugares.