• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

Autoridades realizaron venta supervisada de 1.200 bultos de harina de maíz

Fiscal del Indepabis | Foto: Eleonora Delgado

Fiscal del Indepabis | Foto: Eleonora Delgado

La información la suministró el presidente de la subcomisión del Poder Popular del Consejo Legislativo del estado Carabobo, diputado Juan Carlos Corro

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Este jueves se realizó la venta supervisada de 1.200 bultos de harina de maíz que fueron detectadas en un presunto acaparamiento en el automercado San Diego, ubicado en el C.C Metro Plaza del municipio San Diego, en el estado Carabobo.

La información la suministró el presidente de la subcomisión del Poder Popular del Consejo Legislativo del estado Carabobo, diputado Juan Carlos Corro.

El funcionario explicó que recibieron denuncias de usuarios según las cuales se sacaban bultos de harina por las puertas traseras del referido establecimiento, por lo que, de manera inmediata, funcionarios del Indepabis y de la Guardia del Pueblo acudieron a efectuar la fiscalización.

“Estaban escondiendo la harina en algunos depósitos y, por otra lado, la estaban sacando por la parte de atrás. Colocaban a la venta parte del producto, pero también estaban desviando parte de ese importante producto”, señaló el diputado.

Corro señaló que en este caso se detectó un acaparamiento controlado, ya que no dejaban de colocar el producto en los anaqueles, pero gran parte era sacada del establecimiento para expenderse a terceros, lo que pudiera irse a la venta ilegal con precios especulativos.

Para el parlamentario, ese tipo de acciones son parte de la guerra económica que aplica la derecha venezolana: "se está creando un esquema de mercado que genera profundos vicios en nuestra población, porque los trabajadores de supermercados se están prestando para eso, esconden la harina y la sacan para luego revenderla”.

Ante esta situación, pidió al pueblo carabobeño contribuir en la denuncia de estas acciones irregulares. Recalcó que continuarán el despliegue para detectar prácticas como acaparamiento, especulación y usura.